- Scope Stalingrad 22-06-2021 05:20 (UTC)
   
 

                          “Scope Stalingrad”, de Draco Ideas

Scope Stalingrad

Detalles

Título: Scope Stalingrad.
Creador: Juan Nácher.
Diseñador: Matías Cazorla.
Jugadores: 2-4 personas.
Duración: 10-15 minutos.
Edad: +12 años.
Lenguaje: español e inglés.
Precio: 13,50 € (“Zacatrus”, a fecha 31/12/19).
Distribuidor: “Draco Ideas”.
Año: 2020.

Scope Stalingrad

Análisis

Antesala

La presentación versa “año 1942..., Segunda Guerra Mundial..., Alemania y La Unión Soviética luchan ferozmente por el control de una Stalingrado en ruinas..., en este encarnizado combate urbano los francotiradores de ambos bandos toman un papel decisivo sembrando el caos y abatiendo objetivos prioritarios en las filas enemigas”; la temática resta evidente en un trabajo tan sencillo como adictivo, proporcionando decenas de horas de entretenimiento al respetable.

Scope Stalingrad

Componentes

Los materiales son 60 cartas (de Área, Disparo, Señuelo, Tirador y Unidad) y 1 manual (de instrucciones), así como otras tantas fundas (protectoras), todo ello en una caja (compacta) cuyo fondo ilustrado es pura fantasía; el minimalismo como bandera se presume un fundamento un tanto arriesgado pero válido atendiendo a la ocasión que ocupa, y es que lejos de limitar la experiencia la potencia hasta cotas insospechadamente espléndidas, logrando encandilar a todos.

Scope Stalingrad

Disposición

Cada jugador colocará sus cartas de área boca abajo en una matriz rectangular formando así su frente (podrá hacer lo propio donde quiera), dependiendo el número y tipo del escenario elegido; los naipes de ambos (que se podrán consultar siempre que cada cual quiera durante el transcurso de la partida) se mantendrán boca abajo colocándose así también al ser movidas, reemplazadas y después de desvelarse, comenzando siempre aquel que encarne al bando alemán.

Scope Stalingrad

Mecánica

Al empezar una partida los participantes elijarán qué escenario quieren jugar (“batalla abierta”, “batalla profunda”, “duelo rápido”, “frente abierto” o “frente profundo”), determinándose así el tamaño de la matriz y el número de cartas de cada frente (así como los puntos de objetivo necesarios para alcanzar la victoria); se incluirán las cartas de área que indica la tabla adjuntada en el reglamento (y a continuación) para unirse simétricamente por su primera fila formando el campo de batalla.

Scope Stalingrad

Objetivo

Se irán alternando los turnos debiendo realizar solo una de las dos acciones disponibles, “mover” (coger cuatro cartas aliadas del cuadrante para mirarlas y recolocarlas como se quiera en el mismo) o “buscar” (desvelar un naipe enemigo para dispararlo y derribarlo si se trata de un tirador); ganará quien consiga eliminar a todos los tiradores del equipo contrario o el que antes alcance los puntos de objetivo del escenario seleccionado, mientras que perderá el contrincante restante.

Scope Stalingrad

Valoración

Las ilustraciones del interior de la caja (una calle azotada por la batalla sobre la que pivota el producto con algún que otro matiz bélico) es sencillamente sublime, sumergiendo en la temática al de buen seguro asombrado respetable incluso antes de iniciar la apoteósica partida.

El detalle de contemplar el almacenamiento de las cartas enfundadas es genial, corroborando asimismo cuanta laboriosidad alberga un trabajo que entusiasmará a los partidarios de esta clase de pseudovicios (lo son) los emotivos agradecimientos del reglamento.

La añadidura de varios escenarios como versiones alternativas a los básicos partiendo de la configuración de ellos se traduce en un pozo sin fondo en cuanto a rejugabilidad se refiere, un sumatorio a las oportunas especificaciones adicionales para los modos avanzados.

La mayoría de edad recomendada (a partir de doce años) es adecuada pese a la dificultad que entraña asimilar debidamente las mecánicas subyacentes, fomentándose en todo momento un ultrarealista espíritu megaestratégico dentro de la drástica e ineludible colación subyacente.

La bandeja adjunta (un obsequio de la compañía adquirible por separado en su tienda por unos paupérrimos dos euros) es tan majestuosa como práctica, pudiendo personalizarse sus huecos mediante las pestañas para tal fin en aras de agilizar las preparaciones.

Las posteriores objeciones pierden sentido juzgando una dinámica que no entiende de barreras idiomáticas (el lenguaje es independiente al focalizarla en el campo puramente visual excepto en las propias instrucciones), no siendo ninguna clase de impedimento lingüístico.

La historia en sí misma es completamente nula, reduciéndose la tesitura a afrontar un conflicto entre dos partes (la composición puede ser individual o grupal al permitirse la participación también en parejas) del cual solo puede resultar un (o varios en grupo) flamante vencedor.

El hecho de basar íntegramente el proyecto en cartas pone en entredicho la espectacularidad de la puesta en escena, y es que en la actualidad es extraño encontrar una obra que no se desarrolle en mayor o menor medida empleándose meeples o recursos similares.

El arte de los componentes cumple con su cometido a la perfección pero resta la impresión de no exprimir al máximo el potencial de la ocasión, limitándose a unas pocas creaciones (es menester tildarlas de tal por su brillantez) a cada cual mejor que el resto pero reiterativas.

Puede que algunos piensen (no sin razón parcial) que un modo solitario hubiera nutrido de más interés a la propuesta con una inteligencia artificial acorde a las circunstancias, pecando en ese sentido de una inadecuada falta de previsión para los más exigentes e inconformistas.

La trascendencia de la experiencia no sobrepasa el propio entretenimiento, pues ninguna sensación resta al concluirse la contienda mas que el regizijo del ganador y la irritación del perdedor pecando al señalar esto de simplista pero espontáneo a criterio propio.

El precio de venta al público se percibirá un tanto elevado para más de uno en comparación a otros juegos del mercado (sobre todo para quienes valoren más la cantidad que la calidad), pero conviene alabar la exquisita multifuncionalidad que prima en este metafórico infierno.

Scope Stalingrad

Daniel Espinosa, a fecha 03 de enero del 2021

 
  Menú de navegación
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Proyectos de Cementerio de Noticias

COMPAÑÍAS ASOCIADAS Y COLABORADORAS

Cat3heory

Escape City Box

Escape Portátil

GDM Games

Mind Escape Games

Sinapsis

SITGES

Verkami



PRODUCCIONES AUDIOVISUALES Y FÍLMICAS

Desolatium

El legado de Alicia

Herederas

Shkid

Síndrome de Diego

Verano rojo

  Forma parte de Cementerio de Noticias

Cementerio de Noticias


FACEBOOK


TWITTER


Este sitio web fue creado de forma gratuita con PaginaWebGratis.es. ¿Quieres también tu sitio web propio?
Registrarse gratis