- Indaba 21-10-2021 04:41 (UTC)
   
 

                                 “Indaba”, de La Factoría Lab

Indaba

La introducción comienza “”en una recóndita aldea africana celebran cada año el ritual de Indaba... durante la primera luna llena del otoño todos los habitantes que han cumplido veinte años durante el año anterior participan en una batalla de relatos inventados y tras finalizar el concurso todos son bendecidos por el líder de la tribu y tratados a partir de ese momento como adultos... esta tradición tiene su origen en un rito iniciático ancestral y según cuenta la leyenda los jóvenes aspirantes a guerrero debían superar el Indaba... el líder espiritual de la tribu reunía en torno a una hoguera a todos los jóvenes y repartía a cada uno la caja sagrada del Indaba... el líder entre tanto les contaba el origen de su pueblo cuando la primera mujer (N’Daba) fundó su pueblo”... N’Daba fue abandonada con apenas diez años por nómadas y se vio obligada a sobrevivir pasando por todo tipo de calamidades...”.



“... cansada y demacrada lo dio todo por perdido y fruto de su debilidad perdió el conocimiento... durante ese estado de inconsciencia soñó que fundaba un pueblo pero no lo tuvo nada fácil ya que debió superar infinidad de pruebas... al despertar tuvo claro su destino y trabajó muy duro durante el resto de su vida para fundar ese pueblo que había soñado fundar que sería una de las tribus más prósperas que vio África en su antigüedad... tras el fallecimiento de N’Daba se cree que su espíritu se introdujo en una pequeña caja de madera donde se encontraban todos los conocimientos de su pueblo... fue depositada a la entrada de la aldea  y con el crecimiento del propio árbol se había ido quedando incrustada en el mismo hasta desaparecer... una vez recibían los aspirantes una reproducción de la caja se les avisaba de que al abrir la misma se iniciaba un apasionante camino solo de ida...”.

Indaba

“... el líder espiritual lanzaba las tres semillas del árbol sagrado y tras la lectura de las mismas le comunicaba a cada uno el resultado de la prueba que debía superar... cuando el aspirante conocía el camino a seguir debía dirigirse a su cabaña ya que durante su sueño comenzaría la aventura... si lograba superarla despertaría al día siguiente convertido en guerrero de la tribu pero si de lo contrario no terminaba su aventura esta se repetiría cada vez que se volviese a quedar dormido y durante el resto de su vida hasta que lograse completarla”; resta evidente que la mitología relatada (se ha optado por citarla de principio a fin ya que es sumamente curiosa e interesante) es tan apasionante como la propuesta que a continuación se analizará, conviniendo aclarar que se ha llevado a cabo tomando como referencia la edición especial, que difiere de la normal en presentación y extras.



La sensación que se apodera de uno al abrir la caja (tras una cubierta de cartón exterior que contiene todos los elementos) merced a la fragancia que desprende (fruto de la fabricación íntegra en madera procedente de bosques sostenibles libre de productos tóxicos) solo es equiparable al orgullo que siente de haber formado parte de la campaña (la nota “queridos mecenas... no queríamos dejar pasar la oportunidad de agradecer tu contribución al proyecto siendo absolutamente necesaria para que Indaba saliese adelante... formas parte importante de un selecto grupo de personas sin las cuales no habríamos podido hacer este sueño realidad” con una sublime ilustración de Diego Arellano en el anverso es todo un inusual detalle); en ella, nada menos que ciento treinta y una personas contribuyeron con más de cuatro mil setecientos euros para financiar tan loable idea.

Indaba

Con motivos tribales (como en el resto de componentes) se abre a ambos lados para que el logotipo del centro ceda protagonismo a las tres sencillas normas a seguir (“elige una tablilla”, “lanza los dados” y “ahora sabes hacia donde deberás dirigir tus pasos, el objeto que te acompañará en la travesía y a qué te deberás enfrentar... tu destino será finalizar la aventura... ¿serás capaz?... y recuerda, una vez abierta la caja no hay vuelta atrás”) que constan grabadas en el interior; en el mismo se adjuntan tres dados (customizados para la ocasión con números e iconos para que nadie reste excluido sobre el entendimiento del funcionamiento) y seis tablillas a doble cara (“ciberpunk”, “espacio exterior”, “explorar el mundo”, “fantasía”, “investigación”, “medieval”, “mundo mágico”, “mundo real”, “piratas”, “terror” y el exclusivo “desafío” de la edición especial), siendo el azar el que dicte la sentencia previa.



Una separación formal precede al cuaderno de aventuras (con decenas de hojas para anotar los diferentes pormenores en aras de preservar en el recuerdo de manera tangible lo vivido) y las piezas para acoplar una funcional torre exenta de instrucciones para su correcto montaje (si bien no son necesarias ya que basta con ir uniendo las letras que cada una de las siete presentan para el mismo intuyéndose perfectamente cómo hacerse incluso sin tal patrón no sería desaconsejable alguna consigna más al respecto para los menos habilidosos puesto que en determinadas ranuras hay que emplear el popular dicho “más vale maña que fuerza” a la inversa); a ello le acompaña una guía iniciática que aporta multitud de datos de interés para mimetizarse con una obra aparentemente humilde pero realmente rica en matices que la convierte en indispensable de toda colección lúdica sin importar predilecciones.

Indaba

En dicho manual (con un índice que facilita la búsqueda del apartado a consultar) se recoge la ya mencionada “leyenda de N’Daba”, los “modos de juego” (estos comprenden “aventura continua o cruzada”, “desafío”, “libre”, “original” y “progenitor/a” con sus respectivas características), varias “notas adicionales” (para que las mutaciones narrativas se produzcan sin fisuras) y una “aventura de ejemplo” (una versión corta para concebir las ideas cardinales); también se plasma una “guía básica del narrador” (con apuntes clave), una lista de “consejos” (desde “bloqueo mental” hasta “ideas adicionales” pasando por “cuaderno de notas” y “el momento oportuno”), una sección de “dudas frecuentes” (sobre dos de las dudas más habituales), una “dinámica para grupos” (con la empresa de potenciar el trabajo en equipo y el liderazgo) y el “universo Indaba” (con los perfiles sociales).



Las reminiscencias al clásico fílmico Jumanji (una proeza del séptimo arte para la época en la que vio la luz que todavía a día de hoy sigue grabada a fuego en la cabeza de quienes la visionaron en pantalla grande) son evidentes (salvando las enormes distancias entre ambos trabajos) y rodeado de una alegoría (la ya aludida) que infunde un aire místico (así como cierta justificación a la mecánica) en el que de una a cuantas personas se quiera (la participación es desde individual hasta infinita) a partir de tres años (para entender mínimamente el devenir) disfrutarán a lo largo de unos quince minutos (de media aproximada) de partidas únicas (hay más de cinco mil combinaciones diferentes que se convierten en ilimitadas añadiendo elementos propios); el única restricción es la imaginación (la hilarante demostración de El gato en el tablero adjuntada póstumamente), siendo la jugabilidad inagotable.

Indaba

La autoría corresponde a La Factoria Lab, firma formada por un joven grupo multidisciplinar cuya pasión es la elaboración de todo tipo de cosas (los propios integrantes afirman que “nos gusta inventar y fabricar y sobre todo disfrutar con lo que hacemos”) invitando a todo el mundo a conocer un proyecto tan sencillo (basado en apenas tres conceptos como son objetos, personajes y ubicaciones para dar rienda suelta al entretenimiento más creativo) como cautivador (la plausible vertiente didáctica tanto en conjunto como por separado es formidable), pretendiendo irrumpir en el mercado con suma originalidad; amén de todo lo expuesto (por si no fueran suficientes motivos para decidirse sobre una adquisición amortizada desde el segundo cero), huelga decir que se trata de un accesorio de lujo (sin duda merece exhibirse en un lugar privilegiado de la estantería) para cualquier rolero que se precie.



Daniel Espinosa, a fecha 15 de septiembre del 2021

 
  Menú de navegación
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Proyectos de Cementerio de Noticias

COMPAÑÍAS ASOCIADAS Y COLABORADORAS

Cat3heory

Escape City Box

Escape Portátil

GDM Games

Mind Escape Games

Sinapsis

SITGES

Verkami

Zacatrus!

PRODUCCIONES AUDIOVISUALES Y FÍLMICAS

Desolatium

Herederas

Shkid

Síndrome de Diego

Verano rojo

  Forma parte de Cementerio de Noticias

Cementerio de Noticias

Cementerio de Noticias


Este sitio web fue creado de forma gratuita con PaginaWebGratis.es. ¿Quieres también tu sitio web propio?
Registrarse gratis