- Sherlock #4 04-07-2022 15:31 (UTC)
   
 

                               “Sherlock #4”, de GDM Games

¿Quién es Vincent Leblanc?

Descripción

En Cementerio de noticias no se suelen transcribir los textos de las obras que se analizan (por cuestiones basadas en criterios propios de elaboración personal y en evitar el tedio que causa la excesiva extensión escritural) pero, considerando la promocional naturaleza adquisitiva de la copia, se ha creído la técnica más oportuna (aclarando, añadiendo y suprimiendo ciertas partes a consideración propia) para no verter opiniones subjetivas hasta el pertinente apartado (el de las valoraciones, sito al término de la presente crónica); el principal motivo de dicha decisión no es otro que el de detallar el juego con la mayor exactitud posible para que los potenciales consumidores conozcan de antemano lo que recibirán con su recomendable compra y corresponder la confianza de GDM Games en Cementerio de noticias.

Introducción

Muchos lectores (si no todos) conocerán la actividad mental (y cada vez más física) que causa furor en todo el planeta denominada escape room (o terminología derivada), aquella que se basa en la resolución de pruebas en una sala (o varias) para ir averiguando cómo avanzar hacia la salida antes de que el incesante cronómetro llegue a cero (clásicamente se conceden sesenta minutos aunque en la actualidad algunas experiencias superan la hora con holgura), siendo esta una síntesis un tanto superficial pero válida para la ocasión; lo que tal vez menos sepan es de la existencia de la línea que GDM Games ha patentado con tanto acierto como imaginación, resultando todo un reto tanto para principiantes como para expertos en la materia, siendo oportuno consultar el nivel de dificultad para dilucidarla con antelación.

Mecánica

Conviene aclarar que el presente juego pertenece a una serie editorial en la que todas las obras comparten idénticas características y, como tal, partiendo de una carta inicial se deben seguir unas sencillas reglas (para conservar e incluso incrementar el secretismo al que se apela es menester no detallar nada más al respecto) para desgranar pistas, exponer teorías y deducir hechos en aras de resolver el misterio planteado, midiendo la audacia alcanzada por los participantes en comparación con la puntuación del gran detective de referencia; atendiendo a lo descrito, los tres primeros aspectos positivos y negativos del apartado valorativo serán los mismos que en el resto de propuestas, añadiéndose dos más de cada uno ateniendo a las particularidades concretas de la misteriosa coyuntura (re)presentada.

Presentación

Cada ejemplar de la colección, ya sea “Q” o “Sherlock” (la primera que vio la luz y sus continuaciones respectivamente), se compone de un mazo de cartas, cada una de ellas con mayor o menor relevancia para la empresa encomendada (la decisión de atribuir más o menos importancia a unas u otras es enteramente de los jugadores y solamente cuando se consulte el relato de los sucesos sabrán si han estado acertados o no en tan complicada decisión); cada caja goza de su oportuna ilustración en el anverso (así como el nombre del autor de ideas e imágenes) y un pequeño texto temático en el reverso (junto con un código QR y la dificultad de entre un rango de tres), amén del sello de los responsables (GDM Games y Enigma Studio), el serial (tanto en barras como cifras) y un enlace digital vinculado con el sistema usado.
¿Quién es Vincent Leblanc?





¿Quién es Vincent Leblanc?

El texto exterior versa “una víctima aparece atropellada en el extrarradio de París, pero hay cosas que no encajan..., ¿quién es el asesino?..., ¿cómo lo ha hecho?..., ¿por qué?..., vuestro equipo de detectives deberá analizar las pistas para responder a estas y otras muchas preguntas..., ¿conseguiréis resolver el misterio que rodea esta extraña muerte?”, mientras que el interior es más extenso sin convenir citarlo para mantener intacto el enigma; alternativamente, se puede dar comienzo a la aventura con el escaneo de la imagen encriptada anexa en la parte trasera de la caja, dirigiendo la misma a un audio que complementa la deductiva e investigadora historia con relevadoras frases como “la víctima lleva la cartera con su identificación”, “avisar a homicidios” y “si descubren el nombre se extenderá como la pólvora”.

El compacto tamaño de la caja permite el transporte casi cualquier sitio, precisándose solamente un reducido soporte para iniciar la diversión.

El desembolso de la propuesta está al alcance de todos los bolsillos, justificando las ilustraciones cada céntimo del escueto montante total.

La cantidad de teorías que se llegan a plantear es infinita, provocando que cada cual deje volar su imaginación en su detectivesco cometido.

La aparente naturalidad con la que se expone el caso abruma sobremanera, llegando a asimilarse su perpetración como muy viable.

La lectura del trasfondo es ardua, lo cual no puede considerarse sino todo un acierto ateniendo a las cruentas características de esta obra.

El hecho de poder disfrutarse plenamente el juego solo una vez es categórico, pues tras la primera partida el factor sorpresa desaparece.

La esencia del entretenimiento lúdico en el que se inspira la línea se pierde al no existir presión temporal, si bien se palia con puntuaciones.

La inmersión podría tildarse de deficiente en cuanto a inmediatez se refiere, requiriendo subjetivas construcciones mentales para conectar.

La esctricta consecución de acciones en la que se basa la idea clásica no es del todo coherente, observándose lagunas espaciotemporales.

La diferencial consumación de hechos congratulará a la inmensa mayoría, si bien habrá una minoría que se posicione en contra de ella.

El mayordomo

El mayordomo

El texto exterior versa “el famoso mayordomo de Milwaukee es hallado muerto..., ¿suicidio o asesinato?..., ¿qué ha sucedido?..., vuestro equipo de detectives deberá analizar las pistas para responder a estas y otras muchas preguntas..., ¿conseguiréis esclarecer la misteriosa muerte?”, mientras que el interior es más extenso sin convenir citarlo para mantener intacto el enigma; alternativamente, se puede dar comienzo a la aventura con el escaneo de la imagen encriptada anexa en la parte trasera de la caja, dirigiendo la misma a un audio que complementa la deductiva e investigadora historia con relevadoras frases como “saltó a la portada de todos los periódicos al heredar la fortuna del magnate para el que trabajaba”, “todo apunta a que se trata de un suicidio incitado por las drogas” y “se desconocen las causas”.

El compacto tamaño de la caja permite el transporte casi cualquier sitio, precisándose solamente un reducido soporte para iniciar la diversión.

El desembolso de la propuesta está al alcance de todos los bolsillos, justificando las ilustraciones cada céntimo del escueto montante total.

La cantidad de teorías que se llegan a plantear es infinita, provocando que cada cual deje volar su imaginación en su detectivesco cometido.

La elegancia que desprende cada imagen consigue que uno perciba el lujo relatado, mas los concisos textos siguen la misma distintiva tónica.

El arte conceptual, a riesgo de parecer repetitivo, merece una mención a parte al antojarse el más encomiable de todos los títulos existentes.

El hecho de poder disfrutarse plenamente el juego solo una vez es categórico, pues tras la primera partida el factor sorpresa desaparece.

La esencia del entretenimiento lúdico en el que se inspira la línea se pierde al no existir presión temporal, si bien se palia con puntuaciones.

La inmersión podría tildarse de deficiente en cuanto a inmediatez se refiere, requiriendo subjetivas construcciones mentales para conectar.

La trama en sí misma no sorprende mucho, aproximándose peligrosa e insustancialmente a cualquier episodio de un programa criminalístico.

La tranquilidad con la que actúa el responsable último no termina de convencer, y es que hacerlo con tanta parsimonia denota displicencia.

Entre tumbas

Entre tumbas

El texto exterior versa “Adam Lockwood ha desaparecido en su trabajo..., ¿qué ha pasado?..., ¿por qué?..., sigue las pistas con tu equipo de investigadores para responder estas y otras preguntas..., ¿resolveréis el misterio del trabajador desaparecido?”, mientras que el interior es más extenso sin convenir citarlo para mantener intacto el enigma; alternativamente, se puede dar comienzo a la aventura con el escaneo de la imagen encriptada anexa en la parte trasera de la caja, dirigiendo la misma a un audio que complementa la deductiva e investigadora historia con relevadoras frases como “desapareció ayer durante su jornada laboral mientras hacía una visita al cementerio”, “ante la falta de familiares nadie denunció el caso anoche” y “esta desaparición coincide con la muerte de otro empleado de la funeraria”.

El compacto tamaño de la caja permite el transporte casi cualquier sitio, precisándose solamente un reducido soporte para iniciar la diversión.

El desembolso de la propuesta está al alcance de todos los bolsillos, justificando las ilustraciones cada céntimo del escueto montante total.

La cantidad de teorías que se llegan a plantear es infinita, provocando que cada cual deje volar su imaginación en su detectivesco cometido.

La prueba fehaciente de que creativas mentes pueblan el territorio patrio, pues la obra resultó ganadora en un concurso para publicarse.

La laborisidad de las ilustraciones hace honor a las circunstancias, plasmándose en cada una un arte conceptual digno de coleccionarse. 

El hecho de poder disfrutarse plenamente el juego solo una vez es categórico, pues tras la primera partida el factor sorpresa desaparece.

La esencia del entretenimiento lúdico en el que se inspira la línea se pierde al no existir presión temporal, si bien se palia con puntuaciones.

La inmersión podría tildarse de deficiente en cuanto a inmediatez se refiere, requiriendo subjetivas construcciones mentales para conectar.

El ferviente consejo de proceder en solitario para máximo goce implica que no se comparta, aunque ello también conlleva un mayor provecho.

La tristeza que produce terminar la empresa, no por las negativistas sensaciones que suscita sino precisa e incisivamente por lo contrario. 

Entre tumbas

Daniel Espinosa

 
  Menú de navegación
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Proyectos de Cementerio de Noticias

COMPAÑÍAS ASOCIADAS Y COLABORADORAS

Algar Editorial

Cat3heory

Escape City Box

Escape Portátil

GDM Games

Mind Escape Games

Sinapsis

SITGES

Verkami

Zacatrus!

PRODUCCIONES AUDIOVISUALES Y FÍLMICAS

Desolatium

Herederas

Shkid

Síndrome de Diego

Verano rojo

  Forma parte de Cementerio de Noticias

Cementerio de Noticias


Este sitio web fue creado de forma gratuita con PaginaWebGratis.es. ¿Quieres también tu sitio web propio?
Registrarse gratis