- Antárctica, Diáspora y En la mente de... 20-05-2022 19:34 (UTC)
   
 

    “Antárctica, Diáspora y En la mente de Sherlock”, de Zacatrus

Zacatrus

                                                 Antártica
Zacatrus
Cabos consecuentes, caídas caprichosas, camafeos grabados, caminos laberínticos, cartas marcadas, cartografías incompletas, casillas alfabéticas, constelaciones reveladoras, conversiones diametrales, ecosistemas naturales, ejemplares caninos, esferas angulosas, especies inauditas, expresiones significativas, figuras definidas, frases discordantes, latitudes precisas, letras codificadas, matices difuminados, mediciones sistemáticas, notas musicales, órdenes direccionales, palabras extranjeras, pirámides ascendentes...
Zacatrus
...puzles totalitarios, series correlativas, símbolos ancestrales, síntomas mortíferos y sombras geométricas; estos son los retos (en estricto orden alfabético para no desvelar la cronología real) que deberán superar quienes acepten la ardua empresa encomendada para descubrir la verdad que reside detrás del relato propuesto; completando las fases de los protagonistas (Theodore Scott, Luis Duncan y Arthur Battleworth) se conocerá el trasfondo de una misión que bebe directamente de las mejores obras del celuloide de misterio.
Zacatrus
Premiándose el pensamiento lateral (y diagonal) por encima del resto, lo cierto es que la creatividad de los responsables es desbordante, sin pecar de repeticiones (al menos no por lo general) con un sencillo pero efectivo diseño art noir que vale su precio en oro; se avanzará comunicándose con la Turing (el software automático mediante el cual se llevarán a cabo los intercambios de correos electrónicos) y empleando un sextante para orientarse (herramienta imprescindible que requiere de conocimientos náuticos) cuando vaya siendo preciso.
Zacatrus
Uno de los factores más sorprendentes es la precaución de no descartar cartas porque algunas son acumulativas entre sí (es decir, no son de un único uso), siendo el último de los desafíos apoteósico como pocos; en lo estrictamente argumental, la demostración de que la mente humana es evolutivamente limitada y que un hallazgo substraído sin permiso puede transformarse en la peor de las maldiciones para cualquiera son los dos pilares básicos (ni mucho menos los únicos) sobre los que pivota una (multi)trama repleta de tensión e imaginación.
Zacatrus
Que nadie dude en solicitar ayudas porque con ellas (además de obtener claves que facilitarán ostensiblemente la resolución de los enigmas) se amplía la historia dotándola de exclusivos detalles; las condiciones extremas (con actualizaciones ambientales en cada capítulo) acompañarán al usuario para que se cuestione la veracidad de lo vivido por una expedición cuya existencia es (como para el resto de humanos) un simple vagar sin rumbo, o tal vez todo sea fruto de la histeria colectiva que parece haberse apoderado de la embarcación.

                                          
¡¡¡CÓMPRALO YA!!!

                                                  Diáspora
Zacatrus
Recomponiendo las vivencias de los tres protagonistas (Arturo Harris, Patrick Hearts y Vaiana Simons), las cuales se van compaginando alternativamente mientras recorren las estancias (almacén, comunicaciones, control, durmientes, enfermería, laboratorio, motores y navegación) del desolador medio de transporte en el que se desarrollan los hechos, se irá revelando paulatinamente la trama; la escasa (por no sentenciar nula) información inicial provocará que se vayan resolviendo aleatoriamente enigmas hasta que se atisbe algún clarificador indicio.
Zacatrus
Caminos delimitados, círculos giratorios, cifrados antiguos, citas célebres, criptogramas reveladores, cuadrículas planetarias, engranajes móviles, esparcimientos populares, figuras geométricas, formas evolutivas, frases incompletas, plantillas perforadas, secuencias moleculares, símbolos lingüísticos y sistemas primitivos; estos son solo algunos ejemplos de los retos a afrontar hasta llegar al desenlace (ya sea el parcial o el completista porque se han contemplado dos), residiendo en el camino hasta llegar a él la esencia del brillante trabajo.
Zacatrus
Tras una más que probable acumulación de combinaciones tan distintas (abarcan de dos a ocho cifras) como las respuestas automáticas de la Turing (la inteligencia artificial de la embarcación con la que se interactúa durante la misión), uno comprueba el escrupuloso raciocinio argumental respetado (bebedor directo de clásicos como Alien o 2001: Odisea en el espacio); en cuanto a la épica historia, aclarar que la cuantiosa documentación adicional la dota de un aura mágica todavía mayor a la que el sinfín de matices tangibles aportan.
Zacatrus
Las comparaciones son odiosas (e injustas) pero esta es la aventura menos exigente desde una perspectiva resolutiva (los desafíos no exigen tantas dotes deductivas sino observacionales) y, a criterio personal, la más apasionante, pues la realista e inversiva exploración de las estancias transmite gloriosamente la sensación de deambular de veras por los pasillos de la nave; a medida que se atisba la línea temporal correcta se evitan tediosos bucles eternos (trayendo a colación una de las ideas tratadas), residiendo en ello la mayor barrera.
Zacatrus
En resumen, este título inaugural de la línea (en la presente reseña ocupa el segundo lugar por mero orden alfabético) garantiza el disfrute para un amplio abanico de público, y aunque algunas pruebas (las más convencionales de hecho) no guardan demasiada relación con el guión, las ilustraciones que las acompañan son gloriosas, por lo que suplen dicha carencia; cada fragmento es una obra de arte (textual y visual) en sí misma, mas el minimalismo que prima en los menos espectaculares consiguen su desconcertante efecto con total convicción e incidencia.

                                         
¡¡¡CÓMPRALO YA!!!

                                      En la mente de Sherlock
Zacatrus
El trabajo que ocupa rinde un sentido tributo al detective privado de ficción creado por el escritor británico Arthur Conan Doyle emotivamente (casi trágica); a través de acrósticos, adiciones, alfabetos, algoritmos, aniversarios, anotaciones, cálculos, conexiones, conversiones, criptogramas, distancias, elementos, equivalencias, fechas, fórmulas, guarismos, lados, matrices, mediciones, movimientos, múltiples, operaciones, pensamientos, pesajes, recorridos, secuencias y sistemas (en rigoroso orden alfabético) se irá construyendo la trama.
Zacatrus
Para ir avanzando se tienen que ir completando los perfiles de los tres personajes (Sherlock, Moriarty y Watson), complementándose (y alternándose) entre sí para conformar una historia conjunta publicada en un periódico (Times) con deducción, razonamiento, nostalgia y melancolía (el anecdotario a consultar asiduamente para conocer ciertos eventos de la trayectoria del protagonista es genial); el resultado es una especie de novela en la que se participa activamente siendo cómplice de un devenir ya estipulado pero completamente celebrable.
Zacatrus
“Es curioso... de alguna forma sé que estás tratando de comunicarme algo importante a través del periódico... si pretendías hacerme saber que ese código era la solución al acertijo me temo que estás equivocado y es erróneo... si por el contrario quieres mantener una conversación conmigo lamentablemente no logro entender exactamente a qué te estás refiriendo... el formato de los códigos que puedo interpretar es :CÓDIGO:”; dicho mensaje advierte de un error cometido por diferentes causas que invita a (re)considerar la respuesta.
Zacatrus
Aunque algunas claves son de “idea deliz” (tienen que aparecer en la cabeza de cada cual de manera espontánea sin las suficientes señas como para tan siquiera intuirlas), la inmensa mayoría respetan una escrupulosa lógica que únicamente precisa de meditación para atisbarse; tal vez el devenir no sea congratularte en aquellos impases más triviales pero se insta e incentiva a que se continúe para, a la postre, brindar la oportunidad de asistir a una especie de episódico renacer de un ser engreído y frágil en alguien bondadoso y romántico.
Zacatrus
El cénit de la senectud de cualquiera es un momento temido como pocos (el abrazo de la muerte no es deseado por nadie), mas cuando se trata de alguien a quien su trabajo le ha dado (literalmente) la vida la cosa sobra tintes funestos; no obstante, la sensación que resta no es la del desanimo sino la de la esperanza, pues como bien se aclara en el epílogo la travesía detectivesca que ocupa obedece a un plan maestro de acción en el que los feroces contraataques entre los oponentes figurantes son (contra todo pronóstico) más sanos de lo que aparentan.

                                        
¡¡¡CÓMPRALO YA!!!

                                                 Valoración
Zacatrus
Las siguientes consideraciones son aplicables a los tres casos por igual al compartir ciertas características que los engloban en una línea genuina e interesante en la que ningún componente (léase las veinticuatro tarjetas por caja) debe manipularse de modo que se afecte lo más mínimo a su integridad, por lo que la rejugabilidad es nula pero la perdurabilidad total para prestarse o venderse a terceros; el único requisito insalvable es disponer de conexión a internet ya sea vía móvil u ordenador, aconsejándose este segundo medio al ser menos tedioso.
Zacatrus
Ideado para que de una a veinticuatro personas (no es aconsejable ninguno de los extremos al resultar poco prácticos) participen en el misterio sin más presión que la que las mismas asuman (no hay límite temporal), lo cierto es que la diversidad de acertijos es magnífica y justifica por sí sola las compras; desafíos mentales de todo tipo se suceden hasta descubrir los finales, mas el hecho de poder portarlos a cualquier lugar (las dimensiones son ligeramente superiores a las de una baraja al uso) facilita un disfrute que se torna pasajero sufrimiento.
Zacatrus
La escasa especificación normativa dificulta la primera toma de contacto con las aventuras (obviamente las dudas se disipan al afrontar una al respetarse escrupulosamente la dinámica en la saga), aunque he aquí una de las mayores controversias al antojarse un apartado sumatorio o restante según el prisma que se emplee; es pues la investigación la que dictaminará sentencia sobre unos éxitos exigentes pero racionales cuyas ilustraciones (tangibles) e informaciones (tanto físicas como digitales) guardan una estrecha relación con los guiones.
Zacatrus
Habrá a quien le cueste conectar con la introducción de códigos ya que de no proceder con el serial correcto en el formato adecuado el error en la respuesta será inevitable por más que se solicite una ayuda que, en la mayoría de ocasiones, resuelve toda vacilación albergada (con suficiente espacio entre la última pista y la respuesta definitiva); dichas negatividades (por tildarlas de una manera un tanto drástica) podrían subsanarse mejorando la interacción del correo electrónico, pero la innovación implica riesgos como este que no trasciende de anécdota.
Zacatrus
Aquellos escépticos serán los que más sorprendidos acaben al ir comprobando cómo las tramas están perfectamente trabajadas e hiladas sin descuidar el sentido global de las múltiples pruebas que van presentándose con una dificultad no gradual; en definitiva, son productos de compra recomendable (sino obligada) para todo buen amante del arte en general y de los escape romos en particular (respeta ciertas directrices de ellos), pues por apenas dieciocho euros (seis por ejemplar) uno se apropiará de una gran (por ahora) trilogía.

                                         
¡¡¡CÓMPRALO YA!!!

                                 ¡¡¡EXTRA!!!     Posavasos 2.0
Zacatrus
“Las cosas no son casi nunca lo que parecen, así que cuando abras esta caja ten cuidado... encontrarás un Oso Blanco... y hasta ahí lo que te podemos contar”; resta evidente desde la misma introducción que no se trata únicamente de los clásicos objetos para salvaguardar la integridad de la mesa al apoyar las copas (aunque su funcionalidad de serie sea esa), y es que la “idea caprichosa” (expresión extraída textualmente de la caja) de Álex Cuéllar García (con diseño de Alberto Cernuda Navarro) brinda la oportunidad de complementar las partidas.
Zacatrus
Tras repartir un posavasos al azar a cada persona (obviamente se permiten de una a doce), por turnos (iniciando la empresa aquel al que más le gusta hablar), se colocará el icono que preferido mirando hacia el centro dictaminando que no se puede traer a colación algo relacionado con el mismo (los efectos privativos se aplican al grupo sin excepción); el objetivo es (más allá de no olvidar jamás que se está jugando) estar pendiente de que no se traten los temas estipulados puesto que, de lo contrario, el infractor afrontará la sanción pactada.
Zacatrus
Cada vez que se denuncie a alguien este recibirá un marcador pero en cualquier caso resultará ganador quien más disfrute de la experiencia; respetando la máxima de “mi casa mis reglas” (lo señalado son solamente sugerencias) cada cual puede modificar a su antojo las directrices para aumentar (todavía más) el entretenimiento, estando aseguradas las carcajadas entre los participantes (ya sea simplemente conversando o mientras se procede con otro juego de mesa) al no fomentarse en absoluto un malsano careo sino un sano divertimento.
Zacatrus
Por un lado desternillantes frases que se pronuncian en toda velada ociosa que se precie (“leer las instrucciones es de cobardes”, “o le atacas o le ataco”, “siempre vais a por mí”...) junto a las seis categorías seleccionables (representadas con coloridos iconos fácilmente relacionables) y por el otro magníficas ilustraciones de las principales temáticas existentes (“cooperativo”, “familiar”, “solitario”...); con la originalidad por bandera, el complemento (si es justo tildar así a un producto con entidad propia) que ocupa entretiene cuantiosamente.
Zacatrus
Con un precio de venta al público equivalente a sesenta céntimos la unidad (lo cual se traduce en menos de siete euros el conjunto), el desembolso es paupérrimo atendiendo a que la utilidad es duradera (las posibilidades son infinitas y la limpieza se efectúa sin complicaciones); en definitiva, el equipo de Zacatrus! (que con esta reseña ya goza de un espacio en Cementerio de Noticias) ha demostrado por enésima vez cómo se logra mucho con poco cuando la creatividad va dirigida hacia una dirección tan humilde como práctica.

                                         
¡¡¡CÓMPRALO YA!!!

Daniel Espinosa, a fecha 09 de agosto del 2021

 
  Menú de navegación
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Proyectos de Cementerio de Noticias

COMPAÑÍAS ASOCIADAS Y COLABORADORAS

Cat3heory

Escape City Box

Escape Portátil

GDM Games

Mind Escape Games

Sinapsis

SITGES

Verkami

Zacatrus!

PRODUCCIONES AUDIOVISUALES Y FÍLMICAS

Desolatium

Herederas

Shkid

Síndrome de Diego

Verano rojo

  Forma parte de Cementerio de Noticias

Cementerio de Noticias

Cementerio de Noticias


Este sitio web fue creado de forma gratuita con PaginaWebGratis.es. ¿Quieres también tu sitio web propio?
Registrarse gratis