- Obey me 10-07-2020 00:53 (UTC)
   
 

       “Obey me”, de Blowfish Studios y Error 404 Game Studios

Obey me

Ficha técnica

Título: Obey me.
Creador: “Blowfish Studios” y “Error 404 Game Studios”.
Plataformas: Xbox One, Play Station 4 y Microsoft Windows.
Género: acción, aventuras, rol.
Jugadores: 1-2.
Edad: +18 años.
Lenguaje: alemán, francés, español e inglés (textos y voces).
Duración: +15 horas.
Formato: digital.
Precio: 17,99 € (“Marketplace”, a fecha 23/04/19).
Desarrollador: “Blowfish Studios” y “Error 404 Game Studios”.
Lanzamiento: 2020.

Obey me

Aclaración

La presente reseña se ha elaborado a partir de la versión inicial a la que Cementerio de Noticias ha tenido acceso en primicia gracias a un código facilitado por Blowfish Studios (la compañía responsable junto a Error 404 Game Studios) para disponer de ella desde el mismo instante de su lanzamiento; por ello, cabe indicar (por deseo expreso de los creadores) que algunos aspectos pueden diferir significativamente de los apreciados por el consumidor en fechas posteriores a la lectura del artículo, pues irán viendo la luz multitud de parches con correcciones de pormenores, mejoras de rendimientos e incursiones de traducciones (concretamente al alemán, francés y español), siendo en cualquier caso una retahíla de opiniones justificadas e informaciones refutadas cuyo único propósito es promocionar la obra sin ningún ánimo de lucro.

Obey me

Introducción

La presentación oficial versa “en una época parecida a la nuestra, el cielo y el infierno se enfrentan en un conflicto eterno”, mientras que en la zona de compra de las plataformas compatibles consta “en el mundo moderno, el Cielo y el Infierno se enfrentan en un conflicto eterno en el que las almas humanas están en juego”; asimismo, en el menú desplegable de información adicional, se añade “en plena batalla, el destino de las almas humanas estará en manos de Vanessa Held, una cazadora de almas, y de Monty, su cerbero”, quienes “se enfrentarán a hordas de mutantes y diablos haciendo uso de cortes, patadas e incluso mordiscos” y que “a medida que consuman las almas de los enemigos aprenderán combos, habilidades y transformaciones”, enfatizándose el empleo del gran efecto tridimensional en las texturas.

Obey me

Descripción

Encarnando a uno de los dos personajes principales, Vanesa Held (una humilde cazadora de almas) y Monty (el fiel canino de la anterior), sendos demonios inadaptados, todo valeroso guerrero que se precie se embarcará en una aventura en una ciudad repleta de peligros (y secretos por descubrir), abriéndote paso entre hordas de enemigos para consumir sus espectros y desbloquear nuevas opciones (no conviene desvelar mucho al respecto ya que es uno de los atractivos más destacables); ya sea en solitario o en cooperativo (la restricción de que sea con un amigo local merma mucho la experiencia), lo cierto es que la resolución (4K Ultra HD) en Xbox One (la consola utilizada, como siempre, para la ocasión) exprime al máximo la funcionalidad e inmersión en un (multi)universo único en el que los misterios abundan.

Obey me

Dificultad

Si bien es cierto que los controles no dan lugar a equivocaciones (tal vez sean incluso demasiado esenciales) y que el devenir narrativo es lineal (albergando no obstante un buen número de sorpresas), no lo es menos que el entendimiento de la dupla es sumamente exigente, residiendo la dificultad en ello; así pues, conseguir los cuarenta y seis logros es una tarea tan ardua que la inmensa mayoría desistirá en su intento antes de consumar tal proeza, mas las misiones se tornan repetitivas y solo las cinemáticas referentes al comic publicado paralelamente (cuyo escritor es Mario Mentasti y artista Ben Herrera) cautivan sin remedio, aunque la violencia explícita con la que se plasman (la mayoría de edad recomendada obedece a este hecho) llega a enturbiar el (muy) desenfadado tono de trasfondo que prima.

Obey me

Análisis

El archivo básico de descarga ocupa tan poco espacio (apenas cuatro gygabites) que, sin duda, merece la pena conservarlo durante décadas.

La historia resulta tan sencilla como absorbente (desde la perspectiva del entretenimiento), despertando en todo momento el afán de avanzar.

El listado de elementos a destruir es apoteósico (como hacer lo propio con inocentes), dotando al aventurero de una libertad tal que abruma.

La variedad de enemigos es formidable (al contrario ocurre con los aliados), desde estallar por proximidad hasta vomitar por infectividad.

La cooperación exigida hará las delicias de los amantes del rol (así como de otros géneros), englobándose también en la acción sin pausa.

El nivel cualitativo de los gráficos es descomunal (a la altura de los mejores), luciendo especialmente bien los carismáticos protagonistas.

El mercado intrínseco (entendiendo como tal las mejoras adquiribles) es notable, incluyendo desde letal armamento hasta locas mutaciones.

La transición entre niveles es sensacional (previa alucinante cinemática), debiendo superar los desafíos de una fase para disfrutarla.

El método de asignación de rango (la puntuación de cada sección) es singular, valorándose el esfuerzo invertido en ello desde varios planos.

El universo que se despliega ante los sentidos del comprador es abismal (con sumo acierto), mas audiovisualmente es toda una delicia.

La imposibilidad (al menos de momento) de proceder al disfrute más de dos personas, no estando disponible tampoco hacerlo desde distancia.

La obligación de proceder a una actualización sin ningún margen (al día siguiente), deseando que las interrupciones no sean muy rutinarias.

El vacío de algunos escenarios (ni mucho menos de todos) no terminan de encandilar, si bien en el minimalismo se suelen encontrar maravillas.

La exploración resta delegada a un (muy) segundo plano, apreciándose más como un aspecto complementario que esencial como se anuncia.

El abanico de héroes a encarnar se antoja escaso (sino irrisorio), algo determinante al existir otras propuestas con uno infinitamente mayor.

La restricción combativa es poco ortodoxa (los espacios se delimitan en exceso), haciendo que uno pierda la visión global de la situación actual.

El éxito en la secuencia de botones a pulsar es aleatoria (más allá de la clásica), por lo que no respeta ninguna regla que lo llegue a determinar.

El sumatorio total de logros (un millar) es quimérico, alzándose con semejante hito solo quienes dediquen decenas de horas al cometido.

La abundancia de textos impide que la partida fluya (son constantes), explicándose pormenores cuya relevancia es ínfima y por ello omitibles.

La entidad propia de la que se ha tratado de dotar al producto es correcta (sin más), logrando congratular pero no despuntar de verdad.

                                             Puntuación global
                                   

     Jugabilidad             Gráficos                 Sonido               Innovación
      

Daniel Espinosa, a fecha 23 de abril del 2020

 
  Menú de navegación
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Proyectos de Cementerio de Noticias

COLABORACIONES

Cat3heory

Filmin

GDM Games

Run Willy




PRODUCCIONES

Desolatium

Herederas

Shkid

Verano rojo

  Publicidad
  Forma parte de Cementerio de Noticias

Cementerio de Noticias


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=