- Kingdom rush 19-07-2024 20:51 (UTC)
   
 

                     “Kingdom rush”, de Ironhide Game Studio

Kingdom rush

El esperado nuevo lanzamiento de Ironhide Game Studio ve al fin la luz rindiendo un sentido tributo a Kingdom Rush, su mundialmente premiado (el “Editor’s choice” de IGN, el “Must have” de Slide to play o el “Gold award” de Pocket gamer dan fe de ello) título insignia que regresa para seguir sorprendiendo tanto a propios como extraños (no es preciso conocerla previamente para deleitarla) como lleva haciéndolo durante la última década; en este caso, la sinopsis (modificada para no saturar de entrada) versa “prepárate para una aventura épica en la que defenderás tu imperio de hordas enemigas con un arsenal inmenso”, un suculento reclamo sin banales promesas.

Kingdom rush

Personalizando la estrategia preferida (hay opciones más o menos defensivas u ofensivas) con mejoras (paulatinamente desbloqueables) e ingenio (la dirección de tropas es clave en el éxito reclutando valerosos guerreros), el objetivo (existen secundarios pero el básico resta evidente) de salvar el reino de las fuerzas de la oscuridad será ardua; así, combatiendo contra legendarios monstruos (más de sesenta cuya escueta ejemplificación se desarrollará en venideros párrafos) con sus habilidades únicas (perfectamente especificadas en las fichas técnicas adjuntadas) en trepidantes contiendas que literalmente (sin exagerar un ápice) procuran decenas de horas de diversión al público.

Kingdom rush

Los trece héroes seleccionables (amén de Sir Gerald por defecto se incluyen en orden alfabético Alleria Vientoveloz, Bolin Muertelejana, Chapusierra, Elora Cantoinvernal, Ignus, Inguar Garradeoso, Magnus Azotemágico, Malik Mazofurioso, Oni, Rey Denas, Ten Shi y Thor) nutren a la historia (a cada capítulo le antecede una breve introducción narrativa) de matices tan únicos como la permisividad participativa (exclusivamente en solitario en el ámbito local al no contemplarse el multijugador u online); en cuanto a controles la asimilación es sencilla, reduciéndose a “A” (para edificar), “X” (para batallar), “LB” (para invocar)  y “↑” (para reforzar), combinándose asidua e inteligentemente.

Kingdom rush

A través del mapa (espacialmente minimalista pero realmente atractivo) se navega por las misiones (la inaugural denominada “puerto sur” recoge la esencia de la propuesta de ir aniquilando adversarios para conseguir oro evitando que alcancen un punto señalado simbolizando la profanación del territorio propio) eligiendo la dificultad (siempre se puede alternar entre los niveles de “casual”, “normal” o “veterano” para ajustar al máximo la exigencia artificial), desglosándose cada una en diferentes oleadas (el número exacto es exponencial); al completar los escenarios se otorgan hasta tres estrellas (según los ítems de la victoria) para cambiarlas por atributos, contabilizándose ciento treinta.

Kingdom rush

Los modos adicionales (obviando el archiconocido clásico) para poner al límite la pericia táctica subjetiva (para ello será primordial consultar con detenimiento la gloriosa enciclopedia repleta de consejos e informaciones) dota al trabajo de customización, mas el ligero archivo a descargar (apenas pesa setecientos megabytes) invita a frecuentar su almacenaje en el menú de la consola (en la reseña que ocupa se analiza en concreto la Xbox One) para no demorar el proceso; en esta línea, la funcionalidad Xbox play anywhere para guardar el progreso en la nube en aras de recuperarlo al instante en cualquier aparato compatible es maravillosa, sincronizándose en cuestión de segundos.

Kingdom rush

Con una leve violencia (de ahí la asignación por edades de PEGI 7) en consonancia con el carácter fantástico (e infantil en gran medida) de la obra (que nadie olvide que el entretenimiento lúdico prima en detrimento del conflicto bélico que sirve de telón de fondo), la calidad gráfica (por supuesto en alta definición) luce magnífica, complementándose dicho aspecto visual con una práctica banda sonora acorde a las circunstancias; si bien la nula reproducción de cinemáticas merma considerablemente la experiencia, las dos dimensiones (aunque la vista cenital dé la impresión de tres en ciertos impases por determinados efectos) se antojan sumamente acertados.

Kingdom rush

Los diez idiomas admitidos (alemán, chino, coreano, español, francés, japonés, portugués, ruso e inglés) de la interfaz (tanto audio como subtítulos están íntegramente en el último mencionado) demuestran la internacionalidad pretendida, casando frenetismo con paciencia para abanderar el popular lema de “la unión hace la fuerza” ya que la aglomeración de elementos es aconsejable e imprescindible; en lo referente a logros, la mayoría de los setenta y cuatro (para los mil de gamescore) son acumulativos o ineludibles, no presumiéndose ninguno especialmente complicado (de hecho varios como el de “primera sangre” al iniciarse en la mortandad de disidentes son fugaces) a priori.

Kingdom rush

Por si lo expuesto fuera poco, los cuatro tipos de torres (arqueros con cadencias de tiro, artillería con surtimiento de daño, barracas con bloqueos de rivales y gremios con perforaciones de armadura) y la retahíla de criaturas (arañas, bandidos, duendes, chamanes, forajidos, huargos, lubos, merodeadores, ogros u orcos desfilan por la pantalla con detalles ilustrativos que generan pavor hasta en el más impasible) resultan sensacionales, justificando el paupérrimo desembolso de diez euros requerido para poseer la copia digital; en definitiva, en vísperas de que las icónicas secuelas de la franquicia Frontiers y Origins también se comercialicen, la presente entrega es de compra obligada.

Kingdom rush

Daniel Espinosa, a fecha 30 de enero del 2023

 
  Menú de navegación
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Proyectos de Cementerio de Noticias

COMPAÑÍAS ASOCIADAS Y COLABORADORAS

Algar Editorial

Cat3heory

Escape City Box

Escape Portátil

GDM Games

Mind Escape Games

Sinapsis

SITGES

Verkami

Zacatrus!

PRODUCCIONES AUDIOVISUALES Y FÍLMICAS

Desolatium

Herederas

Shkid

Síndrome de Diego

Verano rojo

  Forma parte de Cementerio de Noticias

Cementerio de Noticias


Este sitio web fue creado de forma gratuita con PaginaWebGratis.es. ¿Quieres también tu sitio web propio?
Registrarse gratis