Malditos bastardos 25-06-2017 15:33 (UTC)
   
 

Malditos bastardos
(Quentin Tarantino, 2009)


Malditos Bastardos




Ficha técnica


Título original:
Inglorious basterds
Año:
2009
País:
EEUU
Duración:
153 min.
Género:
Acción, Fantástico
Director:
Quentin Tarantino
Guión:
Quentin Tarantino
Reparto:
Brad Pitt, Diane Kruger, Cristoph Waltz, Daniel Brühl, Mélanie Laurent, Eli Roth, Til Schweiger, Mike Myers y Michael Fassbender


Sinopsis


Shoshanna Dreyfus es una joven judía que presencia el asesinato de su familia a manos de los nazis y consigue escapar del atroz crimen, y tras forjar una nueva identidad en París como proyeccionista de un cine, éste resulta ser el elegido para el estreno de una película en la que todo el alto alemán acudirá, por lo que Shoshanna comenzará su venganza...



Crítica


Malditos bastardos
no deja indiferente a nadie; el director nos presenta su particular visión de la Segunda Guerra Mundial, en la que se deja llevar por una catarsis de violencia, ingenio, sangre y en la que todo se vale, incluyendo un final un tanto especial e inesperado; no se podía esperar menos, pues la obra la firma el controvertido y único Quentin Tarantino; tal y como el propio autor reconoce, es su obra maestra, y él lo sabe; el nombre de Inglorious basterds lo toma del filme Aquel maldito tren blindado (1978) de Enzo Castellari (con cameo incluido en el mismo), de la que solamente comparte el título, pues no tienen nada que ver una con la otra; con referencias a otras películas y guiños a otros géneros, supera con creces cualquier expectativa de aquel que busque un mero entretenimiento, pues esta película es mucho más que eso.
Malditos Bastardos   Malditos Bastardos
En cuanto al guión, que llevaba años escrito y reescrito por el propio Tarantino, es simplemente brillante. Nadie como él es capaz de unir largos diálogos con silencios, miradas y situaciones que nos mantiene en tensión continua y con el corazón en un puño, como es el caso de la escena inicial o la de la taberna; es una historia sólida, compacta, con unos personajes cuidados hasta el más ínfimo detalle en constante evolución. Y políglota. Inglés, alemán, francés y un poco de... italiano, por no hablar de la belleza de sus planos que unidos a una banda sonora surrealista (desde temas de wéstern de Ennio Morricone hasta uno de David Bowie) pero con sentido propio, dotan a la película de la más pura esencia inclasificable del director norteamericano reinventándose.
Malditos Bastardos   Malditos Bastardos
En la Francia ocupada, el coronel Hans Landa (Cristoph Waltz), un cazajudíos de las SS, asesina a la familia Dreyfus que se había ocultado en una granja salvándose la joven Shoshanna (Mélanie Laurent), que consigue escapar, al mismo tiempo, el teniente Aldo Raine (enorme Brad Pitt) prepara un grupo especial con el único objetivo de matar nazis, entre sus hobbies, grabar en la frente esvásticas con cuchillos a los prisioneros o reclamar cien cabelleras nazis por cada hombre bajo su mando (ocho cientas cabelleras pide), a destacar la increíble escena del Oso Judío (Eli Roth) con su Louisville Slugger y el prisionero teutón, al que atiza sin compasión alguna; con el tiempo, Shoshanna ha conseguido cambiar de identidad y se refugia en un cine, como proyeccionista, el apuesto héroe de guerra nazi Frederik Zoller (Daniel Brühl) se enamora de la judía y la corteja pero sin obtener resultados, por otra parte, el servicio secreto británico ha puesto en marcha la Operación Kino que pretende acabar con el Tercer Reich en una proyeccion en la que acudirán todas “las manzanas podridas” nazis, para ello, la actriz alemana y espía Bridget von Hammersmark (Diane Kruger) será la encargada de infiltrar a los bastardos (a los que saben alemán) a la premiere que tratará sobre las hazañas bélicas de Frederik Zoller y a la que asistirá el mismísimo Hitler en persona, en la lograda y larga escena de la taberna donde se citan la actriz y los bastardos la tapadera será descubierta, muriendo ambos bandos (los nazis y los bastardos que saben alemán) en lo que parece el mejor tiroteo de la historia del cine, el teniente Aldo asumirá el mando y se infiltrara junto a dos de los suyos como italianos, provocando alguna situación bastante cómica; dentro del cine, Landa, que se encarga de la seguridad, mata a Bridget tras descubrir que es espía y toma a Aldo.
Malditos Bastardos   Malditos Bastardos
Mientras Shoshanna prepara con su novio, negro, su venganza particular; con cintas inflamables de películas esparcidas por el suelo y fuego, bloquearán las puertas y prenderán el cine, aparece Frederik Zoller en la sala de proyección y Shoshanna le dispara por la espalda, pero éste consigue devolverle el tiro y ambos mueren, pero la joven, que había grabado encima de la película proyectada un mensaje, ordena a su novio desde la cinta que lo queme todo mientras se ríe de los que morirán a manos de la joven judía, la venganza está servida...; los otros dos bastardos continúan con la operación y, consciente de la privilegiada situación de la que ahora goza, el Coronel de las SS negocia con Aldo para firmar la paz con los aliados pues sabe que los alemanes perderán la guerra y que en sus manos está que haga o no una llamada a Hitler y dé al traste con todo el operativo, acepta ser detenido tras poner condiciones y es llevado a la frontera; en el cine de Shoshanna, y mientras todo está ardiendo los dos bastardos irrumpen a tiros en la platea y matan a Hitler, ensañándose con su cadáver, comienzan a disparar a quemarropa, hacia a todos los nazis que allí se hallan intentando huir despavoridos por el fuego y los disparos, los explosivos que los bastardos llevaban encima estallan y destrozan el local con todo el alto mando alemán adentro (dinamitando literalmente sus cuerpos).
Malditos Bastardos   Malditos Bastardos
Ya en la frontera, el teniente Aldo y tras esposar a Landa, le hace algo que no podrá quitarse; coge su cuchillo y le graba en la frente una esvástica para que cuando se quite su uniforme se sepa que fue un asesino y despiadado nazi, se trata pues de una película excelente en todos los sentidos, con inspiración en otras grandes como Doce del patíbulo, que no defraudará a quien le guste el cine bélico, las vísceras o a quien simplemente le guste el cine; como único punto negativo sería resaltable el hecho de que la acción de los bastardos se ve reducida en el conjunto total del metraje, pero aún así es recomendable al cin por cien.


Sergi Bernal




 
  Menú
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Últimas publicaciones

Southbound

I am not a serial killer

Tickled

  Publicidad
  Forma parte de Cementerio de Notícias

Colabora


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=