La mujer de negro 22-08-2017 22:36 (UTC)
   
 

La mujer de negro
(James Watkins, 2012)


La mujer de negro




Ficha técnica


Título original:
The woman in black
Año:
2012
Nacionalidad:
EEUU
Duración:
95 min.
Género:
Suspense, Terror
Director:
James Watkins
Guión:
Jane Goldman
Reparto:
Daniel Radcliffe, Ciarán Hinds, Janet McTeer, Liz White, Alisa Khazanova, Tim McMullan, Roger Allam, Daniel Cerqueira, Shaun Dooley, Mary Stockley, Cathy Sara, David Burke, Victor McGuire y Lucy Barker


Sinopsis


El joven abogado Arthur Kipps se ve obligado a alejarse de su hijo de tres años por motivos laborales; debe viajar al pequeño pueblo de Crythin Gifford para encargarse de los asuntos de una clienta de su bufete recientemente fallecida; sin embargo, cuando llega a la vieja mansión propiedad de la difunta mujer, descubre siniestros secretos del pasado.



Crítica


El encasillamiento nunca es bueno (ni aconsejable), y mucho menos si se trata de uno que abarque un gran número de años y cuyos trabajos se conviertan en proyectos exitosos a nivel mundial; precisamente tal circunstancia se aplica al caso de Daniel Radcliffe, que tras ocho entregas (siete películas componen la saga, pero la última de ellas se dividió en dos partes por motivos claramente económicos) de la famosa y exitosa adaptación de las aventuras del célebre personaje bendecido con un poderoso y genuino don mágico originariamente novelístico creado por Escritora Harry Potter, quien se atreve a cambiar de registro y adentrarse en una aventura fantástica con claros tintes del género de terror ochentero; la ambientación comentada no se debe a la mal y popularmente denominada coincidencia (causalidad parece mucho más justo), sino que ésta la busca (y encuentra) la compañía responsable del filme, la popularmente conocida en antaño y sumida en el olvido actualmente Hammer, que en esta cuarta propuesta tras su vuelta a la palestra nos brinda la oportunidad de revivir sensaciones que solamente producciones antiguas pueden aportar, una extraña mezcla de absorbencia y penosidad imposible de eludir (lástima que se aproxime más a la segunda que a la primera, resultando ser un trabajo poco convincente, nada atractivo y carente de coherencia argumental).

La mujer de negro   La mujer de negro
A modo de información puramente informativa me parece oportuno señalar que el personaje de la mujer de negro es históricamente una personificación de la Muerte, apareciendo en todos los capítulos (en forma de bruja o cualquier otra persona del sexo femenino, observando a sus futuras víctima o simplemente al concluir las vidas de éstos) de la poco conocida pero altamente aconsejable serie estadounidense La hora marcada, siendo interpretada por varias actrices (entre las más frecuentes Frances Ondiviela, Margot Buzali y Tere Hernández) y convirtiéndose en la figura provocadora de las más indeseables pesadillas del público más joven (espectadores que suponían el sector más fiel a pesar de los potenciales traumas infantiles que dicha serie podía causar); la fenomenal premisa de la que hace gala el filme que nos ocupa versa “a la hora del te el aire se torna cargado, y un gélido escalofrío te dice que ha llegado... hay aquellos que creen que el pueblo entero está embrujado, pero el peor lugar de todos es la casa del pantano; nadie sabe qué quiere, pero no ceja en su empeño... es el espectro de la oscuridad, es la mujer de negro”, perfilándose, por lo tanto, como un tributo a la fabulosa idea mencionada con anterioridad.
La mujer de negro   La mujer de negro
El joven abogado londinense Arthur Kipps (un desafortunado e imprecisamente correcto Daniel Radcliffe, de aspecto tremendamente adulto y cuyo papel se sitúa muy por encima de sus posibilidades, amén de aparentar ser un integrante más del absurdo reparto de la saga Crepúsculo merced a un mortal maquillaje cadavérico) se ve obligado a dejar a cargo de su cuidadora del hogar (la mujer de éste falleció años atrás) a su hijo de tres años para viajar al remoto pueblo de Crythin Gifford y encargarse de los asuntos de una clienta de su bufete recientemente fallecida (la originaria de la leyenda en torno a la cual girará toda la historia), allí le espera, con intereses misteriosamente personales el Señor Daily (el robusto y convincente Ciarán Hinds, cuya desconcertante mujer está encarnada de insana manera por Janet McTeer), un hombre de extraño comportamiento que parece ocultarle información acerca de la horripilante difunta; cuando Arthur llegue a la vieja y escalofriante mansión propiedad de la mujer en cuestión comenzará a descubrir siniestros secretos del pasado vinculados a la misma, algunos de ellos proyectados directamente (sucesos fatídicos incomprensible vinculantes) en su persona, y su inquietud no hace más que aumentar y comienza a indagar en la leyenda lapidada en la morada, vislumbrando amenazantes figuras en la oscuridad (en especial la de una misteriosa mujer vestida enteramente de negro que acecha la mansión) e iniciando una búsqueda con el inexplicable afán de encontrar la verdad, una explicación que bien podría poner en peligro su triste existencia.
La mujer de negro   La mujer de negro
El supuesto terror que teóricamente transmite la historia se debería catalogar en todo caso misterio o intriga (esta última nomenclatura se aleja en exceso de la realidad que nos ocupa), aunque tampoco esto lo logra la misma, sino que se estanca en meras intenciones matizadas con tópicos del género, un cúmulo de obviedades que en absoluto origina alegatos positivos y únicamente consigue desesperar al público al no avanzar en ningún momento (la obsesión por mostrar escalofriantes escenas, ciertamente eficaces, hace que la trama termine siendo inconexa y muchos matices queden sin explicar a la conclusión de ésta); el reparto tampoco ayuda a que la digestión del visionado resulte ameno, ya que la insultante interpretación del actor protagonista (un desdibujado Daniel Radcliffe, cuyo cambio se antoja necesario aunque en este caso fallido por completo) unida a las desastrosas aportaciones del resto de integrantes se puede catalogar fácilmente de poco menos que nefasta.
La mujer de negro   La mujer de negro
Muchos (entre los que por suerte no me incluyo) esperaban con cierta ansia el regreso de una productora tan importante como es la Hammer, inclinándose por el sentido añejo de una narración característicamente imprudente en virtud de una historia inteligente, pero ni los más pesimistas podían augurar el decepcionante resultado que La mujer de negro implica; la adaptación de la novela de gran éxito escrita por Susan Hill prometía ser un sombrío relato de pérdida, venganza y duelo, presentada de forma original y espectacularmente atemorizante, sin embargo ninguno de esos aspectos se atisban en la cinta, convirtiéndose en la peor pieza en la carrera de James Watkins (responsable de la magnífica Eden Lake, metraje por el cual cuatro años atrás ganó con el más sincero merecimiento el premio al Mejor Director en el prestigioso certamen Sitges Film Festival), quien no ha podido reafirmarse y coronarse como uno de los directores más prometedores del actual panorama cinéfilo (no obstante, muchas otras oportunidades tendrá en próximas fechas, sin ir más lejos con la ya confirmada secuela de la cinta objeto de la presente crítica, así que en absoluto caerá en el olvido).


Daniel Espinosa




 
  Menú
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Últimas publicaciones

Rings

Raw

Pet

  Publicidad
  Forma parte de Cementerio de Notícias

Colabora


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=