La invención de Hugo 29-06-2017 00:26 (UTC)
   
 

La invención de Hugo
(Martin Scorsese, 2012)


La invención de Hugo




Ficha técnica


Título original:
The invention of Hugo
Año:
2012
Nacionalidad:
EEUU
Duración:
127 min.
Género:
Drama, Fantástico
Director:
Martin Scorsese
Guión:
John Logan
Reparto:
John Logan, Sacha Baron Cohen, Asa Butterfield, Chloe Moretz, Ray Winstone, Emily Mortimer, Christopher Lee, Richard Griffiths, Frances de la Tour, Helen McCrory, Jude Law, Michael Pitt, Michael Stuhlbarg, Catherine Balavage, Angus Barnett, Emil Lager, Helen Kingston, Kevin Eldon, Gulliver Grath, Shaun Aylward, Max Wrottesley


Sinopsis


Hugo Cabret es un niño huérfano que vive oculto en la estación de tren de París en la década de los cuarenta; hijo de un relojero y habiendo heredado su habilidad con la precisión para las máquinas, intentará reconstruir el autómata heredado que dejó incompleto su progenitor.



Crítica


El regreso de un mito del celuloide siempre es una buena noticia (aunque el resultado sea nefasto y desesperantemente aprovechado como ocurrió con la reaparición directiva de Francis Ford Coppola en la impresentable Twixt), y mucho más si las intenciones son rememorar (de una forma muy sutil y encubierta en los primeros compases) una figura histórica que no obtuvo el reconocimiento que hubiera merecido en la época en la que vivió (a pesar de gozar de él posteriormente, algo similar a lo relatado en el imperdible documental El hombre que vio llorar a Frankenstein, obra de Ánel Agudo inspirada en la carrera del gran Paul Naschy); La invención de Hugo es una maravillosa historia (aparentemente infantil pero profundamente emotiva) procedente de la mente del reconocido mundialmente y galardonado en multitud de ocasiones Martin Scorsese basada en la figura de Georges Méliès, uno de los pioneros de la cinematografía cuya vida no fue precisamente agraciada al caer en el olvido debido a la época de guerra que vivió Italia en la época en la que empezaba a despuntar; la película supone el debut del popular director de un metraje dirigido al público infantil, siendo una adaptación de la novela de homónimo nombre perteneciente a Brian Selznick, escritor que de buen seguro, tras el estreno de esta cinta, gozará de algo más de relevancia dentro del panorama novelístico.

La invención de Hugo   La invención de Hugo
La historia nos traslada a la Francia, concretamente a la París del 1930 (la recreación de los escenarios son temporalmente impecables, mostrando una belleza genuina gracias al formato de la tridimensionalidad, exprimido al máximo desde el primer segundo y, sin necesidad de forzarlo en ningún momento, empleado intensa y efectivamente), a una frecuentada y peculiar (por las personalidades que por ella transitan) estación de tren; en ella, Hugo (Asa Butterfield, que se consolida como un prometedor privilegiado hasta límites insospechados al bordar de nuevo su papel tras su incomparable protagonismo en El niño con el pijama de rayas), un joven huérfano encomendado a la suerte de su padrino (Ray Winstone, incalificable por aparecer escasos segundos en pantalla) que se encarga de mantener en funcionamiento el gigantesco reloj que preside el centro del emplazamiento, lugar en el que también reside merced a un pequeño habitáculo carente de luz alguna.
La invención de Hugo   La invención de Hugo
Entre sus escasas pertenencias, puesto que sobrevive diariamente a base de pequeños hurtos bajo la incesante y constante mirada del inspector del lugar (Sacha Baron Cohen, quien se reivindica y demuestra que es capaz de interpretar personajes incompetentemente ridículos, a pesar de que en ciertos compases también es así en esta ocasión), un audaz vigilante (adjetivo que más bien habría que atribuir a Maximiliam, su fiel y pintoresco sabueso) enamorado platónicamente de Lisette (dependienta de la floristería ubicada en la estación en la que acontece la trama, encarnada por Emily Mortimer de correcta manera), se encuentra un sofisticado aunque estropeado autómata (es decir, un robot cuya finalidad es llevar a cabo una misión concreta, el de éste escribir un mensaje que internamente le ha sido programado) heredado por su padre (al que da vida en escasas escenas en forma de flashback un más humanizado que nunca Jude Law) que intenta arreglar a costa de un apático aunque profundamente humano juguetero, Georges Méliès (un estremecedoramente sincero Ben Kingsley, con un insano número de películas a sus espaldas entre las que destaca La lista de Schlinder), cuya excéntrica y soñadora hija adoptiva Isabella (Chloe Moretz, de nuevo soberbia y aparentemente mucho mayor tanto interpretativa como físicamente, como ya diera la impresión en la espectacular Kick ass junto al más que despoblado capilarmente hablando Nicolas Cage) ayudará al intrépido chico en su labor de recolecta ilícita (aunque más tarde de forma directa y sincera, ayudando a Georges en el negocio familiar mencionado con anterioridad) de material; la misión se tornará aventura, el misterio fantasía y la historia en sí misma leyenda viviente cuando el niño, contra todo pronóstico, logre hacer aflorar de nuevo la ilusión por vivir a un hombre desquiciado, amparado en sus recuerdos e incapaz de hacer frente a la cruel realidad que le persigue desde que aconteció la última guerra años atrás, tras la cual la gente dejó de creer en la magia del cine y perdió el interés por ilusionarse con el mismo (Georges Méliès, quien en la vida real vivió algo similar a lo trasladado a la gran pantalla y por ello este sentido homenaje resulta necesario y gratificante) y, al mismo tiempo, la relevancia del mensaje que contiene el autómata alcanzará tal grado de importancia que hará aprender una gran lección al propio Hugo y al espectador, que recordará que todos, sin excepción, en este mundo la humanidad tiene una finalidad y motivo de existencia (la metáfora que compara la corporeidad del ser humano con una gran máquina, en la cual cada pieza es imprescindible, define tal mensaje).
La invención de Hugo   La invención de Hugo
Nadie debería perder la oportunidad de visionar una obra de arte avalada por su director, lograda por los integrantes del reparto y magnificada (justamente) al haber sido nominada a once premios Oscar, tratándose de este modo de la cinta con mayor número de posibilidades de resultar galardonada en la ceremonia que en breve espacio temporal acontecerá; precisamente dicho reconocimiento aparentemente excesivo (cuanto menos eso se puede llegar a pensar antes de ver la obra) es el que a un servidor no terminaba de convencer, porque suele ser sinónimo de falsa calidad (los actores presentes en filme o el propio director podían detonarlo), pero en este caso para nada es así y bien merecería ganar todos los premios a los que opta, ya que la grandiosidad argumental y la fenomenal atmósfera recreada así lo justificarían indicutiblemente.
La invención de Hugo   La invención de Hugo
Aunque a juzgar por la idea central y la plasmación de ideas La invención de Hugo se pueda antojar infantil, lo cierto es que temáticamente va dirigida a un público mucho más adulto, aunque inteligentemente bañado de sarcasmo y situaciones simpáticas (la mayoría de ellas protagonizadas por Sacha Baron Cohen, quien las encarna en su estado más auténticamente singular) que entretendrán también a los más pequeños; por último, me gustaría añadir que la congratulación no se debe limitar exclusivamente a la belleza visual y la calidad interpretativa, sino que el apartado argumental es antológico, por lo que resulta prácticamente imposible señalar algún aspecto negativo de la propuesta y simplemente cabe encomendarse (y recomendar) un trabajo laborioso e impecable y del que seguramente distaran cientos de producciones de ahora en adelante (ya que el listón de exigencia se ha situado en lo más alto con este filme, que roza el sobresaliente) debido a la incalculablemente valiosa dosis de fantasía y emotividad que destila.


Daniel Espinosa




 
  Menú
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Últimas publicaciones

Southbound

I am not a serial killer

Tickled

  Publicidad
  Forma parte de Cementerio de Notícias

Colabora


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=