El Hobbit: Un viaje inesperado 20-10-2017 08:59 (UTC)
   
 

El Hobbit: Un viaje inesperado
(Peter Jackson, 2012)


El Hobbit: Un viaje inesperado




Ficha técnica


Título original:
The Hobbit: An unexpected journey
Año:
2012
Nacionalidad:
EEUU
Duración:
166 min.
Género:
Aventuras, Fantástico
Director:
Peter Jackson
Guión:
Peter Jackson, J.R.R.Tolkien, Philippa Boyens
Reparto:
Ian McKellen, Martin Freeman, Richard Armitage, Ken Stott, Graham McTavish, William Kircher, James Nesbitt, Stephen Hunter, Aidan Turner, John Callen, Peter Hambleton, Jed Brophy, Mark Hadlow, Adam Brown, Ian Holm, Elijah Wood, Hugo Weaving y Cate Blanchett


Sinopsis


El hobbit Bilbo Bolson es arrastrado a una aventura épica para reclamar el reino perdido de los enanos de Erebor tras ser convocado por el mago Gandalf; su viaje les llevará a internarse dentro tierras traicioneras y, aunque su objetivo se encuentra al este en las regiones de la Montaña Solitaria, primero deberán escapar de los túneles de los duendes...



Crítica


Para  todo buen seguidor del tardíamente laureado John Ronald Reuel Tolkien (escritor, poeta, filólogo y profesor universitario británico conocido principalmente por ser el autor de varias novelas clásicas de la alta fantasía trasladadas a la gran pantalla con más espectacularidad visual que respeto narrativo, aunque la presente pueda pecar de previsible precisamente por ser demasiado fiel a la obra en la que se basa) no supone en absoluto un secreto el hecho de que El Hobbit: Un viaje inesperado no se traduzca en una precuela comercial confeccionada exclusivamente para aprovechar el abrumador éxito de la saga El Señor de los Anillos (cuán trascendental fue la misma y el efecto perdurable que supuso para el mundo del cine se antojan cuestiones existenciales) a pesar de que numerosos rumores infundados defendieran dicha hipótesis pudiendo llevar a equ
ívocos, sino un relato mucho más simple (y extensiblemente menor) que éste pero de igual valor imaginativo; precisamente dicho aspecto es el más positivo de la propuesta, pues la desvinculación respecto a la mencionada trilogía (a pesar de redireccionar en multitud de situaciones a la misma) con la presente (cabe recordar que la segunda película, El Hobbit: La desolación de Smaug, y la conclusiva tercera parte, El Hobbit: Partida y regreso, verán la luz el año próximo y el siguiente respectivamente, siguiendo el ritual de culminar una nueva entrega de forma anual como ya hicieran sagas tan emblemáticas como Saw y Crepúsculo), pues si bien es cierto que aparecen en escena una cuantiosa cantidad de personajes, el protagonista es exclusivamente uno y la historia mucho más digerible y dinámica (rozando el infantilismo más insultante en algunos compases, tales como la batalla entre voraces lobos de fauces afiladas y abrumados enanos lanzadores de piñas ardientes tras la propicia intervención mágica) y por ende más disfrutable (cercionando toda posibilidad de interiorización racional en aras de consumar dichas pretensiones).
El Hobbit: Un viaje inesperado  El Hobbit: Un viaje inesperado
El infravalorado mago Gandalf el Gris (Ian McKellen, descomunal como siempre, especialmente en éste papel) se propone emprender un viaje con la compañía de trece enanos antiguos ciudadanos de la ciudad de Erebor y un hobbit (especie diferencial de la anterior al guardar proporciones corpóreas mayores aunque todavía menores a las de un ser humano), identidad del cual todavía no conoce con claridad, con el objetivo de reclamar el reino perdido años atrás por los pequeños pobladores en detrimento del temible dragón Smaug; para resolver sus dudas, decide dirigirse a la Taberna del Dragón Verde situada verídicamente en tierras neozelandesas donde se encuentra Bilbo Bolson (Martin Freeman, paulatinamente creciente y creíble, transitando desde la absoluta insipidez hasta la inmaculada brillantez), hobbit de estatura mediana del cual presume puede aprovechar sus dotes a pesar de no albergar un espíritu especialmente fiero ni sentido del compromiso.

El Hobbit: Un viaje inesperado  El Hobbit: Un viaje inesperado
Tras una serie de presentaciones (las correspondientes a los trece compañeros de aventuras, sucediéndose las secuencias más inconexas del filme fruto de la cantidad de detalles que de manera precipitada se tratan de plasmar respecto a la novela originaria), Bilbo optará por sumarse a tal quimera en una aventura que le llevará a internarse dentro de tierras traicioneras y salvajes repletas de gigantescas arañas, curiosos hechiceros, hambrientos lobos y horripilantes orcos; aunque su objetivo se encuentre al este en las regiones de la Montaña Solitaria, primero deberá escapar de los Túneles de los Duendes donde el improvisado guerrero se encontrará con una criatura que cambiará su vida para siempre y, a solas con ella en la orilla de un lago subterráneo, descubrirá su astucia y coraje, cualidades que desconocía hasta entonces y que le ayudarán a apropiarse de su posesión más preciada, un anillo de oro que posee inesperadas y útiles cualidades, un simple accesorio de oro que le liga al destino de la Tierra Media de una manera que pronto comenzará a descubrir (de hecho, en las venideras entregas).
El Hobbit: Un viaje inesperado  El Hobbit: Un viaje inesperado
Destacable cuanto menos resulta la manera en la que se narra la historia, pues en un principio es en tercera persona a través de imágenes recordativas mediante las palabras que el propio Bilbo Bolsón (encarnado por Ian Holm en su edad anciana, físicamente similar al personaje juvenil del cual teóricamente evoluciona) dedica a su sobrino Frodo Bolsón (Elijah Wood, fugaz aunque imprescindible se antoja su aportación) y posteriormente en primera persona, transitando de un memorial escrito al interior del mismo para seguir muy de cerca la apasionante trama que el mismo narra; asimismo, la colaboración de Andy Serkis, quien además de interpretar a Gollum nuevamente (la bipolaridad de la criatura se hace más evidente que nunca, un acierto que se debe a la excelente labor realizada por la persona que detrás de la misma se encuentra, ya reconocida con anterioridad por sus caracterizaciones) se ocupa de la segunda unidad como director, vuelve a significar la denominación de origen, dotando de una personalidad inigualable a un ser tan horrendo como entrañable (la escena en la que Bilbo y éste comprueban sus respectivas audacias en el popular juego de los acertijos se convierte en un momento a recordar para la eternidad, plasmándose en el semblante del último un inimaginable abanico de memorables expresiones virtuales de dificultoso olvido), sin obviar aconsejar el visionado en versión original, pues sin desmerecer el correcto doblaje con el que cuenta el filme la cantidad de matices que la recomendación conlleva reclaman tal criterio sonoro (además de suponer una magnífica oportunidad de escuchar las voces del estelar reparto).
El Hobbit: Un viaje inesperado  El Hobbit: Un viaje inesperado
El que supone el primer título de la nueva trilogía del exitoso Peter Jackson se podría considerar un evento de trascendencia mundial, fervor que vio reforzado su irracionalidad a raíz de la confirmación de su proyección en un formato exclusivo hasta la fecha, el 3D HFR, el cual basa su novedosa calidad en poder visualizar las escenas a cuarenta y ocho fotogramas por segundo (generando una sensación similar a la del propio ojo humano, para lo cual fue preciso rodarlas con treinta cámaras Red Epic, un nuevo modelo que aún no se ha comercializado); aun limitada por la susodicha perspectiva, la prometida experiencia única se consuma hasta límites insospechados (no sucedió igual con la prometedora La vida de Pi, la cual no trascendió de lo meramente secuencial a pesar de anunciarse parecidamente a la presente cinta), pues la extrema densidad y la escasa profundidad que normalmente prevalecen en producciones de semejante índole tridimensional se tornan alegatos enormemente defendibles gracias a la gran cantidad de detalles que se logran captar haciendo de dicho visionado tosco (merced a la debida portación de las oportunas gafas, siendo exponencialmente agradable el visionado en formato dimensional, tridimensional y éste en la mencionada máxima calidad) un imprescindible divertimento.


Daniel Espinosa




 
  Menú
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Últimas publicaciones

Maus

Compulsión

The terror of hallow's eve

  Publicidad
  Forma parte de Cementerio de Notícias

Colabora


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=