Detrás de las paredes 23-06-2017 15:33 (UTC)
   
 

Detrás de las paredes
(Jim Sheridan, 2011)


Detrás de las paredes




Ficha técnica


Título original:
Dream House
Año:
2011
Nacionalidad:
EEUU
Duración:
92 min.
Género:
Drama, Suspense
Director:
Jim Sheridan
Guión:
David Loucka
Reparto:
Daniel Craig, Naomi Watts, Rachel Weisz, Elias Koteas, Marton Csokas, Taylor Geare, Claire Geare, Rachel Fox, Jane Alexander, Brian Murray, Bernadette Quigley, Sarah Gadon, Gregory Smith y Mark Wilson


Sinopsis


El exitoso editor Will Atenton se traslada con su esposa Libby y sus dos hijas a una preciosa casa en una pequeña ciudad de Nueva Inglaterra, empiezan a acostumbrarse a su nueva vida cuando descubren que una madre y sus hijos fueron asesinados en su nuevo hogar; todos los habitantes de la ciudad están convencidos de que el culpable es el único superviviente, el marido, por lo que Will decide investigar, con una vecina amiga de la familia asesinada, la realidad del fatídico suceso.



Crítica


Con un reparto de lujo como el que presenta Detrás de las paredes la excelencia en cuanto al apartado interpretativo estaba más que asegurada (y de hecho así sucede), pero la duda residía en si la faceta argumental iba a estar a la altura, y lo cierto es que lamentablemente ésta no resulta en absoluto convincente; Jim Sheridan, tras haber dirigido trece películas con anterioridad (En el nombre del padre es sin duda la más destacada, filme por el que obtuvo la candidatura a los Oscar en las categorías de Mejor Guión Adaptado, Mejor Película y Mejor Director), ha decidido adentrarse, con más errores que aciertos, en la siempre cuestionable y a pesar de ello atractiva enfermedad patológica de la mente humana, la cual alcanza su punto más álgido de decadencia cuando se enfrenta a una verdad de la cual quiere (y necesita) huir desesperadamente (aunque para ello sea preciso destruir la propia persona a la que pertenece, superponiéndose a ella); s
e dice que las casas albergan recuerdos, y ésta creencia (o realidad) es precisamente la premisa de la que parte el director, que a partir de un suceso traumático logra crear un mosaico de sensaciones a cual más agonizante, aflorando paulatinamente la realidad que la imaginación oculta (a partir de un mundo paralelo que el individuo traumatizado construye mentalmente, elaborado para refugiarse del real), tan cruel como imposible de mantenerse estructurado durante mucho tiempo.
Detrás de las paredes   Detrás de las paredes
Daniel Craig (el famoso actor que en las últimas entregas de la franquicia 007 ha encarnado al implacable agente secreto James Bond, tan duro facialmente pero tierno en su papel como pocas veces lo hemos visto hasta la fecha) da vida a Will Atenton, un exitoso editor que deja su trabajo en para comenzar una nueva vida junto a su mujer Libby (Rachel Weisz, la musa por excelencia de la época egipcia moderna gracias a su papel en la saga La Momia, la cual vuelve a realizar un trabajo soberbio, como ya sucediera en la exitosa Ágora) y sus dos hijas, Trish y Dee Dee (Taylor Geare y Claire Geare respectivamente) en una idílica casa rodeada de naturaleza en un pequeño pueblo de Nueva Inglaterra, en la que depositan todas sus ilusiones con el propósito de que se convierta en la casa de sus sueños aun desconociendo el terrible secreto oculto.
Detrás de las paredes   Detrás de las paredes
La teóricamente perfecta vivencia se torna en pesadilla cuando comienzan a descubrir la historia que la morada esconde, ya que años atrás una familia compuesta por una madre y dos hijas fue asesinada, supuestamente, a manos del único superviviente, el marido; con la ayuda de su vecina Ann Paterson (la siempre inmaculada Naomi Watts), Will iniciará una investigación exhaustiva para esclarecer lo que aconteció aquella dramática noche en la que los antiguos moradores fueron asesinados, una realidad en la que el marido de Ann, Jack Paterson (Marton Csokas) y Boyce (Elias Koteas), un antiguo paciente del psiquiátrico del condado, cobrarán una importancia superlativa (a pesar de aparecer a lo largo de la trama solamente en dos secuencias, una relevancia incomprensible por la pobre participación de la que gozan).
Detrás de las paredes   Detrás de las paredes
A pesar de la atractiva idea central que la cinta plantea (aunque demasiado típica) y las excelentes interpretaciones que todos y cada uno de los actores que aparecen en la misma llevan a cabo, no consigue atrapar en ningún momento, y es que la carencia de originalidad, el pobre interés que suscita desde el primer momento y las escasas secuencias reveladoras (la mayoría son meramente explicativas de hechos que poca trascendencia tienen respecto al desenlace) generan en el espectador una sensación de conformidad soporífera que nada tiene que ver con los géneros de suspense y el mayúsculo thriller a los que teóricamente pertenece (según la ficha técnica señala con inequívoco ahínco).
Detrás de las paredes   Detrás de las paredes
Resulta desesperante (y frustrante) ver una película que, estando excelentemente interpretada, bellamente rodada y dirigida con extraordinario cuidado y atención a la dirección artística, cuente con una historia cuya columna vertebral es absurda y completamente previsible; la escasa ambición del filme y la inexistente originalidad son los grandes pilares (obviamente negativos) de ésta producción, los cuales consiguen que el criterio de géneros empleados sea nulo y, en resumidas cuentas, que sea totalmente prescindible su visionado al no aportar absolutamente nada que no hayamos visto anteriormente en filmes de semejante índole.


Daniel Espinosa




 
  Menú
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Últimas publicaciones

Southbound

I am not a serial killer

Tickled

  Publicidad
  Forma parte de Cementerio de Notícias

Colabora


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=