Día 8 (Sitges Film Festival 2011) 22-04-2021 11:12 (UTC)
   
 

Juan de los muertos
(Alejandro Brugués, 2011)


Juan de los Muertos




Ficha técnica


Título original:
Juan de los muertos
Año:
2011
Nacionalidad:
Cuba
Duración:
94 min.
Género:
Ciencia ficción, Comedia
Director:
Alejandro Brugués
Guión:
Alejandro Brugués
Reparto:
Andrea Duro, Luis Alberto García, Alexis Díaz de Villegas, Blanca Rosa Blanco, Elsa Camp, Susana Pous y Eliecer Ramírez


Sinopsis


Juan tiene cuarenta años y los ha dedicado a vivir en Cuba sin hacer absolutamente nada, es su modo de vida y está dispuesto a defenderlo junto a su amigo Lázaro, que es igual de vago que él pero el doble de tonto, cuyo único vínculo emocional es Camilla, una joven y bella muchacha que no quiere saber nada de él porque siempre se mete en problemas; de repente la gente comienza a atacarse entre s
í...


Crítica


Tras su paso triunfal por el Festival Internacional de Cine de Toronto aterrizó en el Sitges Film Festival con relativo éxito Juan de los muertos, la zomedy (mezcla de zombies y comedia) cubana más importante hasta la fecha (con anterioridad se habían realizado pequeños trabajos al respecto, pero un largometraje de semejante envergadura nunca); la cinta, una especie de  combinación entre la genial Zombies Party y el George A.Romero más viperino y revolucionario, resulta adictiva y desbordante, aunque flojea en cuanto a linealidad (sufre varios altibajos durante la trama) y coherencia visual (desigual por compases).


Nuevas oportunidades de negocio en la Havana acaban de aparecer (aplicando sabiamente el lema de “al mal tiempo buena cara”), por lo menos eso creen Juan (Alexis Díaz de Villegas, divertido aunque algo apático) y Lázaro (un desmadrado, como el guión exige, Jorge Molina), quienes deciden abrir un negocio con el cual ofrecen un servicio tan original como necesario a juzgar por la crítica situación social (una invasión zombie está teniendo lugar) en Cuba: matar zombies a cambio de una simbólica suma de dinero (el lema que escogen para promocionarse es “Juan de los Muertos, matamos a sus seres queridos”).

Con el negocio funcionando a pleno rendimiento, Juan tratará de reconquistar de nuevo al amor de su vida convirtiéndose en el héroe de este festival de muertos vivientes y humor negro, mientras trata de impedir por todos los medios que su hija Camila (la preciosa pero poco creíble Andrea Duro) termine emparejada con uno de sus mejores amigos, Vladi California (Andros Perugorría), llegándose a inventar que éste tiene herpes para evitar que suceda lo que parece ineludible; de este modo, comenzará una carnicería en la que además de amputar miembros varios a cientos de no muertos (empleando remos, cuchillos, machetes y toda clase de materiales contundentes) descubrirán el verdadero sentido de la amistad y la esperanza que se puede llegar a mantener en los tiempos más difíciles si uno se esfuerza como es debido.

Juan de los muertos reivindica, con inventiva y vitalidad, las calles de la Havana como escenario de una hecatombe de muertos vivientes, hecho que sirve de crítica social hacia la conformidad que los ciudadanos presentan diariamente (los zombies se comportan de igual modo que éstos, centrándose en sus ocupaciones cuotidianas y evadiéndose de la realidad que les rodea) y el absurdo patriotismo que el pueblo cubano asume desde tiempos inmemoriales (en el filme el gobierno achaca la infección a un experimento militar por parte de los Estados Unidos, aunque finalmente será precisamente un habitante de dicho país el que comience a solucionar la situación cuando ya parezca mortalmente desesperada, en una escena repleta de sangre e ingenio); de este modo, la mal denominada democracia cubana quedará en entredicho, con una propuesta que destila cierto exotismo (éste se plasma en varias escenas un tanto inapropiadas) pero de inmensa calidad gráfica y humorística.

La película de Alejando Brugués, que supone su segundo largometraje tras la exitosa (y poco promocionada) Personal belongins, cuenta con un equipo entregado y eficaz que, empleando los medios técnicos justos y necesarios para llevar a cabo el metraje, han logrado una producción enérgica que desborda simpatía y es perfectamente (cosa que se agradece) digerible; dejando a un lado todo lo positivo que podemos atribuir a la cinta, la premisa y evolución de la trama, aunque originales y divertidas, no terminan de funcionar, presentando ciertas lagunas que no solamente se remiten a la fase de montaje sino que se extienden a elementos básicos de la propia grabación (un ejemplo de ello son las voces, tan precarias que apenas se escuchan y es preciso recurrir a los subtítulos para esclarecer las conversaciones que van manteniendo los personajes), siendo Juan de los muertos, a pesar de todo lo mencionado, un filme totalmente aconsejable y de inevitable disfrute.



Daniel Espinosa




The squad
(Jaime Osorio, 2011)


The Squad




Ficha técnica


Título original:
El páramo
Año:
2011
Nacionalidad:
Argentina
Duración:
100 min.
Género:
Drama, Suspese
Director:
Jaime Osorio
Guión:
Jaime Osorio y Diego Vivanco
Reparto:
Juan Restrepo, Mateo Stevel, Mauricio Navas, Andrés Castañeda, Daniela Catz, Julio Valencia y Alejandro Aguilar


Sinopsis


Un grupo de militares acaba en una base abandonada del ejército; allí, uno de ellos resultará herido, por lo que se verán obligados a quedarse en ese lóbrego lugar; el sitio está repleto de inscripciones protectoras de las fuerzas del mal y les persigue incesantemente una extraña presencia.



Crítica


Basada en una experiencia real vivida por un compañero de la universidad, el autor Kaime Osorio presenta una película de (supuesto) terror psicológico con trasfondo militar, en la que la única faceta positiva a destacar es el escenario en el que ha sido rodada (una base militar real de Los Nevados, a m
ás de cuatro mil metros sobre el nivel del mar), un paisaje único y estremecedor; los demás aspectos del filme resultan impropios del género y en absoluto convincentesuna verdadera ruina.

El Teniente Sánchez (Mauricio Navas, horrible como el resto del reparto), junto a seis soldados a su cargo, Ramos (Juan Restrepo), Parra (Mateo Stevel), Robledo (Julio Valencia), Cortez (Alejandro Aguilar), Arango (Andrés Torres) y Fiquitiva (Nelson Camayo), forman parte de un comando especial de alta montaña del ejército colombiano cuya misión es llevar a cabo una maniobra de infiltración para capturar guerrilleros de las FARC, organización con la permanecen en palpable constante conflicto desde hace medio siglo, una auténtica barbaridad.

Las perspectivas cambiarán cuando descubran (incomprensiblemente y pésimamente explicada a través de un bitácoras aparecido de la nada) la masacre acontecida junto a una base militar situada en un páramo (la traducción del filme vendría a ser precisamente ésta) desolado, cuya silueta se distingue entre la niebla (elemento con el que el director pretende, sin éxito, transmitir sensaciones de agobio y desorientación); en ese lugar en medio de la nada, todos los habitantes del mismo han desaparecido misteriosamente (más tarde comprobaremos que en realidad han sido asesinados a sangre fría) salvo una mujer (una irritante y ensordecedora Daniela Catz), a la cual hallan encadenada y emparedada en uno de los habitáculos del recinto, y cuya identificación supondrá el más dificultoso enigma a descifrar entre las múltiples preguntas que irán sucediéndose a medida que vaya encontrando cadáveres, ilógicas inscripciones y ataques de seres inadvertibles.

Unas actuaciones nefastas y un argumento ridículo son las carencias más evidentes (aunque ni mucho menos las únicas) de la cinta, así como las absurdas pretensiones focalizadas en el aislamiento y la incomunicación que el pelotón padece, que en lugar de conseguir generar tensión y dramatismo solamente logran inducir a un profundo deseo de que todos los personajes mueran lo antes posible y que la aparición de la extraña mujer (introducida en la historia para dotarla de un toque mágico, ya que se trata de una bruja poco vinculada) seguro nunca hubiera acontecido.

El director declaró al término del rodaje de The squad que la película de género (en todo caso bélico, porque es el único en el que costosamente podríamos encasillarla con sumo esfuerzo) se mueve dentro de parámetros clásicos del terror, buscando no sólo causar una reacción inmediata sino invitar al espectador a reflexionar acerca de la comúnmente equivalencia entre espanto y guerrilla; pues bien, la reacción deseada no se consigue (a no ser que sea la del aburrimiento) y la invitación a la reflexión parece haberse extraviado (puesto que, en cualquier caso, el espanto al que hace mención lo podemos atribuir directamente al propio filme); no quisiera parecer cruel con la película, pero realmente todas estas frustrantes sensaciones son las que transmite, y por lo tanto la considero indigna por completo de proyectarse en salas de cine (y mucho menos en un certamen tan importante como es indudablemente el Sitges Film Festival 2011, en el que acaparó miradas y terminó por encontrar bostezos) al tratarse del peor visionado de la presente temporada (e incluso de mayor extensión temporal) padecible.



Daniel Espinosa




Verbo
(Eduardo Chapero Jackson, 2011)







Ficha técnica


Título original:
Verbo
Año:
2011
Nacionalidad:
España
Duración:
87 min.
Género:
Drama, Fantástico
Director:
Eduardo Chapero Jackson
Guión:
Eduardo Chapero Jackson
Reparto:
Adam Jeziersky, Alba Garcia, Macarena Gómez, Miguel Ángel Silvestre, Najwa Nimri, Nasser Saleh Ibrihim y Verónica Echegui


Sinopsis


Sara, una chica de quince años con un sexto sentido, es una joven y tímida heroína del siglo XXI que empieza a intuir que en el mundo tiene que existir algo más que lo que ven nuestros ojos, algo escondido que empieza a obsesionarle; guiada por su instinto, comienza a encontrar en su gris existencia una serie de inquietantes mensajes y pistas que le empujan a entrar en una nueva dimensión, peligrosa y terrorífica, en la que deberá iniciar un largo y dificultoso viaje para salvar su vida.



Crítica


Adolescencia, suicidio, marginalidad y hip-hop son los ingredientes de este plato cocinado por Eduardo Chapero Jackson, quien debuta en la gran pantalla tras varios cortometrajes de calidad con un presupuesto ajustado para las expectativas depositadas en la cinta (dos millones de euros) pero distribuido formidablemente, presentando de este modo una enorme belleza lingüística (la prosa es cautivadora aunque pueda llegar a antojarse arrogante para muchos), sonora y muy especialmente visual.


Sara (la debutante y prometedora Verónica Echegui) es una adolescente que no comprende el mundo en el que vive, una chica que piensa seriamente en suicidarse al no hallar motivos para seguir con su vida, y es que la única persona que parece comprenderle es Lírico (al que nadie ve, interpretado irregularmente por Miguel Ángel Silvestre), un artista grafitero que inunda de mensajes el barrio marginal en el que reside la protagonista en busca de transmitirle las ideas (y objetivos) oportunas; cuando la chica decida finalmente dar el paso definitivo hacia el suicidio comenzará una lucha interior, una batalla en la que la lírica será la protagonista, convirtiendo en versos todos los hechos que vayan sucediendo, acontecimientos que modificarán sustancialmente el pensamiento de Sara y la convertirán en Verbo, una defensora de la singularidad y fe en uno mismo cuya convicción destronaría a cualquiera.

Verbo es una arriesgada pero necesaria propuesta que ahonda en los temas más candentes de la juventud, una complicada etapa de la vida en la que nada parece tener sentido y todo resulta inadecuado; en este percal nos introduciremos a través de una fábula que combina secuencias protagonizadas por personas reales con otras de dibujos, una estética tan curiosa como efectiva, que entroncará el papel de Don Quijote de La Mancha con la protagonista (a ambos nadie les creía, pero lo importante es que los dos viven su realidad), y en la que entrarán en juego los personajes de Macarena Gómez y el ya citado Miguel Ángel Silvestre, que encarnan a los pensamientos de Sara en forma corporal y al mismo tiempo representarán los ideales más adecuados guiando de este modo a la protagonista en la tediosa tesitura y casi quimera de encontrarse a sí misma, aunque para ello tenga que construir un mundo paralelo en el que poder sentirse finalmente comprendida y respetada.

Puede que la transmisión de la historia, al valerse de hip hop (escenas comandadas por el talentoso cantante de dicho estilo musical Nach) y grafitis, no agrade a todos los públicos, pero creo que es indiscutible la profundidad que se consigue con ésta técnica (especialmente entre el sector adolescente), y puesto que la trama gira en torno a dicha forma de vida me parece la más acertada manera de llevarla a cabo; por otro lado, la misión de inculcar en la mente del espectador la idea de poder vivir nuestra vida como deseamos a partir de un mundo imaginario completamente compatible con el real parece a voz de pronto ilógica y un tanto descabellada, pero el director consigue plasmar dicho mundo de tal forma que apenas conseguimos distinguirlo con el que en verdad existe.

La cinta es, en resumidas cuentas, una preciosa (aunque oscura) y profunda historia tan relevante como imprescindible, de visionado obligatorio para todo buen amante del cine (sus diálogos, mensajes encriptados y puesta en escena son increíbles) al tratarse de un producto atípico y muy elaborado, con unos actores que cumplen en la gran parte del metraje su cometido y en defecto de ello el propio transcurso de la trama suple sus carencias, algo que el espectador no acostumbra a ver.



Daniel Espinosa

 
  Menú de navegación
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Proyectos de Cementerio de Noticias

COMPAÑÍAS ASOCIADAS Y COLABORADORAS

Cat3heory

Escape City Box

Escape Portátil

GDM Games

Mind Escape Games

Sinapsis

SITGES

Va de jocs

Verkami



PRODUCCIONES AUDIOVISUALES Y FÍLMICAS

Desolatium

Herederas

Shkid

Síndrome de Diego

Verano rojo

  Forma parte de Cementerio de Noticias

Cementerio de Noticias


FACEBOOK


TWITTER


Este sitio web fue creado de forma gratuita con PaginaWebGratis.es. ¿Quieres también tu sitio web propio?
Registrarse gratis