Día 6 (Sitges Film Festival 2011) 17-09-2021 03:57 (UTC)
   
 

Eva
(Kike Maíllo, 2011)


Eva




Ficha técnica


Título original:
Eva
Año:
2011
Nacionalidad:
España
Duración:
94 min.
Género:
Ciencia ficción, Drama
Director:
Kike Maíllo
Guión:
Aintza Serra, Cristina Clemente y Sergi Belbel
Reparto:
Daniel Brühl, Marta Etura, Alberto Ammann y Claudia Vega


Sinopsis


En un futuro próximo en el que los seres humanos viven junto a criaturas mecánicas, Álex, un reputado ingeniero cibernético, regresa a Santa Irene con el encargo de la Facultad de Robótica de crear un niño robot.



Crítica


Pudiendo presumir de haber inaugurado la 44 edición del Sitges Film Festival, Eva es una delicia tanto visual como argumental, que ofrece la visión de un futuro relativamente próximo (concretamente el año 2041) tan creíble como abrumador; en él los robots acaparan todas las acciones humanas, ya sea en forma humana (como es el caso de Max, el sirviente interpretado magistralmente por Lluís Homar) o en forma de cuotidianos animales de compañía (como lo es Gris, el animal doméstico de Álex).


Álex (un increíble Daniel Brühl, que demuestra su versatilidad interpretativa tras su difícil papel en Malditos Bastardos, obra del inconfundible e inimitable Quentin Tarantino) es un científico que ansía hallar la fórmula para fabricar el robot perfecto, y para ello se dedica en cuerpo y alma a seleccionar al joven apropiado en el que basar emocionalmente la máquina (ya que las emociones serán captadas de éste, emulándolas a partir de programas virtualmente genéticos).

Nuestro protagonista se ve en la obligación de modificar su idea inicial al conocer a Eva (interpretada gloriosamente por la joven Claudia Vega), por la cual decide trastocar los patrones planeados y remitirse a ésta para confeccionar el robot ideal, diferente por completo del resto y por lo tanto genuino como él sólo (muchos intentos anteriores han terminado con la frase “¿qué ves cuando cierras los ojos”, la cual hace que el ser creado pierda la memoria instantáneamente y de forma irrecuperable, desapareciendo de este modo la emotividad generada en su ser).

La historia se complicará cuando comiencen a sucederse numerosos acontecimientos, muchos de ellos relacionados con su antigua novia  Lana (una correcta Marta Etura), que en la actualidad es esposa de su hermano David (Alberto Ammann), desembocando en una espiral de acciones que terminarán por resultar en el inicio del filme (ya que, como en muchas otras ocasiones, la primera secuencia será en realidad una de las últimas, jugando reflexivamente con la percepción del espectador).

Eva es indiscutiblemente una joya del cine español contemporáneo (de hecho catalán, idioma original en el que ha sido filmada), un perfecto tributo a la mítica Inteligencia Artificial de Steven Spielberg que parece hecho a medida para una edición (la pasada) del Sitges Film Festival centrada en la susodicha inteligencia artificial; nos encontramos ante una cinta totalmente imperdible para los seguidores del género fantástico (el aspecto visual me ha parecido inmejorable en cuanto a calidad y belleza) y del cine en general, puesto que la misma combina a la perfección una paleta de emociones (gran trabajo por lo tanto el realizado por Kike Maíllo y su equipo de producción tras las cámaras) que dibujan un lienzo merecedor del mayor de los reconocimientos cinéfilos (espero que así sea), eso sí, alguna que otra carencia sorpresiva es demasiado notoria durante el transcurso de la historia, ya que apenas tienen lugar los giros argumentales que tanto se echan en falta hoy en día; además, y por criticar algún aspecto, el desenlace no concuerda demasiado con el resto de la trama, puesto que desentona en exceso y parece introducido para finalizar de manera brusca la película, que en su integridad es sobresaliente pero ciertas lagunas (algunas de ellas comentadas) hacen que no pueda alcanzar la condición de obra maestra.



Daniel Espinosa




Intruders
(Juan Carlos Fresnadillo, 2011)


Intruders




Ficha técnica


Título original:
Intruders
Año:
2011
Nacionalidad:
España
Duración:
100 min.
Género:
Drama, Terror
Director:
Juan Carlos Fresnadillo
Guión:
Nicolás Casariego y Jaime Marques
Reparto:
Clive Owen, Carice Houten, Daniel Brühl, Pilar López de Ayala, Ella Purnell, Ella Hunt, Izán Corchero, Héctor Alteiro y Kerry Fox


Sinopsis


Cuando llega la noche algo acecha a dos niños separados por miles de kilómetros, Juan recibe la visita cada noche de un monstruo que se cuela por su ventana mientras que Mia es incapaz de dormir porque sabe que alguien se esconde en la oscuridad de su armario; noche tras noche las presencias se van haciendo más poderosas y comienzan a dominar sus vidas y las de sus familias; tornándose la inquietud en peligro cuando sus padres comienzan a ser también testigos de estas apariciones...



Crítica


Juan Carlos Fresnadillo
(tras dirigir la apoteósica 28 semanas después) presenta una película sobre el terror (no de terror, aunque una cosa implique la otra) que puede llegar a provocarnos un suceso traumático, y lo hace mediante dos historias paralelas entre dos relaciones paternofiliales, logrando transmitir verdadero pánico y la angustia característica de las pesadillas; todo ello en mitad de una atmósfera agobiante y dramática en la que será imposible no sumergirse e implicarse y, finalmente, conectar irremediablemente con la historia.

En España, la joven Mía (Ella Purnell, que recuerda en su forma de actuar e incluso físicamente a la popularmente elogiada Dacotta Fanning) encuentra una hoja introducida en un agujero de un árbol; en dicho folio se puede leer una historia, terrorífica y enigmática que versa “Carahueca despertó, porque alguien había dicho su nombre; tras muchos, muchos años, era libre; no era joven ni viejo, ni feo ni guapo; no tenía forma, ni siquiera tenía... cara; se acordaba de un niño con una cara parecida a la suya; Carahueca tenía que encontrarle, tenía que encontrar esa cara; buscó y buscó hasta que una noche, Carahueca al fin halló una cara que llevarse, era la de un niño que miraba por una ventana; Carahueca deseaba la cara de ese niño más que nada en el mundo, sin cara no era nada; así que trazó un plan; primero separaría al niño de sus padres, y luego se lo llevaría a su guarida, le quitaría la cara y se la pondría a sí mismo, de ese modo todo el mundo le querría; la noche siguiente, Carahueca se disfrazó de hombre y volvió a la casa del niño; subió por la pared corriendo y se coló por una ventana abierta; encontró el cuarto del niño y se metió dentro; el niño dormía; Carahueca se acercó cada vez más... y más...”; su padre, John Farrow (Clive Owen, que logra bordar su papel) parece entenderle a la perfección, y de hecho es el único que consigue ver el ser amén de la niña (los psiquiatras deducen que ambos padecen un trastorno compartido, pero la verdad terminará siendo mucho más biológica, terrenal y, por ambas cosas, asumible).

En Inglaterra, un niño parece estar viviendo una situación similar, pero en este caso su madre (Pilar López de Ayala) no consigue jamás ver ese ser por más que lo intenta, así que decide recurrir a la iglesia para solucionar el problema; allí, un cura (el versátil Daniel Brühl), se dedicará en cuerpo y alma a conseguir tal objetivo, pero sus esfuerzos serán en vano, puesto que la misteriosa realidad nada tendrá que ver con el suceso divino en el cual fundamenta su casi metafísica explicación .

No se trata de una cinta de terror propiamente dicha, sino de una más bien psicológica que aborda magistralmente la problemática causada por acontecimientos traumáticos, que muchas veces se transmiten hereditariamente y los hijos apenas pueden oponerse a ello debido al convencimiento que muestran los padres, queienes imaginan una historia terrorífica basada en dichas indeseadas experiencias personales.

Intruders es una obra de arte en toda regla, un cuento con influyentes mensajes que, al igual que la propia carrera del director, se mueve entre dos países, hecho que consigue internacionalizar el metraje y calar mucho más hondo de lo que en un primer momento pudiera parecer en los corazones (y la mente) de los seguramente entregados espectadores.



Daniel Espinosa




Kill me please
(Olias Barco, 2010)


Kill me please




Ficha técnica


Título original:
Kill me please
Año:
2010
Nacionalidad:
Bélgica
Duración:
96 min.
Género:
Comedia, Drama
Director:
Olias Barco
Guión:
Olias Barco, Stéphane Malandrin y Virgile Bramly
Reparto:
Aurelien Lecoing, Daniel Comen, Benoit Poelvoorde, Bouli Lanners, Stephane Malandrin, Virgile Bramly, Zazie Paris y Virginie Evrard


Sinopsis


El Dr.Kruger tiene como objetivo vital quitar el estigma a la palabra suicidio, ¿por qué contemplarlo como una tragedia cuando podría ser una simple intervención médica sin más importancia?; su exclusiva clínica tiene una lista de pacientes bastante peculiar, y todos ellos aportarán su granito de arena cuando vean peligrar su ansiada meta de perder la vida.



Crítica


Olias Barco
ha urdido de forma magistral un modo irónico de tratar el tema de la tan debatida eutanasia, la creación de un centro de ayuda al suicidio; la cinta se convierte de este modo en una sutil forma de poner de manifiesto el candente asunto desde un punto de vista original y cómico, logrando agradar y simpatizar con el espectador en todo momento (aunque es cierto que los compases iniciales resultan un tanto desconcertantes, pero es debido a la rareza del punto de vista desde el que está enfocado el tema principal, y único, de la poderosa trama).

El doctor Kruger (Aurélien Recoing, excelente en su interpretación, al igual que todos los actores que componen el reparto) ha decidido abrir una clínica para el suicidio, una especie de psiquiátrico al que acuden las más variopintas personalidades (desde un cómico al que han diagnosticado un cáncer terminal a una joven autodestructiva, pasando por un cantante de cabaret que se ha quedado sin voz y un psicópata empedernido que no cesará de complicar la teóricamente sencilla tarea del centro), previo minucioso estudio de su viabilidad, para perder la vida de la forma que deseen a cambio de una simbólica suma de dinero; el negocio parece funcionar a la perfección hasta que llega al lugar una integrante de la Brigada Financiera (Julia, una Virginie Efira plenamente acertada en cada plano del que forma parte), que acude con la intención de analizar los aspectos económicos del centro; su presencia comenzará a cambiar el parecer de los pacientes, queriendo seguir con vida (ésta era, teóricamente, la finalidad del responsable del centro desde que fundó el negocio), pero un ataque forastero (completamente inexplicable y repentino, uno de los pocos aspectos del filme que precisarían de cierto esclarecimiento y éste no se lleva a cabo) provocará que no pueda ser así, por lo que los residentes se verán obligados a unir sus fuerzas (y locuras) para, paradójica y agrumentadamente, conseguir la meta opuesta a la que teóricamente ansiaban alcanzar al ingresar en el lugar.

Nos encontramos, quizá (yo lo afirmaría rotundamente), ante la mejor comedia (negra) belga de todos los tiempos (almenos la más atrevida y controvertida seguro), con un hilo argumental inteligente como pocos y unos personajes tan curiosos como atractivos; una comedia con la que resulta muy difícil no conectar, a pesar de ser presentada en blanco y negro (característica que no es de mi agrado, ya que no tiene lógica alguna y molesta más que transmite), puesto que tanto las numerosas muertes (de un sadismo extremo la gran mayoría) como el transcurso de la trama son fácilmente disfrutables desde el primer segundo a pesar del siempre complicado tema central en torno al que gira la cinta (tan controvertido como extremadamente suculento desde la comercialidad).

Pueden considerarse mejores interpretaciones (sin desmerecer las del resto del reparto, ya que todos los actores están inmensamente implicados y dotan a cada personaje de la caracterización que exige) las de Virgile Bramly y Bouli Lanners, el primero encarnando a un pirómano traumatizado por sus deseos de participar en una batalla bélica (el desenlace del metraje hará realidad sus sueños, pero con unas consecuencias presumiblemente distantes a las que se imaginaba) y el segundo dando vida a un psicótico enamorado de Julia (obsesión que, como era de imaginar, terminará por costar más de un disgusto).

Como añadidura puramente enmarcable en el campo de lo curioso pero a la vez relevante sería conveniente citar la aparición de Benoît Poelvoorde al inicio del filme (cuyo personaje es Monsieur Demanet, un actor de comedias en horas bajas que ansía remontar el vuelo pero ante la imposibilidad de ello decide terminar con su vida de forma atroz), que protagoniza una de las mejores escenas de la cinta (aunque a lo largo de la misma también tienen lugar otras igualmente divertidas y retorcidas, que hasta la fecha un servidor no había ni tan siquiera imaginado que pudieran plasmarse en una pantalla de cine, delirantes y desternillantes), una breve aportación estelar (en su país es uno de los actores más reputados del momento, popularmente conocido por su papel en C’est arrivé près de chez vous) que no hace sino lubricar la esencia de la cinta, una satírica crítica hacia la sociedad y, en especial, hacia la perversidad de la mente humana ante la posibilidad (en este caso deseo al principio, y lucha por evitarlo al final) de perder la infravalorada vida.



Daniel Espinosa

 
  Menú de navegación
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Proyectos de Cementerio de Noticias

PRODUCTOS DESTACADOS Y RECOMENDADOS

Zacatrus!



COMPAÑÍAS ASOCIADAS Y COLABORADORAS

Cat3heory

Escape Portátil

GDM Games

Mind Escape Games

SITGES

Verkami

Zacatrus!




PRODUCCIONES AUDIOVISUALES Y FÍLMICAS

Desolatium

Herederas

Shkid

Síndrome de Diego

Verano rojo

  Forma parte de Cementerio de Noticias

Cementerio de Noticias


FACEBOOK


TWITTER


Este sitio web fue creado de forma gratuita con PaginaWebGratis.es. ¿Quieres también tu sitio web propio?
Registrarse gratis