Día 10 (Sitges Film Festival 2022) 24-05-2024 06:46 (UTC)
   
 

Cerdita
(Carlota Pereda, 2022)






Ficha técnica

Título original: Cerdita
Año: 2022
Nacionalidad: España
Duración: 99 min.
Género: Drama, Suspense
Director: Carlota Pereda
Guión: Carlota Pereda
Reparto: Laura Galán, Claudia Salas, Camille Aguilar, Pilar Castro, Carmen Machi, Fernando Delgado, Julián Valcárcel y Stéphanie Magni


Sinopsis

Para una joven el verano solo significa tener que soportar las continuas burlas de las otras chicas de su pequeño pueblo pero algo sucede...


Valoración

Lo mejor: el entorno rural como escenario de terror (más psicológico que de género en sí) funciona a las mil maravillas, logrando que uno tema de veras visitar un paraje de semejantes características por las posibilidades que conjetura como peligrosas tomando como referencia las plasmadas; la labor interpretativa de Carmen Machi merece todo elogio posible, sosteniendo la cinta incluso más que la propia protagonista al intervenir prodigiosamente en los instantes clave; el apartado técnico es sencillamente maravilloso, luciendo cada plano con una profesionalidad inaudita ya no para tratarse de una ópera prima sino para emplearse una serie de recursos de confesa paupérrima calidad al disponer de (muy) bajo presupuesto paratan exigente rodaje.

Lo peor: la extensión del cortometraje original presenta cuantiosas lagunas argumentales de insalvable crítica, destacando entre ellas en qué momento la situación narrada deja de ser privada para tornarse popular; el cúmulo de denunciables situaciones suscita cierto recelo, tanto por remover algo más que estómagos gratuitamente como por poder evitarse con una mínima pericia ya que el margen de respuesta es enorme; el giro de guión final para convertir en justamente épico lo cruelmente deleznable no convence en absoluto, contradiciendo cuanto se ha expuesto hasta entonces para congratular solamente a quienes esperan su dosis de repentina rebeldía (pseudoromance mediante) con tintes de concienciación social sobre la extendida e infame gordofobia.



Daniel Espinosa




Megalomaniac

(Karim Ouelhaj, 2022)






Ficha técnica

Título original: Megalomaniac
Año: 2022
Nacionalidad: Bálgica
Duración: 118 min.
Género: Drama, Suspense
Director: Karim Ouelhaj
Guión: Karim Ouelhaj
Reparto: Eline Schumacher, Benjamin Ramon, Pierre Nisse, Olivier Picard, Raphaelle Lubansu, Catherine Jandrain y Quentin Lasbazeilles


Sinopsis

La línea invisible entre víctima y ejecutor se cruza de manera violenta...


Valoración

Lo mejor: la demoledora intríngulis social (una ácida crítica sobre la psicopatía disfrazada de machismo) pone de manifiesto cuán cruel llega a ser la raza humana ante situaciones de sumisión ajena, transitando la trama entre el drama y el suspense con mediana naturalidad; la frialdad de los personajes está en sintonía con la del anónimo asesino en serie en el que libremente se basa la cinta, despertando la apatía deseada con los planificados actos perpetrados o padecidos por unos u otros; la inspiración en el cine francés de género es evidente e incluso eficaz a intervalos (ciertas secuencias macabras dan buena fe de ello), no resultado tan convincente como prometía en un principio la majestuosa premisa pero sí contundente.

Lo peor: la anunciada polémica no trasciende del intento de tal, recurriéndose burdamente a deplorables ocurrencias (como vejaciones, violaciones e incestos) para repugnar e incomodar sin un objetivo definido ni explicitud visual digna de mención; el devenir de la historia es previsible e insustancial, pecando de gran contención narrativa (desde la perspectiva de la serie b en la que se circunscribe) para tratar sin éxito de (des)agradar aludiendo a casos de patriarcalismo e ilusiones de maniqueísmo  con forzada controversia; la acumulación de acción (entendiendo como tal el gore menos elegante) en el último tercio no justifica el visionado, avanzando sosegadamente hacia el mismo con un argumento vacío de contenido realmente provechoso.



Daniel Espinosa




V/H/S 99

(Flying Lotus, Johannes Roberts, Joseph Winter, Maggie Levin, Tyler Macintyre, Vanessa Winter y Zoe Cooper, 2022)






Ficha técnica

Título original: V/H/S 99
Año: 2022
Nacionalidad: EEUU
Duración: 109 min.
Género: Suspense, Terror
Director: Flying Lotus, Johannes Roberts, Joseph Winter, Maggie Levin, Tyler Macintyre y Vanessa Winter
Guión: Chris Lee, Flying Lotus, Johannes Roberts, Joseph Winter, Maggie Levin, Tyler Macintyre, Vanessa Winter y Zoe Cooper
Reparto: Kim Abunuwara, Duncan Anderson, Kyle Bales, Verona Blue, Janna Bossier, Archelaus Crisanto, Dashiell Derrickson y Tybee Diskin


Sinopsis

El vídeo casero de un adolescente lleva a una serie de revelaciones...


Valoración

Lo mejor: el componente macabro satisfará a aquellos ávidos de emociones fuertes, plasmándose todo tipo de temores (las escenas puramente viscerales no eclipsan a las psicológicas luciendo en conjunto espléndidas para tratarse de un producto independiente como el que ocupa con ínfimo presupuesto) para amenizar una velada repleta de precipitadas pero plausibles ocurrencias entusiasmando e inquietando por igual aunque las constantes interrupciones (así como el exceso de oscuridad)  impidan su pleno disfrute obedeciendo paulatino deterioro del vídeo doméstico al que se rinde homenaje con escrupuloso respeto; la ausencia de un hilo conductor bien definido (amén de la trama central en la que un engreído joven maneja a soldados de plástico padeciendo en un particular campo de batalla en glorioso stop motion que empieza sin mucha valía pero termina con rotunda gratitud) se traduce en la nula predicción del siguiente suceso, complementándose las historias entre sí; la retahíla de personajes que transitan por la pantalla es tan peculiar que de no haber sido interpretados por el desconocido e improvisado elenco elegido posiblemente se tornaría insoportable, cabiendo por ello destacar la labor de los actores que encarnan a tan extravagantes seres en una antología de cinco segmentos en la que prima la diversión en detrimento de la clásica contundencia con una recreación de la época en la que transcurren los acontecimientos (los dígitos del título) digna de mención pese a que la nota global supere levemente el aprobado.

Lo peor: el formato emulado (un mockumentary al uso cámara en mano) no logra despertar demasiado interés, pues se emplean técnicas ajenas a las propias grabaciones para ello extremadamente exageradas dificultando el visionado con una precaria calidad visual rememorando la nostalgia e imaginación de antaño; el sentido cómico que impera apenas esboza pasajeras sonrisas en aquellos que aprecien el humor negro (“Shredding” de Maggie Levin con una banda con trágico concierto underground, “Suicide bid” de Johannes Roberts con una hermandad con claustrofóbico ritual existencial, “Ozzy’s dungeon” de Flying Lotus con un programa con absurdas pruebas televisivas, “The wagwers” de Tyler Macintyre con un grupo con macabro descubrimiento vecinal y “To hell and back” de Winter Brothers con una secta con metódico aquelarre demoníaco dan fe de ello), mas la ofensa gratuita a la mayoría de colectivos (más concretamente creencias) existentes contribuye a su recelo; el episodio de apertura acerca de un grupo que investiga la veracidad de una leyenda urbana en el subsuelo de la ciudad en la que un incendio convirtió en tragedia el concierto de un popular cuarteto de rock al que los seguidores acompañan acérrimamente se percibe soporífero, siendo la sensación todavía más negativa el hecho de que los temas que acompañan las imágenes (estas pivotan sobre un asunto tan prometedor como el de espíritus con cuestiones pendientes conocidos en la comunidad hindú como bhuts) se circunscriban en dicho género.



Daniel Espinosa




Dawson Felpa

(Alejandro Rodríguez)

Dawson Felpa

La extraordinaria sinopsis versa “la Ciudad de los Olvidados... un lugar al que van los peluches cuando sus dueños dejan de pensar en ellos como alguien y los perciben como algo... un escenario decadente y triste lleno de almas rotas dispuestas a cualquier cosa por un abrazo, un trago que les haga olvidar o una dosis de dulces sueños (la droga que huele a suavizante)... en la zona más pobre de la ciudad un cartel reza si te encuentras perdido llama a Dawson Felpa, investigador privado... la fotografía que acompaña al cartel muestra a un osito de peluche con el ceño fruncido y actitud desafiante... ¿cuán duro puede ser un detective cuando está relleno de algodón?”; así, resta evidente (incluso antes de empezar) el particular carácter un trabajo en el que las apariencias engañan (cómo no) y la melancolía rezuma a raudales.

La presente se traduce en la primera tirada de la obra (publicada por la Editorial Titanium) datada de julio del presente año dos mil veintidós (la generosidad del artífice al enviarlo a un servidor tan prontamente ha sido mayúscula), con una ilustración de portada (Chus Aguirre) que materializa la descripción del héroe (por tildarlo de un modo épico), constando de doscientas noventa y ocho páginas (contabilizando las de rigor técnico); a modo de magnífica síntesis, en la parte trasera se asegura que “se trata de una novela negra diferente protagonizada por peluches rotos y dolidos cuya inocencia se ha quedado atrás para poder sobrevivir... Dawson no es una excepción... alejado del prototipo hollywoodiense del detective machista y alcohólico Felpa nos muestra un alma expuesta a horrores que nadie debería contemplar”.

Amén de la introducción (una autoconclusiva historia para contextualizar la acción) el libro se compone de cinco casos con una nota en la franja inferior (emulando la clásica señalización de una evidencia en el escenario de un crimen) subdivididos a su vez en siete (los dos primeros), seis, cuatro y once capítulos respectivamente para facilitar (todavía más) la lectura; detallándose magistralmente los dispares clientes, se invita a reflexionar profundamente (“encuentra las respuestas por ti mismo” pone en duda toda teoría religiosa) al extrapolar muchas ideas (sin ir más lejos la afirmación de que con la ausencia de dueño es difícil dejar de obedecer las órdenes dictadas por una voz autoritaria) trascendiendo del mero thriller con tintes de suspense para englobarse en el del enriquecedor crecimiento personal.

Tras el prólogo, “Ratas de trapo”, “Testigo ladrador”, “Tres cerditos y un lobo”, “Unas vacaciones” y “El caso Theodore” cuentan las (des)dichas de personajes imperiosamente relevantes (el bufón Tristán, la dinosauria Cuerni, el perro Canela, el cerdo Jamón, el conejo Orejotas...), secundarios (Ellie, Falconi, Maxine, Mimosa, Peoprino, Theodore, Tito...), con pseudónimos (Mickey el rata, Azul el desgarrador...) o simplemente citados (Abuhogado, Algodín, Artista, Bebé, Beicon, Bella, Blanqui, Ceniza, Chorizo, Chulu, Daiki, Doggo, Dorian, Elsa, Krolik, Lobo, Loki, Lotti, Marlene, Mel, Mimi, Moby, Musa, Polar, Queen, Rea, Rex, Regan, Rocket, Sully, Tibbers, Trompi, Tuca, Tuga, Zete..., cuyas conexiones o profesiones lógicamente se omiten); el motivo es patentar una epopeya sin parangón y vaya si se consigue.

Ballenas, cabras, conejos, corderos, elefantes, murciélagos, pandas, patos, pulpos, tigres y un largo etcétera de animales se aluden para crear una especie de The wolf among us (el genial videojuego de Telltale Games lanzado para consolas en el que cada cual podía tomar sus propias decisiones y en consecuencia transcurría la trama de una manera u otra) en formato literario, mostrando la fragilidad que subyace en un universo de fantasía inmediatamente asimilable; los contrastes en el proceso de civilización (en el centro la calidad y en el extrarradio la pobreza) o las frases lapidarias (“los favoritos son siempre los que peor reciben el golpe”) demuestran la delgada línea que separa dicho cosmos del real, alcanzando un nivel de cercanía digno de alabar enfatizándose una deprimente e insalubre atmósfera.

Las ocurrencias circunscritas en el ámbito relatado tienen tanto mérito (la identificación de género dependiendo de la imaginación del propietario es formidable) que conciencian sobre las problemáticas (o directamente secuelas) morales tras la infancia (la sombra de Toy Story es alargada aunque el tono adulto que ocupa la torna diferencial), comúnmente caracterizada en no olvidar pero sí situar en un segundo plano los recuerdos del pasado en aras de seguir avanzando en la vida; el entrañable (por su complicidad) e inusual (por su estética) canal para transmitir el mensaje no solo alberga impulsos naturales de abrazar para reconfortar sino que se vale de sus rasgos (“lo sé de primera pata”) para lograr despertar sincera empatía con excelso sentido argumental y escritural para entusiasmar a propios y extraños.

El bar Suturas, la cafetería Cantina de Cangy, el edicio Torre Teddy, la fundación Abracitos, los cigarrillos Puma, el club La Lavadora, la calle Cajón, la comisaria Blancanieves, el restaurante Pita-Pita, la asociación Pademas, la mansión Abracitos o la tapadera Recauchutados Moody son solo algunos de los sitios en los que acontecen abusos, asesinatos, desapariciones, suicidios y otros incidentes igualmente fatídicos, porque “la gran ventaja de investigar el asesinato de un peluche es que el cuerpo no se deteriora demasiado por el paso del tiempo... la gran desventaja es que para la ciencia forense eso es una tocada de narices”; aquel que piense que se trata de un producto comercial está equivocado, pues como se intuye la genuinidad es desbordante incluso para quien tenga la mente abierta.

Multitud de sorprendentes y razonadas similitudes con los humanos (como que al beber albohol uno se mueve lento, pesado y torpe) confieren a la pieza singularidad e interés, mas que el protagonista sea un osito de peluche de algodón con un hilo negro en la boca (como consecuencia es el único orificio de ingestas líquidas al alimentarse solo de ellos) recubierto de felpa (rizada y seca) ataviado con una gabardina fina (gris con solapas) y un sombrero (cosido a la cabeza) con livianos vicios (beber ocasionalmente y fumar asiduamente) ejerciendo de investigador privado resulta glorioso; además, el humor negro impera hasta en los agradecimientos (con “por darme tu dinero” tachado), por lo que la diversión (aseverar el término como rotundo adjetivo es objetivamente imprescindible) está asegurada de inicio a fin.

El autor es Alejandro Rodríguez, un albaceteño de veintinueve años que “siente una enfermiza pasión por leer, contar y compartir historias... ha publicado relatos en Calabazas en el trastero: Laberintos de Saco de Huesos Ediciones, en la revista digital Absoltem y en Droids & Druids, en la que también publicará dentro de la antología Fantaciencia de Malas Artes Editorial... compagina sus relatos, novelas y partidas de rol con la redacción de guiones para la webserie One Shot Quest, disponible de forma gratuita en YouTube... vive en su querida Albacete natal y cuida de dos gatas que suman tres ojos y que no ha podido evitar mencionar en la novela”; la incursión lo torna, indiscutiblemente, en un gran profesional a seguir de cerca al augurarle una (muy) prometedora (y ojalá longeva) carrera por delante.

La edición física sobre la que pivota la reseña (en Cementerio de Noticias siempre se defiende la misma en detrimento de la digital por los matices que de ella se desprenden como el estupendo acabado exterior tremendamente agradable al tacto pese a defender esta en pro del medio ambiente) asciende a apenas dieciséis euros en la popular plataforma Amazon, un desembolso monetario que está totalmente justificado para portar el ejemplar sin oposición (el peso neto de doscientos ochenta gramos y las dimensiones de catorce por dos y veintiún centímetros lo posibilitan sin excusas) a donde se desee; por ende, que nadie pierda la oportunidad de adquirir su copia (para consumo propio o ajeno) porque el éxito está garantizado al aportar cuantiosas enseñanzas de elevado valor ya no cultural sino existencial.



Daniel Espinosa

 
  Menú de navegación
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Proyectos de Cementerio de Noticias

COMPAÑÍAS ASOCIADAS Y COLABORADORAS

Algar Editorial

Cat3heory

Escape City Box

Escape Portátil

GDM Games

Mind Escape Games

Sinapsis

SITGES

Verkami

Zacatrus!

PRODUCCIONES AUDIOVISUALES Y FÍLMICAS

Desolatium

Herederas

Shkid

Síndrome de Diego

Verano rojo

  Forma parte de Cementerio de Noticias

Cementerio de Noticias


Este sitio web fue creado de forma gratuita con PaginaWebGratis.es. ¿Quieres también tu sitio web propio?
Registrarse gratis