Report 51 29-06-2017 00:31 (UTC)
   
 

Report 51
(Alessio Liguori, 2013)


Report 51




Ficha técnica


Título original:
Report 51
Año:
2013
Nacionalidad:
Italia
Duración:
99 min.
Género:
Ciencia ficción, Suspense
Director:
Alessio Liguori
Guión:
Alessio Liguori y Giuliano Tomassacci
Reparto:
Ann Pierssens, Emiliano Manzillo, Damiano Martina, Giuliano Tomassacci, Luca Guastini, Michela Bruni y Viola Graziosi


Sinopsis


Varios estudiantes estadounidenses decidieron organizar un fin de semana en el bosque para investigar un avistamiento que habían presenciado; éste es el fiel registro de esa excursión feliz que de pronto se convierte en una pesadilla terrible de la que no pueden escapar...



Crítica


Después de El Proyecto de la Bruja Blair, que elevó la metodología de exposición cámara en mano a la categoría de éxito mundial, los espectadores exigen algo más (cuanto que los alienígenas, tras ser detectados y percibida fuera de campo, hagan su aparición en escena), y esta rareza titulada Report 51, coproducción belga e italiana, responde a esa demanda sin aprovecharse de la confusión de una cámara convulsa que acaba privando de la aparición del monstruo, aquí se muestran en todo su esplendor y con una decencia más que digna; siendo el último tercio el más ridículo al estar cargado de obsceno sentimentalismo y resoluciones carentes de validez racional, razón fundamental por la que el trabajo pierde gran parte de la fuerza mostrada (de hecho es muy mareante y poco complaciente, pues el mismo se resume básicamente es una incansable huida sin cese), el sentido elemental del que está dotada la película lejos de arruinar el resultado final es de agradecer (puede que la remarcación más trascendental de la que se ocupan los subtítulos, solo presentes de vez en cuando sin seguir un método deducible, mediante una tipografía de color rojo sangre pudiera ser suprimida sin problemas pero es un factor tan secundario que pasa totalmente desapercibido), componiendo una melodía conocida pero interpretada con notas tan diferentes a las comunes que atrapa de veras.

Report 51  Report 51
El Departamento de Ciencias de la Universidad de Nebraska, en asociación con el de Antropología del mismo centro de estudios, lanza la (falsa) aclaración de que el documento (es decir, el filme) y todos sus adjuntos están clasificados como estrictamente confidenciales y destinados a la Jurisdicción del Espacio Exterior de la Oficina de Naciones Unidas, advirtiendo asimismo que cualquier violación o uso indebido de éstos será perseguido por la ley (con semejante retahíla de corporaciones implicadas y amenazas legales da comienzo la cinta); el sujeto del estudio es el reporte, análisis y verificación de tres (la tercera se desvela en el propio desenlace) evidencias de origen desconocido encontradas en el interior de la nave Voyager II antes de su vuelta al planeta Tierra, un material audiovisual originariamente hallado en Cabo Cañaveral en agosto de mil novecientos setenta y siete que recoge numerosas pruebas acerca de una invasión alienígena (a pesar de lo misterioso del asunto prontamente queda de manifiesto la linealidad, poco menos que primitiva fruto de la decadencia del séptimo arte, de una excesivamente alargada trama) bajo una debidamente tétrica luna llena.

Report 51  Report 51
El almacenamiento de datos de vídeo hechos con carbono compatible con los estándares actuales intactos y en perfecto estado grabados con una cámara semiprofesional sin alteraciones en la edición ni corrección o mejora fílmica (lo cual dota de verosimilitud a la historia y al mismo tiempo justifica la precaria calidad de determinados compases) fue registrado por un grupo de amigos (los primeros minutos se emplean para aclarar las situaciones personales y ocupaciones de los mismos) en lo que pretendían fuera un fin de semana de celebraciones académicas y terminó convirtiéndose en una auténtica pesadilla; así, James, John, Amber, Sport, Susan y Linda (Luca Guastini, Damiano Martina, Michaela Bruni, Emiliano Manzillo, Ann Pierssens y Viola Graziosi, las dos últimas presentes físicamente a partir del acuerdo y hasta entonces solo a través de videoconferencias cuyas misteriosas interferencias son de lo más inquietante de la cinta, muy naturales todos ellos) experimentarán, tras presenciar involuntariamente un avistamiento y decidir investigarlo, cómo el pueblo de Murran Lake (ubicación en la que transcurre íntegramente la acción) ha sido seleccionado por seres inteligentes de otro planeta para sustentar el futuro de su raza, padeciendo en primera persona (al igual que el respetable) la magnitud de su cometido mientras escapan de tan acechadora amenaza.

Report 51  Report 51
Existenciales hipótesis, tortuosas abducciones, inexplicables levitaciones, sorprendentes embarazos, violentas posesiones, preocupantes delirios, inimaginables portales, escandalosas lamentaciones, clandestinas clonaciones, poderosas invisibilidades, conexiones expiatorias, premeditados suicidios, clásicas despedidas, aisladores campos magnéticos, salvadoras fortalezas militares, residuales melodías, temerarios reposos, luminiscentes luces multicolor, religiosas súplicas, vulnerabilidad fotosensible, colonias de platillos volantes y demás locuras son de las que será testigo un de buen seguro atónito espectador que mantendrá su interés en la propuesta merced a la tensión que le es infundida en todo momento sin dar crédito a la insana permanencia de intranquilidad lograda con pocos recursos (apenas una videocámara, un dispositivo móvil y un ordenador portátil) pero infinita solvencia a lo largo de las jornadas que la comprenden (exactamente seis días), algunas rápidamente cumplidas (en apenas unos segundos ya han concluido) y otras verdaderamente eternas (sin ir más lejos la conclusiva) en consecuencia a la complejidad de los hechos narrados en las mismas, en constante crecimiento y exento de límites definidos.

Report 51  Report 51
Con efectos de escaso coste pero muy bella factura y, sobre todo, eficacia (tan siquiera se recurre al aborrecedor recurso de plasmar desnudos gratuitos, lo cual es de admirar aunque ello se insinúe argumentando que no es seguro ducharse en solitario), el primer largometraje de Alessio Liguori tras firmar la obra de veintidós minutos de duración La rete en dos mil diez asombra sin medida a pesar de que el contenido loable sea nulo, pues la adecuación de cuanto sucede se limita a abrumar sin guardar relación conjuntiva alguna, un cúmulo de locuras sin fundamento que no obstante entretiene enormemente, por lo que poco más se puede pedir teniendo en cuenta la naturaleza del producto y su humilde propósito y, por ende, resulta tan recomendable como la que más, traduciéndose en un frenetismo argumental de dimensiones épicas respecto a la cual, hasta la fecha (y muy probablemente por siempre jamás), no consta comparativa alguna que respete tanto las dos palabras m
ás definitorias, desconcierto extremo.


Daniel Espinosa




 
  Menú
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Últimas publicaciones

Southbound

I am not a serial killer

Tickled

  Publicidad
  Forma parte de Cementerio de Notícias

Colabora


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=