- biBs 12-08-2020 06:42 (UTC)
   
 

                                “biBs”, de biBs Room Escape

biBs

“Bienvenidos como nuev@s trabajador@s a Industrias biBido, una compañía productora de energía mediante obtención de biBidus..., tal como les han indicado en las entrevistas previas, ustedes forman parte del equipo de producción, cuya función será llevar a cabo las tareas correspondientes para la extracción de esta sustancia de los especímenes biBs..., para producir energía es necesario estimular positrónicamente a los sujetos biBs mediante desafíos lógicos..., como efecto secundario este procedimiento libera cierto tipo de radiación nociva y perjudicial, pero puede ser controlada por sistema de ondas de luz verde..., en caso de alteración de la radiación deberán ejecutar el procedimiento de emergencia correspondiente”; así versa la introducción de la nueva propuesta (sita más concretamente en la Calle Amílcar 146) circunscrita en el siempre sugerente campo del escape room que trata de revolucionar dicho ocio en la ciudad condal.

biBs

El equipo de biBs Room Escape ha creado, como si de una superproducción de gran presupuesto de índole fantástica se tratase, emblemáticas criaturas (cuyo nombre en clave no es otro que el de biBs) para, con una apariencia exterior reivindicativa a la par que enternecedora, representar esa “segunda oportunidad” más allá del reciclaje propiamente dicho, un ansiado movimiento global que hoy en día se antoja tan asequible como quimérico; así pues, la base de la experiencia es la reinvención mediante la transformación de todos aquellos materiales desechados de forma compulsiva en la sociedad actual, llegando a alcanzar (según cifras facilitadas por los propios creadores) el noventa por ciento de los artilugios utilizados, no repercutiendo tal aprovechamiento en la calidad de la actividad ofertada, pensada para disfrutarse de dos a cinco personas, oscilando el precio entre 60€-70€ según la elección que se seleccione.

biBs

El modelo de extracción de energía de los especímenes en los complejos que se recorren es un tanto enrevesado e incierto (de hecho no es más que una excusa para poner en situación al intrépido escapista que ose afrontar tan plural reto sin pudor a errar en el intento, por lo que tampoco es un aspecto con entidad para valorar rigurosamente), siendo la materia prima a canalizar para obtener el ficticio producto final la función esencial que asumen los jugadores al efectuar la reserva (hay sesiones todos los días de la semana y con un abanico de horarios tremendamente flexible); tras tan atípico planteamiento se oculta una feroz pero necesaria crítica que, si bien encandila parcialmente al acceder al local, lo hace más si cabe al abandonarlo al restar la sensación de no haber gozado de un hilo conductor sin fisuras pero sí de una finalidad clara que, al menos subjetivamente, motiva más que la convencional al ser trascendental.

biBs

La empresa encomendada no es nada sencilla siendo, de hecho, aconsejable (sino imprescindible) nutrirse de toda la información que consta en la página principal (https://www.bibsroomescape.com) si uno no desea sentirse, aludiendo explícitamente a cierto profesor de filosofía, “más perdido que un erizo entrando en una peluquería y pidiendo que le hagan una permanente”, aunque las referencias a consultar con detenimiento abundan (en forma de mensajes, notas y otros textos igualmente relevantes) y el tiempo a emplear puede sobrepasar al que se concede para superar con éxito las misiones confiadas (como dictaminan los cánones clásicos, una hora de duración); conviene incidir en que cada detalle tiene un por qué para que nada escape al azar, ni tan siquiera las palabras (e incluso si las letras que componen las mismas están escritas en mayúscula o minúscula) que conforman el título de la pionera sala que aquí ocupa.

biBs

La narración se desvincula de los estándares preestablecidos cobrando comunicación, coordinación, observación y perspicacia tintes muy próximos a la epicidad más estimulante (si se realiza en pareja se agudiza todavía más dicha interpelación al tener que optar por apresurarse en decidir en lugar de dedicarse a debatir, pues los segundos pasan sin apenas pestañear), enjuiciando las habilidades mentales de los integrantes el correcto devenir de una intrahistoria que sorprende sin remedio; algunos tramos pecan de falta de iluminación y complican demasiado la labor intelectual (entendiendo como tal las múltiples vertientes que abarca), pero las respuestas a la mayoría de tales circunstancias son tan simples que fatídica e inconsciente se desatienden, primando entre tanto autómata la manualidad en este multiuniverso paralelo donde la pretenciosidad no tiene cabida, siendo un viaje repleto de nostalgia que los amantes de lo vintage celebrarán.

biBs

Si bien los sentidos de la vista y el tacto se exprimen hasta límites insospechados (tal vez algún que otro efecto adicional como humo artificial en un espacio realmente propicio para ello lograría que la inmersión fuera todavía mayor pero la complicidad es brutal), no se hace lo mismo con los del olfato y el oído (desestimar el gusto por razones sanitarias es más que sensato, no por desconfianza sino por seguridad) como pudiera juzgando las posibilidades que la temática ofrece tratándose, no obstante (al igual que todo lo recogido a lo largo de esta crónica), de una opinión tan subjetiva como la competición misma en la que se traduce el propio desafío; por otro lado, la ausencia de candados será considerada una deslealtad para los puristas pero congratulará sobremanera a los no partidarios de semejante reducción al absurdo en forma de cifradas combinaciones numéricas, no siendo más que una mera formalidad solo para pulsarse.

biBs

La saturación puede hacer acto de presencia en aquellos participantes menos experimentados, y es que el nivel de exigencia de algunas pruebas es bastante elevado (y la señalización de una en concreto insuficiente), si bien se trata de regular la dificultad en todo momento mediante las intervenciones de un game master que, asumiendo con total naturalidad su “síndrome de Diógenes controlado”, trollea a su antojo con maestría proporcionando las claves precisas en cada instante para no convertir la velada en desesperante, propiciando que cada paso (alguno sobre otro ya dado al darse un desarrollo no lineal) derive en un escenario radicalmente diferente al anterior; la innovación como máximo exponente se hace evidente desde incluso antes de acudir a las instalaciones (el vídeo introductorio es una contundente declaración de intenciones), mereciendo una mención especial la ambientación, excepcional como pocas a pesar de sus peculiaridades.

biBs

La frase “el mundo es un patio de recreo, todos lo sabemos de niños, pero en algún momento del camino se nos olvida” que se pronuncia en una de las películas preferidas de un servidor es idónea para definir la vivencia ofertada, potenciándose si la apertura de mente es tanto o más grande que la permisividad contextual, pues los enigmas son variopintos e independientes entre sí y la emoción de avanzar según el libre albedrío de cada cual se convierte en un mayúsculo incentivo para toda clase de clientes, sobre todo para acérrimos seguidores de corrientes pasadas (los guiños ocultos a un sinfín de obras cinéfilas, literarias y demás artes culturales son innumerables); si encontrar aparcamiento es una verdadera odisea (optar por un medio de transporte público es lo más conveniente), no lo es regocijarse en unas condiciones ambientales óptimas que contribuyen a la adecuada simbiosis entre adaptación y concentración codiciada con convicción.

biBs

La sostenibilidad a la que muchos apelan y otros tantos anhelan (qué decir de la controvertida Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático celebrada en tierras madrileñas) se hace patente a lo que los responsables han adjudicado términos como “assemblage art”, “found object art”, “trash art” o “up cycle art”, una aventura (que nadie espere menos porque se sentirá de veras en una) de deducción y lógica (sin cálculos matemáticos, fórmulas químicas ni conocimientos previos requeridos) que encuentra su mejor síntesis en el adjetivo “originalidad”; resta instar a quienes todavía alberguen preguntas tras lo expuesto a que contacten, vía escritural por correo electrónico (bibsroomescape@gmail.com) o conversacional por teléfono móvil (679137398), con los autores de la idea que, con la amabilidad y humildad que les caracterizan (la conversación conclusiva fue extremadamente fructífera y reveladora), gentilmente se las resolverán.

biBs

El último párrafo de este afectuoso tributo analítico, abogando constantemente por críticas constructivas en lugar de destructivas como otros medios presuntamente especializados (como advertía el tío de cierto superhéroe “un gran poder conlleva una gran responsabilidad” y algunos aprovechan su notoriedad para desatinar con tan poca censura como criterio), no puede ir dirigido sino a los fabricantes de ilusiones que han orquestado tan melódica sinfonía, más que por la sinergia entre biBs Room Escape y Cementerio de Noticias que han permitido, por su descomunal trabajo; la renovación del emplazamiento (es el mismo que el del generalmente desacreditado El silo) debiera ser referencial por su inspiradora trama focalizada en unos entrañables androides, sin duda el mayor atractivo de tan curioso movimiento altruista cuyo adorable recuerdo acompañará de por vida (a causa del enésimo ejemplo de generosidad tangible) a quienes visiten su morada.

biBs

Daniel Espinosa

 
  Menú de navegación
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Proyectos de Cementerio de Noticias

Cat3heory

Filmin

GDM Games

Run Willy


PRODUCCIONES

Desolatium

Herederas

Shkid

Verano rojo

  Publicidad
  Forma parte de Cementerio de Noticias

Cementerio de Noticias

FACEBOOK

TWITTER


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=