Coco 18-10-2018 20:56 (UTC)
   
 

Coco
(Adrián Molina y Lee Unkrich, 2017)






Ficha técnica

Título original: Coco
Año: 2017
Nacionalidad: EEUU
Duración: 109 min.
Género: Animación, Aventuras
Director: Adrián Molina y Lee Unkrich
Guión: Adrián Molina y Matthew Aldrich
Reparto: Gael García, Sofía Espinosa, Alfonso Arau, Luis Valdez, Luis Gómez, Marco Solís, Angélica Vale, Angélica María, Elena Poniatowska, Víctor Trujillo, Xavier López, Cecilia Suárez, César Costa, Héctor Bonilla, Andrés Bustamante, Cecilia Toussaint, Fernanda Tapia, Jaime López, Carlos Rivera, Paco Calderón, Ofelia Medina, Xavier Velasco, Francisco Colmenero, Alex Lora, Juan Villoro y Eugenia León


Sinopsis

Un joven con el sueño de convertirse en leyenda de la música a pesar de la prohibición de su familia se adentra en la tierra de los muertos...


Valoración

Lo mejor: la mesura a la hora de introducir temas (los que se escuchan son muy significativos, en especial una pieza, “La llorona”, que de buen seguro despertará sincera ternura entre los espectadores) para no convertir la ocasión en un absurdo musical como sucediera en muchos casos pasados (algo más meritorio si cabe al englobarse, la trama principal, en dicho campo sociocultural manifestando el precio de la fama más populista y las consecuencias de la ambición más traicionera) que ofrecieron vacío entretenimiento infantil y profundo sopor adulto, estando por ello justificadas, sin excepciones, el sinfín de nominaciones que le han sido otorgadas (Globos de oro, Premios Annie, Círculo de críticos de Nueva York, National board of review, Critics choice awards, Satellite awards y Asociación de críticos de Chicago entre los más importantes); el soplo de aire fresco que brindan unos personajes sorprendentemente originales (guardando mucho encanto y mayor carisma) que rehúyen de prototipos preconcebidos impuestos por el capitalismo comercial pese a que, como es obvio, se plagian rasgos ya atisbados en producciones similares, no siendo más cierto que innovar hasta ese punto se antoja una insalvable ilusión en la actualidad, algo aplicable también al guión (las situaciones están muy bien hiladas pero son predecibles y algo tendenciosas, aproximándose a la mejor versión de Disney como ha afirmado parte de la prensa especializada si se omiten clásicos como Aladdín y La bella y la bestia, ambos en otro nivel); el cortometraje de Frozen que precede a la película en salas comerciales, una fantástica aventura navideña audiovisualmente impecable (al igual que ocurre con la que ocupa) protagonizada por el archiconocido Olaf (el entrañable muñeco de nieve de la cinta original, para los todavía desconocedores del elenco de aquella) que complementa a la perfección al metraje para extender el disfrute a algo más de dos horas (contabilizándose las promociones de la compañía y los avances de los próximos estrenos propios del inicio de cualquier sesión que se precie se prolongará más o menos) un viaje tremendamente cultural (son concretamente las costumbres mejicanas las que se plasman con exquisita reverencia).

Lo peor: el colorido mundo de los fallecidos (aquellos que no han experimentado la denominada “muerte final” si se olvidan por completo, ya que en tal caso se desvanecen por siempre jamás) anexo al de los vivos a través de un puente en el cementerio (lugar por excelencia de cuantas ofrendas se imaginen para unir a seres humanos, de carne y hueso o solamente lo segundo) se percibe, al menos en primera instancia, saturable de los sentidos, sobre todo en cuanto a los guías espirituales (animales de las más variopintas formas) se refiere; el sentimiento de pertenencia sirve como teórico fundamento pero no como universal aplicativo, pues existen incontables familias que no lo comparten y, en cualquier caso, la devoción debe obedecer a vibraciones y no a apellidos (a excepción de los americanos, quienes adoran de forma única y enfermiza a la patria que les ha visto nacer para castigarles sin cesar, cuanto menos política y terroristamente), no debiendo sentirse triste por la pérdida de las personas sino pleno por haberlas conocido; el idioma seleccionado para las proyecciones de América latina (los actores que prestan su voz son los adjuntados en la ficha técnica) puede no conquistar a los oídos de muchos pese a ser el más propicio para visionar el filme a juzgar por la intrahistoria relatada, acentuándose la emotividad desde el propio título, el cual hace mención a la más longeva integrante del clan y no al más joven como pudiera parecer en un principio, un detalle de tantos que fundamenta que la virtuosa pasión interna de este último esté destinada a aflorar antes o después por más impedimentos que traten de urdir quienes le rodean al sobreponerse, como cualquiera está invitado sino obligado a hacer, a cuantas adversidades halle a lo largo de su camino existencial.

Daniel Espinosa


Coco Coco






 
  Menú
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Últimas publicaciones

Dead night

Apostle

Aterrados

  Publicidad
  Forma parte de Cementerio de Notícias

Colabora


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=