Día 4 (Sitges Film Festival 2023) 23-06-2024 20:34 (UTC)
   
 

Skinamarink
(Kyle Edward, 2023)






Ficha técnica

Título original: Skinamarink
Año: 2023
Nacionalidad: EEUU
Duración: 102 min.
Género: Suspense, Terror
Director: Kyle Edward
Guión: Kyle Edward
Reparto: Jaime Hill, Ross Paul, Lucas Paul y Dali Rose


Sinopsis

Dos niños se despiertan de noche en una nueva versión de su casa...


Valoración

Lo mejor: la sistemática técnica de revelación de información (un found footage que rehúye de convencionalismos pese a beber directamente de la exitosa saga Paranormal activity) recreando en decoración e imágenes el año en el que acontecen los hechos (el mil novecientos noventa y cinco) es sublime, maravillando especialmente los característicos defectos al reproducirse un VHS (el enorme trabajo de edición es obvio) para proponer una atrevida e inmersiva cinta con recursos poco o nada habituales; la opresiva e insana atmósfera lograda (no apta para claustrofóbicos por las acotaciones espaciales ni epilépticos por las ráfagas lumínicas) incomodará al más sensato, mas los sobresaltos clásicos (los denominados jumpscares) se alternan con novedosos (citarlos sería injusto para quienes deseen sorprenderse) para estremecer sin remedio; el potenciamiento (hasta provocativos e insospechados límites) de la imaginación de cada cual para que esta sea la herramienta más eficaz del terror generado (los fenómenos ni siquiera se intuyen distinguiéndose apenas una bruma o un sonido de ultratumba en pantalla) manteniendo expectante al espectador  ya que la tensión es infinita a partir de desconcertantes e insidiosas secuencias en las que dos hermanos solos (o no) en casa ante la misteriosa ausencia (o tampoco) de sus padres viven una eterna e infernal noche repleta de espeluznantes momentos tornando evidente e instantáneamente el metraje en uno de los más extraños (con sus positivismos pero también negativismos) de la historia del séptimo arte.

Lo peor: la experimental e inclasificable pieza que ocupa pivota sobre un asunto arduo conocido (los temores propios de la infancia) desde una vertiente demasiado personal (lo que para unos serán OMG sin paliativos para otros se convertirán en WTF sin sentido), antojándose en cualquier caso osado tildarla de película a juzgar por la caótica e inquietante sucesión de planos de escasos segundos de duración (aunque entre todos suman un excesivo montante final de minutos) en la que se basa la narración; el desesperante ritmo que impera (fruto de la metodología empleada para exponer las principales ideas argumentales) hace que el visionado sea repetitivo e insustancial, combinándose cámaras estáticas con dinámicas (dotando estas de subjetividad el filme) con premeditada precariedad (para ello se abusa de desenfoques así como desencuadres constantemente) para infundir veracidad cumpliendo no obstante con creces su atemorizador cometido merced a una paradójica e hipnótica distorsión de la realidad sumamente creativa; la falta de rigor dialéctico (la mayoría de oraciones son súplicas u órdenes subtitulándose las más significativas e impactantes explícitamente)  complica la asimilación del mensaje transmitido, restando la sensación de que el crowfounding (cabe recordar que la presente obra se financió a través de una campaña de micromecenazgo en la que particulares o empresas aportaron pequeñas cantidades dinerarias para alcanzar una meta que se tradujo en el presupuesto para llevarla a cabo) no consigue el ansiado efecto.



Daniel Espinosa




There’s something in the barn
(Magnus Martens, 2023)






Ficha técnica

Título original: There’s something in the barn
Año: 2023
Nacionalidad: Noruega
Duración: 96 min.
Género: Suspense, Terror
Director: Magnus Martens
Guión: Aleksander Kirkwood
Reparto: Martin Starr, Amrita Acharia, Jeppe Laursen, Townes Bunner, Zoe Winter, Henriette Steenstrup, Calle Hellevang y Alexander Karlsen


Sinopsis

Una familia cumple su sueño al heredar una casa en las montañas...


Valoración

Lo mejor: el maquillaje empleado es excelso (en especial el de la raza habitante en el granero que da nombre al título), luciendo las caracterizaciones (así como atrocidades) sencillamente brutales en el tramo final en el que la acción cobra tintes épicos; la ambientación de la época en la que transcurren los hechos (es decir fechas navideñas) se logra plenamente, formalizándose con una celebración (en realidad dos contabilizando una inesperada) que tornan la (mini)home invasión en recomendable si no se albergan pretensiones al respecto; el carácter festivo de la obra la convierte en ideal para cualquier certamen que se precie, agradando (aunque no entusiasmando) de buen seguro a la inmensa mayoría de espectadores (pre)dispuestos a divertirse.

Lo peor: la cinta no tiene duende (expresión popular nunca mejor traída a colación pese a tratarse de gnomos), desaprovechándose las enormes posibilidades de la premisa al confundirse el concepto de ocurrencia con el de absurdez asiduamente; la indefinición de género convierte la ocasión en anodina, transitando de comedia familiar (con situaciones infantiles) a suspense adulto (con contenido gore) sin rigor alguno; la constante crítica a la sociedad americana en virtud de las costumbres noruegas (a excepción del omnipresente esquí) se antoja redundante e inmoral (el racismo debe contemplarse no solo cuando interesa sino en todas sus variantes), sucediéndose la sátira cruel e imprudentemente a lo largo de un metraje que en absoluto lo solicita.



Daniel Espinosa




Wake up
(Annouk Whissell, François Simard e Yoann Whissell, 2023)






Ficha técnica

Título original: Wake up
Año: 2023
Nacionalidad: EEUU
Duración: 90 min.
Género: Suspense, Terror
Director: Anouk Whissell, François Simard e Yoann Whissell
Guión: Alberto Marini
Reparto: Turlough Convery, Benny Arthur y Charlotte Stoiber


Sinopsis

Un grupo asalta un centro comercial al caer el sol como protesta política pero se encuentra a un sanguinario guardia de seguridad...


Valoración

Lo mejor: la feroz (en el más amplio sentido del término) crítica medioambiental (abanderada por un sexteto de jóvenes enmascarados bajo el lema de liberar la bestia que cada cual lleva dentro como en la franquicia de La purga pero teóricamente sin violencia) hacia la fabricación masiva de muebles con materiales naturales es sublime, aludiendo indirectamente a Ikea (con los grandes almacenes House Idea) al popularizarse internacionalmente precisamente por vender dicha clase de productos; el detalle visual próximo al tramo final (por supuesto no se mencionará de qué se trata para salvaguardar el factor sorpresa) justifica por sí solo el visionado, pues no puede considerarse inaudito (los aficionados al terror captarán inmediatamente la referencia al observarla) pero se introduce sensacionalmente en un contexto narrativo propicio como pocos; el (muy alto) nivel de tensión se mantiene en prácticamente todo el metraje (tras la presentación de rigor de los personajes es omnipresente e incipiente), parcialmente forzado pero mayormente aprovechando un fantástico guión (de origen patrio) cuyo devenir confirma las gratas impresiones de las anteriores incursiones cinéfilas (la adreanílitca Summer of 84 tras la aclamada Turbo kid) de los peculiares (en la mejor de las acepciones) artífices.

Lo peor: la característica aura vintage (concretamente rememorando los años ochenta) del trío canadiense responsable (conocido bajo las siglas RKSS del pseudónimo Roadkill Superstars) ha desparecido a excepción de las reminiscencias que suscita la banda sonora (de firma catalana como parte del reparto), permaneciendo eso sí su arrollador carisma tanto fuera de la pantalla (buena fe de ello dio el Sitges Film Festival en su edición de dos mil veintitrés con un abarrotado Auditori Meliá entregado a cada palabra que profirieron) tanto en la misma con su ya clásico atrevimiento argumental; la partida de cierto juego físico en pleno ejercicio concienciador (al menos así lo defienden los activistas que lo llevan a cabo) se antoja absolutamente irracional, contradiciendo soberanamente la vertiente lógica que por fortuna prima; el atisbo de plagio a la longeva saga Saw no termina de encajar, percibiéndose una excusa para dotar a la ocasión de un componente macabro difícilmente orquestado (atendiendo a sus limitadas aptitudes) por un psicópata como el que aquí ocupa dando rienda suelta a su afición (cazar animales salvajes valiéndose de primitivas herramientas) tornando libre e improvisadamente (incomprensible resurrección mediante) los pasillos del local en el que ocurre la acción en su coto.

Daniel Espinosa



PELÍCULA EXTRA

Follow me
(Will Wernick, 2021)






Ficha técnica

Título original: Follow me
Año: 2021
Nacionalidad: EEUU
Duración: 99 min.
Género: Suspense, terror
Director: Will Wernick
Guión: Will Wernick
Reparto: Ronen Rubinstein, Holland Roden, Keegan Allen, Pasha Lychnikoff, Emilia Zoryan, Kimberly Quinn, Denzel Whe y Dominic Pace


Sinopsis

Una famosa personalidad viaja con sus amigos para grabar contenido...


Valoración

Lo mejor: la premisa no es precisamente original aunque sí atractiva (el contexto desde luego fomenta la ilusión prematura), desarrollándose notablemente hasta que se decide alterar radicalmente el registro argumental; la tensión generada por determinada prueba acuática es plausible (en el tercio inaugural las reminiscencias a los clásicos escape romos son abundantes), logrando que uno padezca de veras por la víctima que la padece; la crítica a las redes sociales es mordaz e inteligente (obviando una introducción totalmente suprimible), pivotando íntegramente la historia sobre ellas ya sea en primer o segundo plano.

Lo peor: la evidente e inmediata referencia a Saw (con tintes a Hostel a raíz del ecuador por el carácter macabro que adopta la trama) deriva en una negativa e irremediable comparativa, resultando un producto precario que promete mucho pero ofrece poco; la sucesión de hechos narrados se consuma con demasiada arbitrariedad (alegando inaceptablemente que el control ajeno es absoluto), difuminándose el verdadero mensaje que el responsable se propone transmitir; el giro de guión final es objetivamente decepcionante, no surtiendo el efecto de sorpresa ansiado al contradecir casi todo lo expuesto con anterioridad.



Daniel Espinosa



MENCIÓN ESPECIAL

Mestres de l’art fantàstic

SITGES 2023

Se trata de una exposición gratuita en la que confluyen obras de diferentes estilos con el nexo en común del género que ocupa, pudiéndose adquirir copias por cierto desembolso (objetivamente elevado para no tratarse de originales) para enorgullecerse en casa al verlas; los catorce autores intervinientes (Carlos Grangel, Ciruelo, Frazzeta, Juan Giménez, Luis Royo, Maren, Maroto, Martín Rodríguez, Moebius, Pepe González, Rómulo Royo, Sanjulián, Segrelles y Tony Fernández) se valen de dispares técnicas (acrílico, acuarela, lápiz, mixta, reproducciones o tinta entre ellas) para personalizar sus lienzos, dotando al conjunto de una calidad superlativa que colma los sentidos.

SITGES 2023

Daniel Espinosa





VÍDEO DESTACADO

Gran Premi Honorífic: Jan Harlan




Daniel Espinosa

 
  Menú de navegación
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Proyectos de Cementerio de Noticias

COMPAÑÍAS ASOCIADAS Y COLABORADORAS

Algar Editorial

Cat3heory

Escape City Box

Escape Portátil

GDM Games

Mind Escape Games

Sinapsis

SITGES

Verkami

Zacatrus!

PRODUCCIONES AUDIOVISUALES Y FÍLMICAS

Desolatium

Herederas

Shkid

Síndrome de Diego

Verano rojo

  Forma parte de Cementerio de Noticias

Cementerio de Noticias


Este sitio web fue creado de forma gratuita con PaginaWebGratis.es. ¿Quieres también tu sitio web propio?
Registrarse gratis