Día 5 (Cryptshow Festival 2011) 23-06-2017 03:31 (UTC)
   
 

El hombre que vio llorar a Frankenstein  (documental)
(Ángel Agudo, 2010)




Paul Naschy, leyenda del terror nacional, figura más allá de nuestras fronteras, icono kistch. Joe Dante, John Landis y Nacho Cerdà, entre otros, hablan de él durante 74 minutos, dando fe no sólo de su innegable genio, sino también de su transcendencia internacional.



Ninjas  (cortometraje)

(Dennison Ramalho, 2010)



Un buen policía no tiene el miedo a bandidos o almas atormentadas. Un buen policía coquetea con la muerte; Jailton es uno de ellos, y se quiere convertir en ninja a través de un pacto con el mismísimo Lucifer.



Brutal Relax  (cortometraje)

(Adrián Cardona, Rafa Dengrà y David Muñoz, 2010)




El señor Olivares ya está recuperado, lo único que necesita son unas buenas vacaciones, ir a un lugar paradisíaco, donde pueda relajarse y divertirse alegremente.



The dead inside  (largometraje)

(Chris Witherspoon, 2011)



Wes y el Fi están vacíos. Mientras la llama de su amor quema desmesuradamente, sus corazones han sido cerrados artísticamente en una caja durante años. Cuando Fin empieza a mostrar signos de demencia, Wes hace todo el que puede para ayudarla, pero ella se comporta de manera extraña y su ritmo respiratorio aumenta de velocidad. Él pronto descubre que las fuerzas oscuras se están dentro de ella. Asustado y completamente perdido, Wes no tiene otra opción que encerrar su chica hasta que decida qué hacer con ella.


------------------------------------------------------------------------------------------------------


Este quinto y último día del Cryptshow Festival 2011 ha sido el más breve pero a la vez el más intenso, cargado de emotividad y buenas ideas. La jornada ha comenzado con el estremecedor documental El hombre que vio llorar a Frankenstein, dedicado íntegramente a la vida del famoso actor Jacinto Molina Álvarez (más conocido por su pseudónimo, Paul Naschy, y cuyo papel más representativo a lo largo de su carrera fue el de hombre lobo). Su vida bien podría haber sido una película en sí misma, pero lo cierto es que se hizo mundialmente famoso gracias a su entrega, pasión y devoción por el cine, bordando cada uno de sus papeles, que recogieron todos los géneros existentes: cine de comedia, cine de terror, cine de acción, cine erótico… Gracias a las declaraciones de sus familiares más allegados y compañeros de profesión, comprobamos que Paul no tuvo el éxito que mereciera, éxito que sí cosechó fuera de nuestro país, una lástima tratándose de uno de los actores más polifacéticos y entregados que han existido. Con una escenografía y montaje sublimes, la producción logra conmover al más impasible, y es que resulta imposible no emocionarse con este más que merecido homenaje a uno de los grandes de nuestro país, a pesar de que el reconocimiento le llegara a muy avanzada edad, momento en el cual siguió realizando trabajos hasta que, y por desgracia para todos, un cáncer terminó con él.
En definitiva, El hombre que vio llorar a Frankenstein es un emotivo y sincero homenaje a Paul Naschy, ante el que sólo tengo una cosa más que añadir: DEP.

El siguiente acontecimiento ha sido el visionado completo de la miniserie dirigida por Joe Dante Splatter, compuesta de las elecciones que el público hemos ido eligiendo durante estos días, con la muerte de Mortis en primer lugar (un guitarrista fácilmente odiable) y Spencer seguidamente (un hombre de raza negra que no administró correctamente el patrimonio de Jonny Splatter), quedando únicamente Fiona (una joven promesa del sector musical) con vida; ésta debe realizar un hechizo (consistente en recolectar un dedo, una mano, una oreja y un ojo de los difuntos compañeros de Jonny) y recitar unas palabras, para de esta forma mandar a la mente pensante de tal trampa al infierno y heredar el dinero que éste poseía. Una historia algo infantil (aunque con unas muertes bastante decentes) que sirve para rendir un pequeño homenaje al gran maestro del cine de terror Joe Dante, que sin ser ni mucho menos una de sus mejores obras almenos resulta curiosa y entretenida (la duración también ayuda a ello, ya que escasamente se extiende a media hora).


Ángel Sala
, Eduard Fernández, Lluís Rueda, César del Álamo y Olga Bell han anunciado los ganadores de la presente edición del Cryptshow Festival. Los galardonados han sido Brutal Relax por parte del público (como no podía ser de otra manera, ya que su brutalidad y diversión sin parangón no podían quedar sin reconocimiento) y Ninjas por parte del jurado (la propuesta más atrevida de este año, proponiéndonos una historia oscura y con altas dosis de salvajismo, en la que tienen cabida el drama, la acción, el terror y el gore), que se ha llevado el Premi Serra Circular Digest Centre Mèdic y 666 euros, además de la popularidad adquirida por ganar el festival. Tras la entrega de premios hemos podido ver de nuevo los dos cortometrajes triunfadores, de obligado visionado para quienes no lo habían hecho anteriormente y todo un regalo para los que sí habíamos tenido la oportunidad de disfrutar de ellos.

A pesar de las incidencia acontecidas con este último largometraje de la quinta edición del Festival, que ponía la guinda a un año pletórico, finalmente hemos podido verla, y todos hemos coincidido en que The dead inside es una película totalmente recomendable. A pesar de no haberse distribuido todavía por Europa (de hecho el Cryptshow Festival 2011 ha sido el marco elegido para la prémiere de ésta), de buen seguro que terminará haciéndolo, dejando tras de sí un buen número de galardones en reconocimiento a una cinta de belleza audiovisual que roza la perfección, una historia narrada en forma de musical (por cierto, con unas voces maravillosas) que no da un solo respiro en los 98 minutos que dura y abarca un abanico de sensaciones que difícilmente encontraremos en una película comercial, ya que la temática es inusual por completo (una mujer que crea una historia cuyos personajes van cobrando vida en su propio cuerpo y el de su pareja); por si fuera poco, el apartado técnico es prácticamente inmaculado (difícil de conseguir teniendo en cuenta que la trama pasa por el drama, la comedia y el suspense de forma increíblemente natural, sin necesidad de recurrir a típicos tópicos ni vueltas de tuerca que no hacen sino confundir al espectador y ser incoherentes con el resto de la historia), hecho que pone la guinda a un trabajo muy a tener en cuenta.

Únicamente me queda dar la enhorabuena y las gracias a los responsables del evento (Toni Benages, David González, Joan Clusella, Susana Soldado, David Ballester, David Villória, Marta Anais, Sonia Badia, Silvia Llamas, Gonzalo López y David Vives) tanto por el trato recibido como por la exquisita selección de obras presentadas, ya que muchas de ellas, de no ser por el festival, hubiese sido imposible haberlas visto (puesto que la gran mayoría de ellas son de índole independiente y apenas gozan de distribución).



Daniel Espinosa

 
  Menú
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Últimas publicaciones

Southbound

I am not a serial killer

Tickled

  Publicidad
  Forma parte de Cementerio de Notícias

Colabora


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=