- Álbum digital 24-10-2019 03:14 (UTC)
   
 

                                “Álbum digital”, de Saal digital

Álbum digital

La empresa especializada en productos fotográficos (se dedica desde cuadernos hasta cuadros, pasando por calendarios, carteles y tarjetas) Saal digital ha decidido, en su constante afán de contentar al cliente y mejorar los servicios prestados, lanzar una campaña de recopilación de opiniones tangibles de usuarios reales a través de una promoción (una de tantas al ir sucediéndose asiduamente) para disponer de un cupón de cuarenta euros (a aplicar tras el diseño con herramientas de la propia compañía u otros equiparables más populares); un servidor, máximo representante de Cementerio de noticias, ha resultado uno de los elegidos y, a tal efecto (teniendo en consideración no solamente la tesitura de índole gratuita sino también las características y tarifas que, habitualmente, se harían efectivas según lo demandado), se publica la presente reseña para exponer sugerencias e impresiones (término nunca mejor traído a colación) mediante cinco alegatos positivos y otros tantos negativos (debidamente argumentados), agradeciendo la confianza brindada por poder formar parte del selecto grupo que, con contenido de carácter subjetivo (por ese motivo no se detallará nada sobre él), poseerá un bien material de alto valor sentimental bajo el pertinente lema “máxima calidad ante todo”, adulando lo estricta y merecidamente necesario en aras de fomentar la requerida sinceridad.

Álbum digital

El programa descargable de edición (patentado bajo la nomenclatura Saal design) permite personalizar un sinfín de pormenores que, sin duda, gratificarán al más exigente y asiduo en estos complicados lares.

El rastreo del proceso (vía seguimiento numérico del mismo con posterioridad a la emisión de la oportuna factura) facilita, en gran medida, la paulatina actualización de la correcta y postrera recepción.

El envío, tanto en cuanto a embalaje (con cartón rígido exterior y aristas protectoras interiores) como a tiempo (una semana exacta con entrega certificada por Mrw) se refiere, es tremendamente competitivo.

El papel fotográfico luce espléndido (el lustroso matiz del que se le ha dotado con un ligero incremento del montante final bien merece la pena), desde la portada hasta la última de las treinta y ocho páginas.

El serial de barras que por defecto aparece en dos lugares estratégicos (apenas estimables a simple vista) no supone molestia alguna, sugiriendo no malgastar un porcentaje del presupuesto en eliminarlo.

La tapa frontal no termina de encandilar superlativamente (aun invirtiendo en ella una cantidad dineraria adicional para dotarla de un mayor brillo), siendo la primera y por ende más importante impresión.

La opción de acolchar el pedido (como la mayoría de matices por un módico precio) no influye en la maquetación pero sí en el acabado, conviniendo incidir en ello insistentemente y no del fugaz modo actual.

La resolución de las imágenes (ya sea por falta de píxeles originales o redimensionamiento posterior) no es ni mucho menos la óptima, no apreciándose como pudieran y debieran sin advertencia previa alguna.

El importe del conjunto (tras analizar todos los factores mencionados y otros omitidos para no saturar) se antoja elevado para cualquier trabajador de clase media que se precie, no justificándose totalmente.

El álbum digital (en este caso de quince por veintiuno), como tal, no alcanza (pese a presentarse muy profesionalmente desde la idea primigenia) el nivel exigible a tenor de lo prometido hasta la saciedad.

Daniel Espinosa

 
  Menú de navegación
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Novedades de la semana



En la hierba alta

Piranhaconda

The fanatic

  Publicidad
  Forma parte de Cementerio de Noticias

Colabora


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=