Jupiter's moon 18-10-2018 20:53 (UTC)
   
 

Jupiter’s moon
(Kornél Mundruczó, 2017)






Ficha técnica

Título original: Jupiter holdja
Año: 2017
Nacionalidad: Hungría
Duración: 118 min.
Género: Ciencia ficción, Drama
Director: Kornél Mundruczó
Guión: Kata Wéber y Kornél Mundruczó
Reparto: Merab Ninidze, Zsombor Jéger, Gyorgy Cserhalmi, Móni Balsai, András Bálint, Farid Larbi, Máté Mészáros, Szabolcs Bede, Lajos Valázsik, Péter Haumann, Zsolt Nagy, Zoltán Mucsi y Ákos Birjás


Sinopsis

Al intentar cruzar ilegalmente la frontera un joven emigrante recibe un disparo pero, en lugar de morir, la herida le otorga el poder de levitar...


Valoración

Lo mejor: el inicio, que recuerda al de El renacido tanto por la adrenalina (el constante frenetismo no concede un solo segundo de respiro) como por la visión (el juego de cámaras con muy primeros planos ofrece una perspectiva casi subjetiva de la acción) con las que se desarrolla solo puede tildarse de excelente, una breve (conviene delimitar lo siguiente a la apertura) joya audiovisual que trata de prolongarse con dispar éxito durante las dos horas (la extensión es sin duda excesiva) de una película que bebe directamente del buen hacer (en este caso no tan clemente) del gran Quentin Tarantino detrás de las cámaras, con étnicas e interminables secuencias; la fantasiosa estrategia para relatar la feroz trama (el terror pasado, presente y futuro de una sociedad que concibe la inmigración ilegal como una enfermedad a erradicar sin tratar de comprender las motivaciones de quienes la asumen) puede no contentar a muchos aunque, tratándose de un asunto tan delicado (concretamente el de la perenne amenaza del prejuicio cultural y, más concretamente, el de los refugiados sirios), no está de más hacerlo así, como un conmovedor drama encubierto del fantástico más extravagante que llamará la atención, sin duda, de un mayor público, siendo la lectura final tan terrenal como concienciadora merced a un personaje  que despierta mágica empatía hasta estremecer sin remedio pese a la frialdad con la que actúa; el apartado audiovisual es poco menos que una proeza del independentismo (nada tiene que envidiar a la antaño revolucionaria Matrix, y eso que entre el presupuesto de la una y el de la otra la diferencia es abismal) que, valiéndose de forzada sensibilidad e insulsa filosofía, permite al espectador soñar con un mundo en el que la gente deje de vivir horizontalmente para volver a mirar al cielo, preciosa introversión (antedicha pasajera pero explícitamente en el metraje) donde las haya.

Lo peor: el guión, que invita aparentemente invita a una profunda reflexión moral, se muestra poco sólido (se exponen muchas temáticas de trascendencia trivialmente) y peca de partidista cuando los responsables se recrean en menesteres que no debieran abarcar más de escasos segundos (por no sentenciar que son totalmente prescindibles) e incluso dan lugar al humor negro (la teoría del por qué solo algunos muertos flotan, la renegación de la homosexualidad de alguien que alberga dicha orientación, la petición de patatas fritas en un restaurante de cinco estrellas...), algo que resulta tan desconcertante como la grandilocuencia del punto de partida (aprovecharse de la contrastada existencia de la cuarta luna más grande de las setenta y siete conocidas del planeta que consta en el título, la cual se supone la cuna de nuevas formas de vida al tener un océano de agua salada debajo de su superficie helada que recibe el nombre, curiosa y puede que causalmente, de Europa) de una propuesta teóricamente humilde que no deja de ser una presuntuosa reinvención del capítulo bíblico por antonomasia, aquel que se centra en la incomprensión de un iluminado al no ser considerado precisamente una bendición solo por sus orígenes; la exageración que rezuman la mayoría de escenas resta credibilidad a una historia que, si bien es cierto que está bien confeccionada, no lo es menos que presenta un sinfín de decisiones direccionales que sustentan en la irracionalidad su base argumental para, irremediablemente, generar otras tantas preguntas sin resolver (el por qué del incesante movimiento de las extremidades del joven mientras levita, de la infructífera persecución policial por las transitadas calles húngaras o de las llamativas casualidades contextuales que provocan la precipitación de los hechos son solo algunas de ellas, sorprendiendo especialmente el incidente en la estación de metro por la inmediatez con la que acontece); la exhibición gratuita de ciertas partes del cuerpo femenino es tan fácilmente denunciable (o deplorable como el comportamiento del coprotagonista que, creyendo solo en la resurrección de la nación, no duda en aprovecharse de un conflicto de intereses en el que don dinero es el clásico poderoso caballero para tornar negocio la divinidad corpórea obviando los mínimos derechos de cualquier ser humano) como lo recogido en la evocadora cinta, pues si bien algunos compases las muestran delicada y elegantemente, otros lo hacen sin ángel (término traído a colación perspicazmente) alguno.

Daniel Espinosa


Jupiter's moon Jupiter's moon






 
  Menú
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Últimas publicaciones

Dead night

Apostle

Aterrados

  Publicidad
  Forma parte de Cementerio de Notícias

Colabora


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=