Boys in the trees 23-06-2018 06:02 (UTC)
   
 

Boys in the trees
(Nicholas Verso, 2016)

Boys in the trees




Ficha técnica


Título original
: Os garotos nas árvores

Año: 2016

Nacionalidad: Australia

Duración: 109 min.

Género: Drama, Suspense

Director: Nicholas Verso

Guión: Nicholas Verso

Reparto: Toby Wallace, Gulliver Grath, Mitzi Ruhlmann, Justin Holborow, Henry Reimer, Jayden Lugg, Tom Russell, Patrick Gilbert, Wendy Rule, Trevor Jamieson, Ezra Barry, Elle Rogers, y Winta Grath



Sinopsis


La infancia se acaba y la vida adulta llama a un grupo de patinadores, pero para uno de ellos su pasado tiene algunos asuntos pendientes...



Valoración


Lo mejor
: la fecha en la que se desarrolla la historia atraerá por sí sola a más de uno, y es que “Halloween” o, como se nomenclatura aquí, “La noche del deleite de la tumba”, resulta una fiesta atractiva como pocas desde un punto de vista audiovisual y más con la alucinante (textualmente) visión de la que la dota el debutante en el celuloide Nicholas Verso, cuya extravagancia trasciende a toda convencionalidad (tanto para bien por la fantasía que despierta como para mal por la pesadumbre que suscita) para patentar un relato que transita entre lo oscuro y lo mágico; el juego consistente en cruzar un puente para dejar atrás el reino mortal y emprender un viaje hacia tierras en las que los sueños se hacen realidad (llámese “Cocytus” en la obra o inquietud existencial en el mundo tangible), un imaginativo elemento cuyos simbólicos tintes están muy en sintonía con los de un clásico de culto como es Donnie Darko en cuanto a la luminosidad (o ausencia de ella) que aquella proponía y esta recoge como testigo fílmico (en especial la filosofía defendida en ambos trabajos, sirviendo de inmejorable ejemplo la frase “nadie debería morir solo”), conteniendo mucho más de lo que aparenta en un principio por la fórmula de acción (parcial), drama (excesivo) y terror (anecdótico) de la que se vale el responsable; el abuso (ya no llevado al extremo sino en su vertiente menos evidente) refleja lo que implica, una serie de terribles consecuencias que afectan no solamente al acosado sino a quien practica el ruin arte de aprovecharse de su situación de superioridad una vez entiende en lo que han derivado sus deplorables actos, enseñanza que nunca está de más recordar a quienes atraiga posicionarse en una de las dos figuras.


Lo peor
: el guión, en general, se antoja tan contradictorio como el hecho de tener miedo a las alturas y subirse a un inestable andamio a varios metros del suelo (en efecto, como se puede deducir es una de las secuencias a analizar), algo tan preocupante como plantearse seriamente por qué merece la pena crecer (o madurar) más allá de lo estrictamente necesario o si la obligación de renovarse constantemente que dicta la sociedad fomenta la marginalidad global; el retrato que se pretende dar de la desaprensión y el desarraigo en una etapa tan convulsa de la vida como la que se plasma, la adolescencia, caracterizada por la capacidad de sorprenderse con suma facilidad y luchar por causas lógicamente indefendibles, no es demasiado estimulante pese a la dureza empleada, en gran medida a causa de un inicio (término extensible a la primera hora) que puede llevar a equívocos y conllevar la presunción de que se está ante un largometraje trivial en lugar de una invitación a la reflexión sobre cómo las creencias pueden llegar a influir en la personalidad de cada cual si no se adoptan ciertas actitudes y potencian determinadas defensas; el diseño de las camisetas de la banda protagonista de rebeldes e incomprendidos patinadores es tan lamentable como ceder ante imposiciones para sentirse integrado como lo hace el fotógrafo que se disfraza de licántropo (sin otro particular que para ser el perfecto lobo con piel de cordero tratando de sintonizar con quienes cree le conviene hacerlo por su propia supervivencia en detrimento de aquellos que de veras se preocupan por él, tanto verdaderas almas gemelas como resignados familiares), cuyas aspiraciones van más allá de la tranquila normalidad que le rodea, cotidianeidad en la que la renuncia a pedir ayuda, incluso cuando más la necesita, parece ser la mejor decisión.

Daniel Espinosa


Boys in the trees Boys in the trees





 
  Menú
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Últimas publicaciones

Tragedy girls

XX

Blair witch

  Publicidad
  Forma parte de Cementerio de Notícias

Colabora


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=