Una botella en el mar de Gaza 26-09-2017 07:32 (UTC)
   
 

Una botella en el mar de Gaza
(Thierry Binisti, 2011)


Una botella en el Mar de Gaza




Ficha técnica


Título original:
Une bouteille à la mer
Año:
2011
Nacionalidad:
Francia
Duración:
99 min.
Género:
Drama, Suspense
Director:
Thierry Binisti
Guión:
Thierry Binisti y Valérie Zenatti
Reparto:
Agathe Bonitzer, Mahmud Shalaby, Hiam Abbass, Riff Cohen, Abraham Belaga, Jean Philippe Écoffey, Smadi Wolfman y Salim Daw


Sinopsis


Tal acaba de experimentar una traumática experiencia siendo testigo de un atentado terrorista en la ciudad en la que vive, Jerusalem; le gustaría que no brotara más la semilla del odio entre israelíes y palestinos, pero desde su humilde posición, poco puede hacer, por lo que dedicará sus esfuerzos a escribir una carta imaginaria lanzando una serie de preguntas acerca de muchas cuestiones que no puede entender y, un tiempo después, recibirá una respuesta firmada por un tal Gazaman...



Crítica


Una película romántica destinada a un público adolescente disfrazada de feroz crítica social, ésa sería tal vez la más escueta y aproximada definición de las pretensiones que intenta alcanzar Una botella en el mar de Gaza, propuesta que apela a la conmoción y a la esperanza con tal asiduidad que ambos conceptos se desdibujan en una trama excesivamente sensacionalista y vacía de sentimentalismo directo; así, el segundo largometraje cinéfilo del director francés Thierry Binisti (habituado al lenguaje televisivo, hecho que queda patente en algunas secuencias) demuestra tener un mínimo de sutilidad y autocontrol para tratar un tema tan recurrente como eternamente presente, una incomprensiblemente incesante lucha entre dos pueblos que más allá de las propias ciudades representan dos filosofías contrapuestas, no tanto desde la perspectiva religiosa como desde la política, por lo que el conflicto trasciende de lo místico al plano terrenal siendo más tangible.

Una botella en el Mar de Gaza  Una botella en el Mar de Gaza
Con Valérie Zenatti (escritora francesa que pasó su adolescencia en Israel, donde hizo el servicio militar, experiencia que se traslada a la gran pantalla con gran acierto) colaborando en la elaboración del guión de la que supone la adaptación de su propia novela homónima publicada siete años atrás, la producción centra sus esfuerzos en transmitir multitud de cuestiones existenciales (todas ellas vinculadas a la mencionada animadversión entre israelíes y palestinos) desde las complejas personalidades de sus personajes, un acercamiento virtual que representa una reconciliación humanitaria tan inocente como surrealista a pesar de la pura sensibilidad con la que se pretende lograr tal quimera.

Una botella en el Mar de Gaza  Una botella en el Mar de Gaza
Tal (Agathe Bonitzer, de difícil catalogación debido a la irregularidad que protagoniza) es una joven francesa que todavía no ha alcanzado la mayoría de edad pero cuya intranquilidad personal se ve magnificada tras un atentado terrorista en la ciudad en la que vive, Jerusalem, aconteciendo éste en la cafetería situada a escasos metros de su hogar; enfrentándose a la grave disyuntiva que supone el ansia por divertirse y la necesidad de posicionarse en contra de tal barbarie, decide plasmar sus inquietudes en una carta, recogiendo en ella múltiples cuestiones relacionadas con el perpetuo odio existente entre israelíes y palestinos.

Una botella en el Mar de Gaza  Una botella en el Mar de Gaza
Tras ser lanzada en el Mar de Gaza, la botella termina en manos de Naïm (Mahmud Shalaby, intermitente al igual que la protagonista femenina), un misterioso palestino cuya doble vida comprende la labor de fabricar bombas para ser utilizadas contra los israelíes; ambas vidas confluirán en un intercambio vía correo electrónico (acertada introducción de la tecnología actual en una historia de gran ambigüedad) de ideas, aspiraciones e ilusiones, compartiendo el acérrimo deseo de terminar con el brote de odio que las dos culturas mantienen en aras de poder disfrutar juntos de una apacible relación de amistad, la cual no se consumará merced, una vez m
ás, a las imposiciones ajenas de ambos.
Una botella en el Mar de Gaza  Una botella en el Mar de Gaza
Enamorarse, hacer locuras, no tener lazos ni obligaciones, tampoco responsabilidades... éstos y muchos más sentimientos son los que desean sentir los dos protagonistas de la trama, cuya adolescencia se ve alterada constantemente por la bifurcación ideológica que les separa; tristeza, imposibilidad, frustraciones... éstas y muchas más sensaciones son las que terminan encontrándose en su camino ambos y, aunque la película ilustra con intensidad el tradicionalismo rebelde y una alternativa esperanzadora con sorprendente sencillez, los horizontes escogidos para simbolizar dichas soluciones son tan ilógicos como descartables, ya que la argumentación no se sostiene y se debe despreciar dicha alternativa.



Daniel Espinosa




 
  Menú
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Últimas publicaciones

It

Get out

La cueva

  Publicidad
  Forma parte de Cementerio de Notícias

Colabora


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=