Un invierno en la playa 20-10-2017 08:54 (UTC)
   
 

Un invierno en la playa
(Josh Boone, 2013)


Un invierno mejor




Ficha técnica


Título original:
Stuck in love
Año:
2013
Nacionalidad:
EEUU
Duración:
96 min.
Género:
Comedia, Drama
Director:
Josh Boone
Guión:
Josh Boone
Reparto:
Greg Kinnear, Jennifer Connelly, Lily Collins, Logan Lerman, Nat Wolff, Liana Liberato, Kristen Bell, Michael Goodwin y Spencer Breslin


Sinopsis


La familia Borgens está a punto de reescribir sus vidas, y es que la obsesión de William por su antigua mujer Erica y los hijos de ambos, Samantha y Rusty, comenzarán a experimentar nuevos sentimientos.



Crítica


El director y guionista novel Josh Boone aborda la controvertida temática de las familias disfuncionales desde una perspectiva descarada y claramente optimista con un variado reparto que aúna a actores consagrados y a jóvenes promesas con el apoyo de una evocadora música compuesta por los miembros de la banda “Bright Eyes” y de una banda sonora interpretada por algunos de los artistas más destacados del panorama actual, recogiéndose en Un invierno en la playa cómo a pesar de los contratiempos del matrimonio, el divorcio, la paternidad y el paso a la edad adulta o la propia madurez los lazos familiares con los que a veces el ser humano tropieza pueden convertirse en cuerdas salvavidas (muy en la línea de la galardonada Los descendientes pero sin llegar a transmitir las sensaciones con la delicadeza de aquella); se antojaba imprescindible dedicar estas primeras líneas de la crónica a introducir al autor de la presente película por haberse labrado por méritos propios pero anticipadamente una carrera de todavía catalogación (la adaptación del cuento
The fault in our stars” de John Green es una realidad que verá la luz próximamente bajo sus órdenes) y citar las grupos musicales participantes por ser una parte fundamental del filme, el cual se bifurca en imagen (poco alejada de la utilización ordinaria) y sonido (enérgico a la par que conveniente) de un modo tan evidente que puede estudiarse cada uno de ellos por separado aun perjudicando ostensiblemente la primera al segundo, lastimosa realidad perceptible.
Un invierno en la playa  Un invierno en la playa
Dos años después de su divorcio, el veterano novelista William Borgens (Greg Kinnear, ideal para la ocasión repitiendo el buen hacer que le permitió participar en las exitosas Miss sunshine y Mejor... imposible, ganadora de dos premios Oscar en el año dos mil seis y traduciéndose en su nominación al Mejor Actor en tan prestigioso certamen en su edición de mil novecientos noventa y siete respectivamente) sigue obsesionado con la idea de que su ex mujer Erica (Jennifer Connelly, espectacular en la ardua tarea que le es encomendada de representar a una desorientada madre con fuertes sentimientos pero inadecuadas maneras de expresar los mismos) volverá junto a él y sus dos hijos en común tras recapacitar sobre el abandono que protagonizó al irse con otro hombre, hecho por el cual está actualmente enfrentada a sus descendientes al culparla de la decadente situación en la que se encuentran (cuando al término del metraje averigüen que todos han cometido errores en forma de actuar con los demás la comprensión y empatía se convertirá en parte activa de los respectivos percales hasta entonces tan siquiera tratados de ser resueltos m
ínima o totalmente).
Un invierno en la playa  Un invierno en la playa
El legado lo forman la promiscua Samantha (Lily Collins, fantástica en las dos vertientes juveniles que encarna, las de descarada libertina e irracional enamorada) que trata de evitar su primer amorío al llevar implícito (al menos eso cree ella al presenciar lo sucedido con sus padres) el correspondiente desamor y el fanático de los cuentos de Stephen King (quien realiza una breve aunque evidentemente agradable aportación vocal sin hacer acto de presencia en cierta llamada telefónica acontecida en el tramo final del filme) e infinitamente inocente Rusty (Nat Wolff, considerablemente creíble en su faceta de marginado social y algo más ridículo en la correspondiente al repentino cambio de actitud que adopta en aras de agradar a cuantos le rodean) que intenta encontrar su propia personalidad como escritor de ficción e inesperado novio de una chica de ensueño con problemas de adicción (tal vez este sea el tema tratado con más benevolencia e hipocresía junto al del maltrato que se emplea a modo de mera excusa de ruptura de pareja, asuntos merecedores de mucha más rigurosidad y seriedad de las que se les atribuye), ambos universitarios pertenecientes a los estudios de escritura (la narrativa es una constante en todo momento, plasmándose citas o recitándose versos por doquier durante la trama con la pretensión de simbolizar la filosofía que contraen las distintas personalidades urdidas).

Un invierno en la playa  Un invierno en la playa
A pesar de los deseos de su vecina con derecho a roce Tricia (la siempre sensual Kristen Bell, la cual no goza de los minutos que debiera para volver a encandilar al público como lo hiciera en películas tan intrascendentales como Pulse o divertidas como Paso de ti) para que vuelva a gozar del seguimiento de cientos de admiradores a partir del lanzamiento de una nueva obra William solamente puede dedicar su tiempo a pensar qué hacer para recuperar a Erica, pero la publicación del primer trabajo de Samantha hará que recupere el espíritu triunfador que antaño poseía y ha tratado de infundir a Rusty hasta la saciedad, argumentándole que un buen escritor debe la inspiración necesaria para triunfar a la suma de vivencias que haya tenido durante su existencia; cuando todas las situaciones presentadas (algunas de ellas tan fugaces que apenas pueden suscitar algo de interés) desemboquen en sendas vacaciones frustradas la renovada familia descubrirá el motivo por el cual algunos finales pueden convertirse en nuevos principios (el desenlace típicamente americano que deja buen sabor de boca al solventarse positivamente acontece, en efecto), y es que asumir fracasos conyugales (William), recapacitar sobre decisiones poco sopesadas (Erica), conocer a la pareja a la que uno está destinado (Samantha) y propiciar que una monotonía se torne imprevisibilidad (Rusty) no puede sino alterar por completo lo que hasta el momento venía siendo habitual tanto para bien como para mal (la negatividad se limita a la ausencia de uno de los personajes secundarios por motivos aparentemente discordantes, ya que la única explicación podría encontrarse en el mal desarrollo del mismo y en ningún caso en las exigencias del guión, vac
ío de fundamentos).
Un invierno en la playa  Un invierno en la playa
A medio camino entre la comedia romántica y el drama sentimental, Un invierno en la playa apenas ofrece alicientes suficientes para poder ser considerada una cinta destacable dentro del muy extenso ámbito del séptimo arte (semejanzas con cientos de películas a parte, el nivel argumental no promueve ninguna novedad), aunque bien es cierto que entretiene en todo momento (al parecer la tónica habitual de extender los minutos de duración de las producciones comienza a sufrir el descenso globalmente implorado desde ya hacía tiempo para adecuarse a la historia en concreto) y el reparto actoral realiza con profesionalidad y sumo acierto su cometido, residiendo el problema principal de la propuesta en la agobiante estancación que ciertos compases contraen, llegando a desesperar al avanzar con tanta lentitud como desatino; que el nombre del protagonista (William Borgens) haga referencia a los nombres de dos escritores icónicos de las literatura universal del siglo veinte como son el estadounidense William Faulkner (ganador del Premio Nobel de Literatura) y el argentino Jorge Luis Borges (considerado uno de los eruditos más conocidos del mencionado siglo) no es casualidad, sino que el director quiso rendir homenaje al género literario en general y a éstos dos en particular al estimarlos sus mayores mentores cuando inició su andadura cinéfila, un detalle tan personal como fácilmente desapercibido si se desconoce la prolijidad (por ello resulta tan oportuno hacer mención para que no pueda pasar desapercibida).



Daniel Espinosa




 
  Menú
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Últimas publicaciones

Maus

Compulsión

The terror of hallow's eve

  Publicidad
  Forma parte de Cementerio de Notícias

Colabora


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=