Transformers 3: El lado oscuro de la Luna 11-12-2017 20:50 (UTC)
   
 

Transformers 3: El lado oscuro de la Luna
(Michael Bay, 2011)


Transformers 3: El lado oscuro de la Luna




Ficha técnica


Título original:
Transformers 3: Dark of the Moon
Año:
2011
Nacionalidad:
EEUU
Duración:
154 min.
Género:
Acción, Ciencia ficción
Director:
Michael Bay
Guión:
Alex Kurtzman, Ehren Kruger y Roberto Orci
Reparto:
Shia LaBeouf, John Turturro, Josh Duhamel, Rosie Huntington, Patrick Dempsey, Ken Jeong, John Malkovich y Frances McDormand


Sinopsis


Los Autobots Bumblebee, Ratchet, Ironhide y Sideswipe, liderados por Optimus Prime, han vuelto a la acción, para enfrentarse a los malvados Decepticons, que están decididos para vengar su derrota ocurrida años atrás; los Autobots y los Decepticons se involucran en una peligrosa carrera espacial entre EEUU y Rusia, en la que una vez más el humano Sam Witwicky tiene que acudir en ayuda de sus amigos robots.



Crítica


Michael Bay
, el director de esta tercera entrega de la exitosa franquicia basada en los muñecos de Hasbro, prometía desde el inicio del rodaje acción a raudales y las mejores tres dimensiones posibles (superando, en boca de los propios responsables, al empleado en Avatar, la cinta que escribió el rumbo de este formato); pues bien, lo ha hecho, y gracias a la inestimable ayuda de Steven Spielberg (que en las tres películas ha ejercido de productor, aportando su enorme sabiduría sobre películas de este tipo) ha logrado una realizar una superproducción al más puro estilo hollywoodiense en la que no se escatima ni en efectos especiales ni en balas (que por suerte, la mayoría, están elaboradas por ordenador, porque de lo contrario hubiera significado un despilfarro considerable), convirtiendo de este modo Transformers 3: El lado oscuro de la Luna en, indiscutiblemente, el mejor metraje de acción del año hasta la fecha.
Transformers 3: El lado oscuro de la Luna   Transformers 3: El lado oscuro de la Luna
Sam Witwicky (el incombustible Shia LaBeouf, el actor más rentable del momento) comparte piso con Carly Spencer (la exuberante Rosie Huntington, que no decepciona en su suplencia a Megan Fox, la protagonista femenina en las dos anteriores entregas que en esta tercera no firmó por petición expresa de Steven Spielberg), de hecho más bien ella le mantiene a él, mientras que ella es una joven adinerada con un empleo fijo y un jefe que la idolatra (Dylan Gould, encarnado por Patrick Dempsey), él se encuentra en paro desde hace meses, y busca incesantemente trabajo antes que sus padres, Ron (el siempre gracioso Kavin Dunn) y Judy (Julie White), regresen del viaje que emprendieron hace unas semanas; su regreso se anticipa, y Sam se ve obligado a aceptar el primer trabajo que se le presenta por temor a ser criticado por ellos (hasta ahora no había trabajado porque ponía el listón demasiado alto, entendiendo que él merece mucho más por lo que ha hecho, ya que salvar a la humanidad no lo hace cualquiera), y éste consiste en ordenar los archivos de una empresa dirigida por el peculiar Bruce Brazos (John Malkovich, al cual siempre es un placer ver), un hombre de negocios sin perjuicio alguno, empresa en la cual conoce a Jerry Wang (el desternillante Ken Jeong que ha demostrado sobradamente sus dotes interpretativas en Resacón en Las Vegas y Resacón 2: Ahora en Tailandia, y que en esta ocasión vuelve a tener un cómico personaje que nos brinda momentos geniales), quien le informa de un proyecto llevado a cabo por la NASA en su primer aterrizaje a la Luna para estudiar el lado oscuro de la misma, una zona no visible para los que visionaron en supuesto directo las primeras andaduras del hombre sobre la misma.
Transformers 3: El lado oscuro de la Luna   Transformers 3: El lado oscuro de la Luna
Todo parece transcurrir con normalidad en la vida de los ciudadanos de Estados Unidos, pero un extraño suceso provoca que la guerra entre estadounidenses y rusos vuelva a resurgir, al mismo tiempo que se libra la batalla definitiva entre Autobots (protectores de la Tierra y los seres que en ella habitan) y Decepticons (cuya meta es conquistar nuestro planeta y reconstruir el suyo en él), y es entonces cuando viejos rostros de anteriores entregas entran en acción, para proteger a la civilización y evitar una destrucción total, por lo que William Lennox (Josh Duhmel) y Robert Epps (Tyrese Gibson) vuelven de sus respectivas misiones para combatir contra los robots invasores; a ellos se unirá Seymour Simmons (John Turturro, al cual respalda su fiel siervo, Alan Tudyk, del que pudimos disfrutar en Un funeral de muerte y, en la que para mi nos brindó su mejor interpretación hasta el momento, Tucker & Dale vs Evil), un ricachón al que apasionan estos temas paranormales y que no duda en tomar parte en la misión de salvar el mundo y lograr destruir hasta el último Decepticon (los Autobots, tras un amago de retirada, también ayudarán de forma inestimable a fin de conseguir el difícil objetivo).
Transformers 3: El lado oscuro de la Luna   Transformers 3: El lado oscuro de la Luna
Transformers 3: El lado oscura de la Luna es una apuesta directa por la acción, obviando por completo una trama medianamente lógica y/o decente, aunque este aspecto se salva gracias a la inclusión constante de personajes secundarios que dotan de frescura a la historia al mismo tiempo que añaden algo de coherencia a la misma, en la que los disparos estarán a la orden día (y no precisamente de pistola, sino de bazookas e ingeniería puntera) y el ritmo frenético eclipsa por completo el filme; en efecto, se hace algo pesada en ciertos compases (lo más normal teniendo en cuenta que dura dos horas y media) y el enfrentamiento entre las dos clases de robots resulta agotador a la par que innecesario (puesto que se recurre a ello con demasiada asiduidad), pero parece innegable que se trata de una de las cintas del verano, con un presupuesto desorbitado (más de doscientos millones de dólares) que bien queda plasmado en dichas escenas de acción (en especial la que acontece en la autopista, semejante a la que pudimos tuvo lugar en Matrix Reloaded, con la que tambíen guarda semejanzas en el aspecto de las naves invasoras, pero con un realismo mucho mayor que en ella).
Transformers 3: El lado oscuro de la Luna   Transformers 3: El lado oscuro de la Luna
En conclusión, Michael Bay toma el mundo de los Transformers y lo rediseña hasta convertirlo en un súper espectáculo de acción, inmensamente espectacular y, hasta cierto punto, magnífico; la nota negativa reside en la duración (que como ya he indicado resulta demasiado extensa) y una sobredosis de lucha entre robots, que más que impresionar termina aburriendo (todo lo contrario a lo que sucede cuando la disputa es entre humanos y robots, en la que el realismo es de bella factoría e imposibilita apartar la mirada de la pantalla merced a una tridimensionalidad que se muestra intensa y sumerge en la historia).


Daniel Espinosa




 
  Menú
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Últimas publicaciones

La seducción

M.F.A."

Creep 2

  Publicidad
  Forma parte de Cementerio de Notícias

Colabora


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=