Tierra prometida 23-09-2017 09:14 (UTC)
   
 

Tierra prometida
(Gus Van Sant, 2013)


Tierra prometida




Ficha técnica


Título original:
Promised land
Año:
2013
Nacionalidad:
EEUU
Duración:
106 min.
Género:
Comedia, Drama
Director:
Gus Van Sant
Guión:
John Krasinski
Reparto:
Matt Damon, Rosemarie DeWitt, Frances McDormand, John Krasinski, Hal Holbrook, Lucas Black, Scoot McNairy, Titus Welliver, Tim Guinee, Terry Kinney, Lennon Wynn, Johnny Cicco, Kristin Slaysman, Rosemary Howard, Benjamin Sheeler, Carla Bianco, Joe Coyle, Dorothy Silver, Lexi Cowan, Frank Conforti, Garrett Ashbaugh y Jericho Morgan


Sinopsis


Un vendedor de una compañía de gas llega a un pueblo rural junto a su socia para convencer a los ciudadanos de la comunidad de que acepten su oferta y así se puedan hacer con los derechos de sus valiosas tierras.



Crítica


El apasionado por la pintura desde bien joven reconvertido posteriormente a prolífico director por motivos profesionales Gus Van Sant se sitúa de nuevo tras las cámaras (a pesar de que en un principio iba a ser el protagonista masculino del filme quien ejerciera de maestro de ceremonias en el que hubiera significado su debut) dos años después de su última obra (la independiente y fantástica Restless) para firmar su decimoquinto largometraje, habiendo mantenido durante toda su trayectoria un admirable equilibrio entre el cine más radical y el instalado en la comercialidad más resolutiva (fruto de ello ha asumido la negativa de plasmar ciertas licencias personales en aras de no desarrollar un producto meramente genuino, pues dicha característica no está precisamente bien valorada a nivel global), siendo respetado por la crítica especializada y alabado por aquellos que agradecen ciertas perspectivas menos comunes pero igualmente necesarias para remover las conciencias y, en especial, que el espectador cuestione su moralidad.

Tierra prometida  Tierra prometida
Cada una de sus obras poseen un mensaje claro y conciso que pretende (y logra en menor o mayor medida) transmitir al público, y con Tierra prometida denuncia directamente el actual panorama social que sufren todas aquellas familias menos adineradas residentes en tierras despobladas cuyas ocupaciones se centran en la agricultura y el aconsejable (de lo contrario el caos total terminará por invadir aquellas escasas partes del planeta que todavía permanecen a salvo del lamentable salvajismo egocéntrico cada vez más expandido) mantenimiento del ecosistema natural por encima del sobrevalorado (aunque indiscutiblemente necesario) dinero, tan vilmente empleado por las grandes compañías para aprovecharse de los menos afortunados en tal aspecto y tratar de convencerles de una realidad que lejos de ser provechosa para ambas partes es sencillamente deplorable (si bien es cierto que el motor de toda economía reside en la constancia del intercambio monetario no lo es menos que explotar unas tierras vírgenes aisladas de toda posibilidad ventajosa resulta cuanto menos criticable).

Tierra prometida  Tierra prometida
Dos agentes de la compañía de gas natural Global Crosspower Solution, Steve Butler (Matt Damon, considerablemente más pertinente que en anteriores obras) y Sue Thomason (Frances McDormand, genial encarnación la suya), viajan a un pequeño pueblo rural situada en la Pensylvania más profunda tremendamente dañado por la crisis acontecida en los últimos años con la intención de que los pobladores de la comunidad acepten su oferta y poder hacerse con los derechos de perforación de sus tierras, situación que podría ser idéntica en cualquier otro territorio pero la ingenuidad de los lugareños hace que la tarea de convencimiento se torne teóricamente fácil y por ende más propicia para llevar a cabo la usual manipulación a la que suelen recurrir; argumentando que la técnica  a emplear consiste en la inyección a presión de algún material como agua con arena o productos químicos en el terreno para ensanchar las fracturas y vetas del sustrato rocoso que encierra el gas y el petróleo y de esa manera favorecer su salida hacia el exterior (evidentemente en dicha explicación se omiten los detalles relativos a los perjuicios que puede provocar el proceso denominado fractura hidráulica, tales como una seria afectación a la salud o la dañina producción de vapores para la naturaleza, plenamente actual en tierras españolas al haberse concedido docenas de permisos de investigación), los forasteros se topan tanto con la disconformidad del respetado maestro de escuela Frank Yates (Hal Holbrook, incontestable perfección la que alcanza en todo momento) como con la oposición del protector del medio ambiente Dustin Noble (John Krasinski, muy convincente acaba siendo su labor aun presumiéndose banal en un principio), quienes se postulan como fieles detractores manteniendo con convicci
ón y ahínco una postura mucho más conservadora y ecológica frente a los fervientes defensores.
Tierra prometida  Tierra prometida
Los dos sectores iniciarán entonces una feroz campaña popular destinada a los ciudadanos (cuanto menos eso sostienen ambos), unos para sentenciar que la necesidad de esa fuente de energía es indiscutible y otros para recordar que el consentimiento supondría la construcción de instalaciones que desvirtuarían la identidad personal, geográfica y económica del lugar al precisar excavar largos pozos para la mencionada inyección y posterior explosión bajo tierra, obstaculizándose entre ellos en aras de imposibilitar el contagio ideológico ajeno (o tal vez no y todo forme parte de un plan maestro de la gigantesca empresa explotadora..., las maquinaciones se expondrán en el último tercio de la historia); paradójicamente, cuanto más se impliquen en la vida cotidiana más llegarán a conocerse a sí mismos (la clásica filosofía moral sobre el dinero y la dignidad, el avance y las esencias, se consuma en estos compases), prevaleciendo el sentido progresista sobre la maldad de las grandes empresas (no se puede considerar destripar narrativamente la trama porque la evidencia se formaliza desde el primer segundo para no llevar a equívocos pero al mismo tiempo manifestarse obvia, acaeciendo además paulatino aunque apresurado el desenlace e imposibilitando así la correcta digestión del filme, pesada e incluso sopor
ífera en el ecuador).
Tierra prometida  Tierra prometida
Basando sus mejores aciertos en un guión sólido a la par que cargado de intenciones (mayoritariamente logradas a excepción de recoger un final certero desde el punto de vista del completo esclarecimiento) y un reparto actoral inmejorable (incluso el siempre impredecible Scoot McNairy y el inexplicablemente descompasado Lucas Black, el primero partícipe de películas tan dispares como la lamentable Monsters y la majestuosa Argo y el segundo reemplazando al incombustible Paul Walker en la tercera entrega de la franquicia A todo gas, encarnando ambos a sendos secundarios de lujo, brillan en todo su esplendor), Tierra prometida debe su título al tema central sobre el cual pivota a lo largo de la historia que presenta (poniendo de manifiesto las mentiras que dibujan realidades paralelas de lo que parece ser evidente y no lo es en absoluto), la cual acontece con un ritmo excesivamente pausado aun siendo éste amenizado por las múltiples comicidades que van sucediéndose (necesarias pero desestabilizadoras de la seriedad que debiera requerirse); de este modo, compaginando gratificante destreza direccional con desesperantes banalidades mercantiles, Gus Van Sant se consagra como un autor cuyo estilo propio se ve constantemente mermado por las exigencias comerciales a las que debe su repercusión, pues si tuviera total libertad de grabación y montaje de buen seguro la producción se hubiera convertido en una pieza imperdible del séptimo arte, ya que las concepciones primigenias se antojan trascendentales (un leve símil podría establecerse con la fantástica Bestias del sur salvaje, la cual sí contaba con íntegra autodeterminación y ésta se observaba incontestable e irreprochablemente pura en su excelente resultado final).



Daniel Espinosa




 
  Menú
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Últimas publicaciones

It

Get out

La cueva

  Publicidad
  Forma parte de Cementerio de Notícias

Colabora


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=