The tall man 17-10-2017 07:57 (UTC)
   
 

The tall man
(Pascal Laugier, 2012)


The tall man




Ficha técnica


Título original:
The tall man
Año:
2012
Nacionalidad:
EEUU, Canadá
Duración:
106 min.
Género:
Drama, Terror
Director: Pascal Laugier
Guión:
Pascal Laugier
Reparto:
Jessica Biel, Stephen McHattie, William Davis, Jodelle Ferland, Samantha Ferris, Colleen Wheeler, Teach Grant, Eve Harlow, Janet Wright, Jakob Davies, Kyle Harrison Breitkopf, Michael Gray y John Mann


Sinopsis


En Cold Rock, una ciudad pequeña que antaño se dedicó a la minería, se han producido varias desapariciones misteriosas en los últimos años, pareciendo tener cada habitante una teoría distinta al respecto, pero para Julia, que ejerce de médico en la población, no son más que habladurías, meras leyendas urbanas; todo cambiará una noche cuando su hijo de cinco años desaparezca a la vista de ésta siendo secuestrado...



Crítica


Con un paupérrimo presupuesto de apenas quince millones de dólares (gran parte de él destinado a cubrir los salarios de los distintos integrantes del reparto), un limitado aunque abrumador marco paisajístico que encuentra su localización en la ciudad de Vancouver, una laboriosa fase de montaje que ha precisado de más de dos años para completarse y una premisa increíblemente prometedora, el polémico director francés Pascal Laugier, tan controvertido como talentoso tras las cámaras, decide embarcarse en la que supone su primera producción de lengua inglesa tras haber dirigido dos filmes de nacionalidad francesa (la mediocre pero correcta El internado y la inmaculada aunque extrema Martyrs), proponiendo en esta ocasión una historia anclada en el género de terror (aunque de éste contenga más bien poco am
én de la inquietante figura que se intuye en cada escena y se observa en el tramo final de la trama) que mezcla a la perfección las leyendas populares y el thriller de tensión para ofrecer al espectador una cinta trascendente, no tanto desde el aspecto cinéfilo como desde el personal; haciendo alarde del recurso temporal (la primera escena acontece día y medio antes que la propia historia) y el visual (la fotografía es inmejorable), el resto de apartados se ven colmados de una inusual incertidumbre que provoca curiosidad e inquietud a raudales, sensaciones que no suelen ser habituales y por las que cabe destacar dicho trabajo, profundo e inteligente como pocos (sirva de ejemplo el simple ejercicio matemático que se presenta en una de las secuencias, tan certero como vinculante con la propia idea central de la misma, consistente en pensar un número y multiplicarlo por dos sumándole seis posteriormente, dividiéndolo después por dos y restándole finalmente el dígito pensado... tres).
The tall man   The tall man
Recibiendo como calificaciones comunes las de provocador y salvaje, definitorias características directivas atribuidas tras la comentada última película presentada (incluyéndolo dentro de la nueva oleada de talentos del cine mundial entre la que se encuentran otros como los prestigiosos Alexandre Aja y Alexandre Bustillo), el autor decide tomar la corroborada cifra de los 800.000 niños que desaparecen anualmente en territorio inglés (muchos de ellos encontrados en pocas horas, pero alrededor de mil no hallados nunca) y proponer en base a dicho dato un aturdidor ejercicio de crítica social (no solamente visual, sino conceptual mediante definiciones tan curiosas y oportunas como la vertida sobre la televisión, manteniendo que es una maligna herramienta para lavar el cerebro por parte de las grandes corporaciones para corromper a la gente) e hipotéticas soluciones que podrían adoptarse para detener la continua decadencia social en la que la sociedad actual parece estar inmersa, haciendo referencia al ineludible ciclo de pérdida y dolor que conllevaría el preciso proceso evolutivo, tan fiel a la realidad como difícil de aceptar realmente a juzgar por la paradójica confrontación de religión y moral a la que el autor vuelve a recurrir como ya hiciera en sus anteriores trabajos; sacrificando enormemente el terror y la intriga que pudiera haber suscitado el legendario antagonista de la cinta, no se presupone acertado el hecho de que el dramatismo esté tan presente en todo momento, pues propicia que el baño de ideas se transforme grotescamente en uno de lágrimas y la densidad con la que son narrados los hechos se vuelva insoportable en no precisamente pocos compases.
The tall man   The tall man
Julia Denning (Jessica Biel, elegante, emotiva y sencillamente magistral en la constante evolución que su complicado personaje protagoniza) es una enfermera catalogada de doctora por motivos recurrentes en el pequeño pueblo de Cold Rock, una pequeña comunidad deprimida económica y emocionalmente desde que el negocio local, la minería, dejó de dar beneficios, aunque los residentes del lugar sostengan que la involución se debe a la presencia de un temible ser, una inhumana criatura a la que no tardan en catalogar como el Hombre Alto (permaneciendo éste en el anonimato hasta las instantes finales por exigencias del astuto guión), cuyo propósito no es otro que el de llevarse a los niños y niñas del emplazamiento para acabar con sus vidas en el bosque, frondosidad entre la que reside desde hace varias decenas de años; acostumbrada a ver sufrir a la gente e intentar animar y ayudar a multitud de personas que a ella acuden, Julia encuentra su malsana alegría en la figura de su presunto hijo, David (Jakob Davies, poco más que correcto debido a la apatía con la que desarrolla su papel), quien convive diariamente en el hogar de su hermana Christine (Eve Harlow, dramáticamente creíble pero poco transmisora) por causas laborales.
The tall man   The tall man
Una fatídica y reveladora noche, el corrosivo Hombre Alto decide actuar de nuevo llevándose a David y desencadenando de este modo una auténtica y enfermiza odisea en la que se verán involucrados la mencionada Julia, la citada Christine, la señora Johnson (Colleen Wheeler, verdaderamente fantástica; una extraña mujer cuyo empobrecimiento parece haber tenido lugar a raíz de la desaparición de su hijo), Tracy (Samantha Ferris, grandiosa es su labor; la cual está de teórica enhorabuena al haber tenido un recién nacido), Jenny (Jodelle Ferland, tan intrigante como en Silent Hill pero cambiada físicamente; la otra hija de Carol, muda pero igualmente elocuente) y el detective Dodd (Stephen McHattie, el cual vuelve a demostrar su enorme talento interpretativo como ya hiciera en Pontypool; el teniente que trata de averiguar la verdad de todo lo relacionado con el Hombre Alto y el paradero desconocido de los pequeños); apelando al egoísmo como recurso natural, todos los ciudadanos desean que la aterradora sombra corpórea opte por elegir a otro en lugar de a su propio hijo (reprochable aunque humanamente comprensible imploración) de manera similar a una gigantesca conspiración, aunque puede que el verdadero infierno se halle en la realidad que viven y el extraño encapuchado sea una especie de misionero que aporte algo de cordura entre tanto descontrol social.
The tall man   The tall man
El gran logro del director reside en conseguir que el público se enamore perdidamente de la absoluta protagonista de la trama en veinte minutos para, una vez alcanzada dicha armonía y empatía, dotar de un imprevisible giro argumental (algo fallido en cuanto a conexión del conjunto expuesto) a la película y comenzar a mostrar cómo es en realidad dicho personaje, haciendo valer el dicho que versa sobre las engañosas apariencias al tratarse de un ser despectivo, cínico e interesado (éste último adjetivo se puede aplicar tanto negativa como positivamente, pues el desarrollo de la historia lo haría como malo pero el desenlace como bueno); a pesar de ello, algo decepcionante y mucho más comercial de lo esperado (y, por ende, menos interesante) ha resultado ser The tall man, aunque calará bien hondo en las conciencias de los intrépidos espectadores (pese a que éstos decidirán visionar dicho metraje con el propósito de atisbar el atrevimiento visual que caracteriza a Pascal Laugier, el cual acontece mínimamente) al vincular la leyenda del Hombre Alto a la situación infantil mundial, subestimada a la par que descuidada, al mismo tiempo que proporcionar al ser humano una alternativa ideológica aconsejablemente eludible pero igualmente aceptable, la de tomar medidas drásticas para la población adulta aunque éstas impliquen un severo castigo (en especial la tesitura entre la situación deseada y la propicia, controversia tratada de manera medianamente elocuente en el filme hasta visionar el desenlace).


Daniel Espinosa




 
  Menú
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Últimas publicaciones

Maus

Compulsión

The terror of hallow's eve

  Publicidad
  Forma parte de Cementerio de Notícias

Colabora


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=