Ted 25-06-2017 17:17 (UTC)
   
 

Ted
(Seth MacFarlane, 2012)


Ted




Ficha técnica


Título original:
Ted
Año:
2012
Nacionalidad:
EEUU
Duración:
106 min.
Género:
Comedia, Fantástico
Director:
Seth MacFarlane
Guión:
Seth MacFarlane, Alec Sulkin y Wellesley Wild
Reparto:
Mark Wahlberg, Mila Kunis, Giovanni Ribisi, Laura Vandervoort, Ryan Reynolds, Jessica Stroup, Patrick Warburton y Melissa Ordway


Sinopsis


Un hombre ve cómo su osito de peluche de la infancia adquiere vida debido a un deseo que formuló cuando era pequeño, convirtiéndose en un gandul deslenguado que alterará por completo su tranquila vida.



Crítica


Tras toda una vida dedicada a series de animación, Seth McFarlane decide embarcarse en un largometraje de imagen real empleando los mismos elementos que en uno de sus trabajos más populares, Padre de familia (Padre made in USA también sería un claro ejemplo vinculable de dichos recursos pero su éxito es considerablemente menor), aunque la utilización del genuino y ácido humor adulto que caracteriza al reconvertido director (hasta el momento se situaba en un plano mucho más guionista, labor que también ejerce junto con Alec Sulkin y Wellesley Wild, las tres habituales mentes pensantes de la mencionada serie), lleno de comentarios sexuales y políticamente incorrectos, no producen la misma satisfacción visionaria en el público, pues en Ted se recurre a ellos con demasiada asiduidad e inapreciable lógica, siendo altamente ofensivos (la cantidad de diálogos homófobos, machistas, racistas y vejatorios se suceden incomprensiblemente en medio de una trama poco estructurada y peor narrada) y carentes de razón de ser; a pesar de la multitud de reproches que se podrían atribuir a la propuesta, ésta logró en su primer fin de semana de estreno en el siempre incomprensible territorio americano, a pesar de su calificación “R”  (la más restrictiva existente), la descomunal cifra de diez millones de dólares (además, lleva recaudados hasta la fecha más de 180), superando al que hasta el momento había sido el estreno más exitoso dentro de esta categoría para mayores de edad, la muy divertida y aconsejable Resacón en Las Vegas, hecho que ejemplariza el tremendo interés que suscita la cinta y la buena acogida de la que ha gozado (éxito del que posiblemente también disfrute en España, pese a la más que probable repulsión que produzca a posteriori entre los espectadores más sensibles y racionalmente críticos que pretendan ser objetivos).

Ted   Ted
John Benett (Mark Wahlberg, poco transmisor e inmutable) es un niño de apenas ocho años que, tras pedir un deseo a una estrella fugaz ve cómo éste se hace realidad; la petición versa sobre dotar de vida a un peluche que le ha sido regalado, para así tener al fin un amigo inseparable y dejar atrás el carácter antisocial que siempre le ha perseguido, no pudiendo destacar nunca en nada y siendo objeto de mofa de los demás; sin embargo, a medida que John crece también lo hace el osito de peluche mágico, aprendiendo un vocabulario poco adecuado aunque ciertamente extendido (la crítica oportuna al respecto está bien sintetizada, si bien la misma se extiende de manera ilimitada a lo largo de la historia).
Ted   Ted
En la actualidad, John es un tipo que ronda la cuarentena de edad que sigue sin tener aún las cosas demasiado claras en la vida, conservando como único compañero inherente, el mencionado con anterioridad osito de peluche Teddy (cuya voz recae sobre el pluriempleado Seth MacFarlane, incuestionable implicación personal la que adopta; Santi Millán en la versión española, el cual no alcanza el nivel que mostró en Paul), quien se convirtiera en antaño en una estrella a nivel mundial sin precedentes pero hogaño ocupa un puesto más que discreto entre la sociedad al que el éxito y la fama han corrompido hasta convertirlo en un ser cínico, malhablado y un tanto vicioso, por lo que se ve obligado a buscar trabajo (reprobación a las costumbres americanas que se recogen mediante los incomprensibles ascensos laborales de los que va gozando); aunque John no desee separarse de su peculiar camarada, la experiencia le demostrará, una y otra vez, que cuanto más tiempo pasa junto a Ted más problemas acaba causándole, alterando incluso su relación amorosa con Lori (Mila Kunis, elegante e impecable en su labor, solventando con brillantez un papel tan mezquino como impropio) debido a su comportamiento totalmente salvaje fuera de toda norma.
Ted   Ted
Es factible que el hecho del nefasto montaje y peores localizaciones seleccionadas del filme se deba al poco espacio temporal que se dedicó al mismo (comenzó su rodaje en Mayo del pasado año y se filmó exclusivamente en Estados Unidos, entre Boston y Massachusetts), pero no se puede (ni debe) encontrar explicación medianamente elocuente para justificar el poco rigor técnico del que el talentoso Seth MacFarlane hace gala en Ted, ya que si esté pudiera ser valorable positivamente también deberían serlo trabajos de índole escatológica y barbaridades inclasificables, pues pocos argumentos pueden aducir la denunciable retahíla de agravios que los protagonistas masculinos de la película vierten sobre las más variadas temáticas y personalidades mundiales (la mayoría de ellas haciendo alusión directa al objeto de la burla en cuestión), al igual que sucede con el teórico humor adulto que en realidad es una desfasada fuente de tópicos inadecuados empleados sin mesura.
Ted   Ted
Únicamente podría destacarse de la producción el retorno a la gran pantalla de la irreconocible cantante Norah Jones (a la que no se la precisaba desde que protagonizara la interesante My blueberry Nights, de Wong Kar-Wai, cinco años atrás), la breve aparición de Ryan Reynolds (que vuelve a encarnar de forma fugaz a un homosexual empedernido de forma similar a como lo hiciera en la delirante Dos colgaos muy fumaos, de Danny Leiner, hace prácticamente una década), la indiscutible muestra de talento interpretativo de Mila Kunis (la cual una vez más hace valer su don como actriz y aportan algo de cordura entre tanta discordancia, quimera que ya logró con la intrascendente comedia romántica de Will Gluck, Con derecho a roce, hace apenas un año) y el merecido aunque intemporal homenaje que se rinde a Sam Jones (no obstante, éste se basa más en ridiculizarlo que en rendirle un sentido tributo, por lo que finalmente se convierte en una parodia de sí mismo nada agradable para el protagonista de la rareza estelar de culto mundialmente apreciada titulada Flash Gordon).


Daniel Espinosa




 
  Menú
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Últimas publicaciones

Southbound

I am not a serial killer

Tickled

  Publicidad
  Forma parte de Cementerio de Notícias

Colabora


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=