Solo es el principio 12-12-2017 02:54 (UTC)
   
 

Solo es el principio
(Jean Pierre Pozzi y Pierre Barougier, 2011)


Solo es el principio




Ficha técnica


Título original:
Ce n’est qu’un début
Año:
2011
Nacionalidad:
Francia
Duración:
98 min.
Género:
Comedia, Drama
Director:
Jean Pierre Pozzi y Pierre Barougier
Guión:
Jean Pierre Pozzi, Pierre Barougier y Cilvy Aupin
Reparto:
Isabelle Duflocq y Pascaline Dogliani


Sinopsis


Un experimento consistente en dar clases de filosofía a los niños para que ellos mismos sean capaces de expresarse en cuanto a las ideas fundamentales sobre las que se asienta el mundo barajará la idea de si existe realmente la posibilidad de educarlos desde sus inicios, inculcándoles los valores éticos y filosóficos que van a regir sus vidas.



Crítica


La sinceridad, la ingenuidad y la imaginación que la niñez lleva implícitas son las tres claves de las que se aprovecha el tándem formado por Jean Pierre Pozzi y Pierre Barougier para plasmar a la perfección las inquietudes de los más jóvenes, de la generación que poblará en un futuro próximo el planeta y llevará a cabo acciones muy distantes respecto a sus propias opiniones, y es que la sociedad no decide quiénes son pero sí en quiénes se convertirán (no es preciso ser radical para llegar a dicha conclusión, pues es una verdad objetiva que difícilmente cabe cuestionarse); aunque oficialmente consten en el reparto de Solo es el principio únicamente dos nombres, lo cierto es que éste hecho se debe a que los verdaderos protagonistas del filme son menores de edad, motivo por el cual no aparecen como parte del elenco actoral (de hecho no se podrían considerar como tal, pues su valor declarativo tiene mucha más relevancia que la que un profesional podría alcanzar en el mejor papel de su carrera), una docena de niños que no cesan en su ansia por dar a conocer su parecer sobre los más diversos temas existenciales y esforzarse (en muchas ocasiones con un vocabulario absurdo) por explicar por qué piensan de tal manera.

Solo es el principio  Solo es el principio
El prometido apasionante viaje hacia (y desde) la sinceridad no podía tener sino como protagonistas a los más pequeños, quienes aludiendo a la teórica posibilidad de educar a éstos desde sus inicios, inculcándoles los valores éticos y filosóficos que van a regir su vida y los van a convertir en el futuro en personas adultas responsables, comparten sus escasos propios conocimientos en un experimento consistente en darles clases de filosofía para que ellos mismos sean capaces de discernir las bases constitutivas de las ideas fundamentales sobre las que se asienta el mundo (el amor, la libertad de expresión, el respeto, el liderazgo, la muerte, la conciencia social...) al mismo tiempo que aprenden a interaccionar en grupo y a actuar integrados dentro de un conjunto social en el que deben intentar desenvolverse; a través de una serie de niños escogidos, entre los que destacan Azouaou, Abderhamène, Louise, Shana, Kyria y Yanis, expondrán libremente sus emociones y contradicciones, impulsando así sus capacidades cognitivas mientras dan rienda suelta a sus sentimientos como aceptable forma de expresión.

Solo es el principio  Solo es el principio
Tratándose de una película puramente documental centrada en las clases de filosofía para niños entre tres y cuatro años llevadas a cabo en el centro Isabelle Duflocq de Le Mée-sur-Seine impartidas por parte de la maestra Pascaline Dogliani (la cual se interpreta a sí misma exagerando algunos comportamientos y siendo espontánea en otros tantos), la captación de la calidez y sensibilidad que la cinta exige resulta sublime en relación con la reflexión sobre la capacidad ética, social y humana y la importancia de una buena educación desde la infancia, fundamento en el que se engloba totalmente el objetivo de la producción.

Solo es el principio  Solo es el principio
Definiendo la vida como “un chisme invisible de color azul”, la inteligencia como “el acto de no guardar el cacao en la nevera”, el amor como “algo que hace cosquillas en la tripa y pone a la persona colorada porque ésta tiene un corazón” y la libertad como “lo contrario a cuando se quita el polvo de los muebles”, queda patente el curioso y simple, aunque no por ello menos profundo, sentido de la realidad que los venideros portadores de ideas contraen, una honrada visión que se ve adulterada por la cultura a la que pertenecen, el reprochable comportamiento que su entorno adopta sin cesar e incluso por los comentarios que sus padres les dedican, factores que varían enormemente su opinión real (dicha divergencia se recoge de inmejorable forma merced a la diversidad de razas e ideologías que los rapaces tratan de defender simp
áticamente).
Solo es el principio  Solo es el principio
Como consecuencia de la franqueza con la que se desenvuelven los pequeños protagonistas, la manipulación de los mayores hacia los mismos queda patente escena tras escena, magnificando la merma que sufren en cuanto a humor, lógica, poesía y, especialmente, en lo referente a la tolerancia y el civismo, conceptos a menudo olvidados en la sociedad; proponiendo soluciones a las problemáticas más emergentes (poco viables pero igualmente válidas desde la perspectiva humanitaria, factor que parece haberse desvanecido de la conciencia adulta), siendo por ello necesaria una correcta y estricta educación, pues como bien indica el título del metraje, solo es el principio para que la prometedora y altamente factible sociedad futura conviva en paz y con mayor raciocinio que la actual, la cual fue mucho tiempo atrás igualmente halagüeña.



Daniel Espinosa




 
  Menú
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Últimas publicaciones

La seducción

M.F.A."

Creep 2

  Publicidad
  Forma parte de Cementerio de Notícias

Colabora


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=