Skyfall 25-06-2017 17:15 (UTC)
   
 

Skyfall
(Sam Mendes, 2012)


Skyfall




Ficha técnica


Título original:
Skyfall
Año:
2012
Nacionalidad:
EEUU
Duración:
143 min.
Género:
Acción, Suspense
Director:
Sam Mendes
Guión:
Ian Fleming, Neal Purvis, Robert Wade y John Logan
Reparto:
Daniel Craig, Judi Dench, Javier Bardem, Ralph Fiennes, Naomie Harris, Berenice Marlohe, Ben Whishaw, Albert Finney, Rory Kinnear, Ola Rapace, Helen McCrory, Tonia Sotiropoulou, Nicholas Woodeson, Santi Scinelli, Michael Wilson, Tom Wu y Duncan Meadows


Sinopsis


El agente 007 ve peligrar su fidelidad y amistad hacia M cuando la experimentada jefa del servicio de inteligencia comienza a ser acosada por su pasado; James Bond se verá obligado a averiguar de dónde procede el foco del peligro para poder atajarlo y mantener a salvo no solo a M, sino a toda la agencia y, en
última estancia, incluso a sí mismo.


Crítica


La saga Bond celebra su cincuenta aniversario con Skyfall (nomenclatura de cierto emplazamiento que cobrar
á suma importancia en los compases finales en forma de iniciarias raíces, explicativo orígen que se extiende a gran parte de la trama al ser una de las intenciones del director, representada en el retorno del inolvidable Aston Martin DB5), una especie de híbrido que se retroalimenta en forma de homenaje destinado a los fieles seguidores de la franquicia recuperando los rasgos positivos de los célebres personajes de la misma, tratando (con mediano acierto) asemejarse a la trilogía de El caballero oscuro del incuestionable Christopher Nolan (tal es así que incluso las sorpresas que se mostraron en la última entrega de aquella parecen recogerse de idéntica forma en ésta, desvelando identidades ocultas que guardan una enorme relevancia histórica e invalorable gratitud para los fieles adeptos) tanto en el carácter dramático como en el espectacular; la película supone la tercera encarnación de Daniel Craig como James Bond después de recoger el testigo de Pierce Brosnan (al que precedieron cronológicamente Barry Nelson, Sean Connery, David Niven, George Lazenby, Roger Moore y Timothy Dalton), quien otorga al famoso agente un misterioso don de seducción y una solvencia superflua en ésta la que se traduce en la vigesimotercera aventura del intrépido espía.
Skyfall  Skyfall
Casino Royale y Quantum of Solace fueron los títulos de las dos anteriores entregas protagonizadas por el actor (curiosamente la más larga y la más corta en cuanto a duración, respectivamente, de la saga), resultando la primera poco menos que magnífica y la segunda altamente desaconsejable al centrarse exclusivamente en irrelevancias; Skyfall se situaría en la intersección de ambas, ofreciendo una fiesta pirotécnica que logra trascender la condición de secuela a raíz de una rotura narrativa que segmenta la película entre los ecos del pasado y la estética predominante del futuro, pues el que comienza siendo un retrato de un héroe terrenal con una capacidad de resistencia y un patriotismo descomunales se aproxima posteriormente de manera inaudita a un semidiós con poderes increíbles, transición que resulta cuanto menos criticable e incluso nefasta al alejarse por completo de la realidad.
Skyfall  Skyfall
M (Judi Dench, inamovible del papel que desde hace varios años le ha sido asignado merced a la gran claridad con el que lo borda), la experimentada jefa del servicio de inteligencia británico MI6, se ve presionada por sus superiores para dimitir del puesto que ocupa tras cometer una serie de errores que provocaron la pérdida de un fichero contenedor del nombre de todos los agentes secretos de la organización y la supuesta muerte de James Bond (Daniel Craig, una vez más inmaculado e impasible, así como seductor aun prefiriendo el alcohol a las mujeres en la presente historia), un atentado cibernético (extraído directamente de La jungla de cristal 4) hace que el desaparecido agente resucite y, malherido, afronte las pruebas necesarias para ser aceptado de nuevo como 007, siendo aceptado por una argucia sostenida por M, pues en realidad tanto la forma física como la mental distan mucho de los mínimos exigidos; e
l responsable del forzado retorno es Raoul Silva (Javier Bardem, quien alejándose por completo del villano al que interpretó en No es país para viejos pero conservando la inaudita personalidad infundida al mismo encarna a otro tan profundamente temible como naturalmente afeminado), el temerario poseedor del archivo extraviado que emplea a su bella secuaz Severin (Berenice Marlohe, poco participativa aunque enormemente placentera desde la perspectiva visual) para atraer al reingresado espía y así iniciar su plan maestro, urdido con suma templanza y dedicación durante años para acabar con la vida de M, con la que guardó una estrecha relación personal que desembocó en una desigual correlación profesional y, con la ayuda de Eve (Naomie Harris, incauta aunque conclusivamente portadora de añorados recuerdos) y Q (Ben Whishaw, físicamente patético e interpretativamente creíble), sus inestimables compañeros de investigación, James Bond deberá hacer frente a un mal que atesora mucha más relevancia de la que aparenta, llegando a comprometer su fidelidad y amistad con M y poniendo en peligro a toda la agencia, siendo la mejor arma la oscuridad que siempre le ha acompañado, una insana soledad que se convierte constante y peligrosamente en un arma mortal.
Skyfall  Skyfall
A modo de memoria colectiva conviene recordar que la idea primaria del confidente internacional surgió en la década de los cincuenta de la mente del escritor británico Ian Fleming, mientras éste se encontraba de vacaciones en Jamaica en plena Guerra Fría y como producto de su inspiración directa por sus servicios prestados a la Armada Naval Británica, especialmente durante una misión llevada a cabo en Portugal durante el transcurso de la Segunda Guerra Mundial; su pluma plasmó la creación de un personaje ficticio que establecería un canon en el universo de las novelas de espionaje para luego proyectarse en espacios cinematográficos y multimedia, el comandante James Bond del Servicio Secreto de Inteligencia Británico, una singular caracterización patriótica que terminaría revolucionando el género literario y el cinematográfico en la figura de un héroe que con singularidades refleja aspectos del espíritu de una íntegra época, persistiendo casi sesenta años después como un mito de múltiples dimensiones convertido en una de las grandes figuras seriales de la cultura de masas (tal es así que incluso numerosos grupos fanáticos han confeccionado exhaustivos análisis sobre el mismo, como si de una personalidad verídica se tratase aun no siendo de tal modo).

Skyfall  Skyfall
Más allá de la banalidad que supone la película en sí misma (amén del total entretenimiento en el que se traduce), ésta puede servir perfectamente para que la inmensa labor que realiza Javier Bardem se vea recompensada convirtiéndose en el segundo ganador del Oscar al interpretar al villano de una historia de James Bond (Christopher Walken ganó la estatuilla años atrás encarnando también al enemigo del agente 007 en Panorama para matar), y es por ello que se hace más evidente si cabe el desastroso desenlace que sufre, pues debería haber sido mucho más elaborado y ajusticiar la enorme interpretación que lleva a cabo, pudiéndose definir la misma como la impecable combinación de la locura característica de Heath Ledger como Jocker y la singular lucidez de Anthony Hopkins como Hannibal (con éste último comparte idéntica escena en el ecuador de la trama); así, desaprovechando las infinitas posibilidades que el célebre personaje ofrece y las múltiples cualidades del gran reparto actoral del que hace gala la propuesta, Sam Mendes se limita a recoger el legado de anteriores directores para mantener la atención del espectador mediante acción tan trepidante como execrable y un guión falto de carisma en el que solamente brilla con luz propia el citado antagonista español, cuya primera aparici
ón es delirante a la par que majestuosa, demostrando a lo largo de la extensa trama una conexión con Daniel Craig inimaginable y totalmente gloriosa.


Daniel Espinosa




 
  Menú
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Últimas publicaciones

Southbound

I am not a serial killer

Tickled

  Publicidad
  Forma parte de Cementerio de Notícias

Colabora


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=