Món petit 23-10-2017 15:27 (UTC)
   
 

Món petit
(Marcel Barrena, 2012)


Món petit




Ficha técnica


Título original:
Món petit
Año:
2012
Nacionalidad:
España
Duración:
83 min.
Género:
Aventuras, Comedia
Director:
Marcel Barrena
Guión:
Marcel Barrena y Víctor Correal
Reparto:
Albert Casals, Àlex Casals, Anna Socías, Jordi Socías, Mont Serradó, Pepita Moliner, Pili Alamán y Marcel Barrena


Sinopsis


Albert es un joven que viaja por todo el mundo desde los quince años sin dinero y con su silla de ruedas; ahora pretende partir de Barcelona, su ciudad natal, y llegar hasta el lugar m
ás alejado de su particular mundo.


Crítica


Tras su premiado paso por los prestigiosos IDFA, Palm Springs, ZagrebDox y Boulder en sus respectivas últimas ediciones, llega a las pantallas españolas Món petit, la optimista película dirigida (y coescrita) por Marcel Barrena que se traduce en su segundo largometraje tras la televisiva Quatre estacions (por la cual ganó el Premio Gaudí a la Mejor Película y el Premio de la Crítica en el Festival de Alicante 2010), guardando ambas cuantiosas similitudes (desde la subjetiva narrativa hasta el idioma originario, matices que personalizan sus obras pero a la vez limita ostensiblemente en ciertos compases la comprensión de las mismas por parte de aquellos ajenos al idioma en cuestión); ésta muestra la impactante y esperanzadora historia de superación de Albert Casals, un joven catalán que a los cinco años de edad sufrió una leucemia que le postró en una silla de ruedas debido al tratamiento contra la enfermedad que tuvo que administrarse (los fármacos lo curaron pero implicaron la utilización de tal accesorio de por vida) aunque desde entonces y gracias a la educación de su familia (explotada en su edad infantil como demuestran las diversas grabaciones que sus padres realizaron, expuestas en varios momentos del metraje haciendo valer las adquisiciones morales que éstos le infundieron pero a su vez la compleja infancia resultante) y a su sorprendente filosofía, convirtió su existencia en una aventura constante tan interminable como realmente peligrosa de interminables espacios temporales e infinitas preocupaciones a terceros (especial afectación padecen sus progenitores, que si bien se expresan libres y comprensibles son permisivos en desaconsejable desmedida).

Món petit  Món petit
Comenzó a viajar alrededor del mundo cuando tenía tan solo quince años, comprendiendo sus viajes los cinco continentes, compaginando ese sueño paulatinamente cumplido con la publicación de dos libros pese a su temprana edad (“El mundo sobre ruedas” narra sus aventuras por Europa y Asia y “Sin fronteras” cuenta su travesía por Sudamérica, África y Japón), por lo que la intrépida pretensión de recorrer el globo en busca de experiencias increíbles ha ido consumándose gratificantemente; la silla de ruedas nunca le ha supuesto un obstáculo (él mismo la considera un complemento más, como pudieran ser unas gafas) y junto a ella ha realizado miles de quilómetros del mundo, y aunque la fuerza (tanto interna como externa) que demuestra con ello es inmensamente incalculable, la poco recomendable apología a multitud de actos incívicos (no abonar las correspondientes tasas que los emplazamientos exigen, desvalorizar el documento de identidad empleándolo como mero untador de cacao...) e inmorales (aprovecharse de la generosidad ajena mediante tretas tan viles como teñirse de un color diferente a los considerados normales o arrojarse al suelo para generar incertidumbre, victimizarse para que los demás sientan lástima hacia su persona y con ello ganarse su confianza...) a los que aparentemente (según muestran las imágenes) alude con frecuencia no deberían elogiarse por mucho que se trate de justificar utilizando su discapacidad como excusa y argumentando que el propósito no es otro que el de divertirse sin pretender hacer daño alguno, pues tales conductas no son educativas.

Món petit  Món petit
Albert (Albert Casals, formidable su manera de entender la vida y suponer la simpleza personificada, si bien determinados comportamientos son cuanto menos discutibles, como se señalaba con anterioridad) es un joven que viaja por todo el mundo desde que tenía quince años sin dinero, con su silla de ruedas y su inseparable camiseta promocional de Acción mutante (lejos de podría tildarse de insano su uso, pues apenas se desprende de ella); ahora se enfrenta a un nuevo reto, ir a las antípodas desde su ciudad natal junto a su novia Anna (Anna Socías, eternamente benévola y entregada a su causa, que no es otra que la de lograr la felicidad junto al chico que ama a pesar de la poca edad que ambos tienen), emprendiendo una odisea de dos cientos días y veinte mil quilómetros, con tan solo veinte euros en los bolsillos, un recorrido lleno de experiencia únicas en el que la consolidada pareja conocerá miles de pueblos, culturas y personas hasta llegar al faro de East Cape ubicado en Nueva Zelanda (prácticamente inédito, viéndose exclusivamente en los últimos minutos durante escasos segundos), el lugar más recóndito de la tierra dónde habitan los seres humanos más alejados de su particular mundo (curiosa y sospechosamente amables).

Món petit  Món petit
El largo trayecto se plasma intercalándose con los testimonios cercanos de los dos valerosos viajeros, personalidades todas ellas interpretándose así mismas (padres, tías y abuelos de él y padres y amigas de ella) que abarcan ciudades tan dispares como Badalona y Sitges, pintorescas ubres que no hacen sino simbolizar la ruptura con la monotonía tan implorada por el joven; la (presumiblemente) imposible empresa se logrará si ambos utilizan sus conocimientos adecuadamente y solventan las adversidades con eficacia, pero la epopeya es, por encima de todo, un prematuro romance de épicas dimensiones que trae tras de sí impredecibles acontecimientos, agradecibles simbolismos y desechables comparativas contantes entre el actual Albert y el antiguo, siempre alegre pero transitivamente creciente moralmente (de hecho algunos días los pasa con completos desconocidos, a los cuales no puede ofrecer materialismo alguno pero sí valores, intrepidez que suele ser bien recibida por aquellos situados en problemáticos estados y rehusada por los más asentados socialmente), siendo un verdadero privilegiado intelectual al considerarse plenamente libre y realizado.

Món petit  Món petit
En cuanto a aspectos técnicos se refiere, solamente destacar que para lograr el propósito de “proponer mirar el mundo con los ojos de un niño que estuvo a punto de morir y que ahora celebra la vida en cada respiración viviéndola como una aventura infinita sin obstáculos posibles” (palabras explícitas vertidas por el propio director en recientes declaraciones), Marcel Barrena ha confundido comercialidad con falsa naturalidad, pues la exageración de algunas declaraciones es evidente y el forzamiento de algunas situaciones indiscutibles, por lo que la teórica espontaneidad siempre presente queda en entre dicho; más allá de los comunes errores que pudiera presentar un producto de semejantes características, Món petit es un documental televisivo disfrazado de poderosa cinta bondadosa que bebe directamente de las pautas estipuladas por la exitosa Intocable, así que la artificialidad se antoja más común de lo que aparentemente pudiera parecer aun aportando fuertes sensaciones emotivas gracias a la majestuosa dupla protagonista, completamente compenetrada (raro sería que no fuera de tal modo, pues la pareja es real) y mayormente correcta desde el punto de vista narrativo (la cámara que portan graba en alta calidad pero precario sonido en no pocas secuencias por la pretendida cercanía).



Daniel Espinosa




 
  Menú
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Últimas publicaciones

Maus

Annabelle-2

The terror of hallow's eve

  Publicidad
  Forma parte de Cementerio de Notícias

Colabora


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=