Lovely Molly 13-12-2017 22:18 (UTC)
   
 

Lovely Molly
(Eduardo Sánchez, 2011)


Lovely Molly




Ficha técnica


Título original:
Lovely Molly
Año:
2011
Nacionalidad:
EEUU
Duración:
99 min.
Género:
Suspense, Terror
Director:
Eduardo Sánchez
Guión:
Jamie Nash
Reparto:
Johnny Lewis, Alexandra Holden, Gretchen Lodge, Katie Foster, Tony Ellis, Brandon Thane Wilson, Lauren Lakis, Daniel Ross, Tara Garwood, Kenny Caperton, Todd Ryan Jones, Dan Manning y Greg Cool


Sinopsis


Molly y Tim acaban de casarse, y se instalan en la antigua casa familiar de ella; al poco tiempo resultará obvio que algo no anda bien en el lugar. Ruidos inexplicables, golpes... el ambiente se enrarecerá mientras Molly ve resurgir los fantasmas de su pasado, los cuales se apoderan de ella.



Crítica


El cubano Eduardo Sánchez, codirector de una de las cintas de terror más influyentes de los últimos tiempos, El proyecto de la bruja de Blair, regresa a su género insignia para presentar una angustiante cinta que alterna narración en primera persona (escenas filmadas de tediosa y confusa manera, reveladoras aunque limitantes) y tercera (con cámaras situadas en lugares poco adecuados en numerosas ocasiones) para, empleando una numerosa barbaridad de extraños y ensordecedores sonidos equívocos, infundir pánico y nerviosismo al público, cometido que logra holgadamente merced a la relativa originalidad que aleja por completo la producción de otras de semejante (e incluso idéntica) índole, generando un profundo y constante malestar general que perdura más allá del visionado de la misma dependiendo de la afectaci
ón personal.
Lovely Molly  Lovely Molly
Tras un inquietante inicio que en realidad se sitúa en el ecuador de la historia, Tim (Johnny Lewis, creíble aunque presencialmente discontinuo) y Molly (Gretchen Lodge, desde el primer hasta el último segundo fantástica) contraen matrimonio con la pretensión de iniciar juntos una nueva vida en la casa que poseían los difuntos padres de ésta, tan lúgubre como tradicional; los sucesos inexplicables y aturdidores comienzan a manifestarse tempranamente (concretamente a los tres meses de comenzar dicha convivencia), sufriendo los nueves huéspedes la ira de una enigmática energía que solamente visualiza la integrante femenina de la pareja, cuyas consecuencias son recogidas la mayoría de ocasiones por la misma chica a través de una cámara casera.

Lovely Molly  Lovely Molly
La adorable y primariamente inocente Molly únicamente encuentra consuelo en el consumo de sustancias ilegales, vía de escape que agrava la intensidad de los sucesos paranormales, los cuales se manifiestan exclusivamente cuando la joven aguarda sola en la morada tras las constantes partidas de su cónyuge, quien por motivos laborales de ausenta habitualmente; la infernal metamorfosis de la chica se consuma a medida que transcurren los días, trastocando su locuacidad al inundar de malsanos recuerdos familiares su lastimada mente, convirtiéndose en un ser incongruente, peligroso y sumamente visceral.

Lovely Molly  Lovely Molly
Avalado por la premiada Gabriel’s dream, la cual dirigió diez años atrás con escasos tres mil dólares de presupuesto consiguiendo extraordinarios resultados, Eduardo Sánchez no se muestra receloso en cuanto a hacer uso de los más tópicos clichés del género (algunos de ellos inesperados) para sobresaltar con asiduidad, tales como alarmas que se activan solas, lámparas que se encienden sin explicación aparente, puertas que se abren sin que nadie interactúe con ellas, sonidos provenientes de la nada que perecen albergar un mensaje trascendental, acciones que posteriormente se desvanecen de la memoria, cámaras de video que registran una realidad distante a la creída... para, así, magnificar el terror y la tensión, muy presentes durante toda la trama; la agobiante e inquietante atmósfera generada, unida al misterio, la paranoia, la sexualidad y la ingente cantidad de drogas consumidas, alcanza tal nivel que la loable explicación científica transformada repentinamente en puro misticismo y la clásica a la par que obtusa premisa permanecen en un segundo plano, cobrando mucha menos importancia (negativa) de la debiera, también, por el magnífico desenlace, tan macabro como trágico y premeditadamente pasional
.
Lovely Molly  Lovely Molly
El vertiginoso ritmo inicial del que goza Lovely Molly, repleto de secuencias terroríficas (previsibles pero innovadoras en cuanto a su construcción), sirve de antesala para una serie de planos que dificultan el agradable disfrute del filme, cuya interesante trama se ve envuelta en la incongruencia más absoluta (el ejemplo más evidente es la propia protagonista, de la que se presupone una enfermedad patológica que no se aclara a lo largo del desarrollo del metraje, por lo que la hipotética incomprensión se torna absurda incredulidad); de este modo, queda patente que es menester que prevalezca cierta cordura argumental frente a la introducción se teóricos elementos sorpresivos, pues sacrificar la mediana sensatez que pudiera conservar la historia en virtud de contraproducentes rarezas no resulta complaciente en cuanto a rigorismo aun conservando una calidad (visual y sonora, primando la segunda) más que destacable si se juzga el producto en su conjunto, muy correcto.



Daniel Espinosa




 
  Menú
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Últimas publicaciones

La seducción

M.F.A."

Creep 2

  Publicidad
  Forma parte de Cementerio de Notícias

Colabora


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=