La gran familia española 17-08-2017 03:47 (UTC)
   
 

La gran familia española
(Daniel Sánchez, 2013)


La gran familia española




Ficha técnica


Título original:
La gran familia española
Año:
2013
Nacionalidad:
España
Duración:
93 min.
Género:
Comedia, Drama
Director:
Daniel Sánchez
Guión:
Daniel Sánchez
Reparto:
Verónica Echegui, Antonio de la Torre, Quim Gutiérrez, Roberto Álamo, Miquel Fernández, Alicia Rubio, Héctor Colomé y Patrick Criado


Sinopsis


Cinco hermanos, todos ellos con nombres bíblicos, se reúnen para celebrar el compromiso del pequeño de ellos, que se casa con su novia embarazada; serán horas de incertidumbre, de alegría y posterior euforia, pero también será el momento de unirse por velar por un bien común.



Crítica


“Muchísimas gracias a la selección española de fútbol, a todos los jugadores y al cuerpo técnico, os habéis convertido en una inspiración para todos nosotros, sois la mayor fuente de ilusión y esperanza de este país y en estos tiempos de crisis que nos están tocando vivir nos habéis demostrado que a base de esfuerzo, trabajo, talento y sobre todo unión se pueden hacer realidad los sueños, gracias por hacernos creer que un mundo mejor es posible y yo, particularmente, quiero hacer una mención especial al entrenador, Vicente del Bosque, porque es mi modelo a seguir como director y a Iker Casillas, porque para mí eres y siempre serás San Iker, te llevo en el corazón”; con las palabras recogidas entre comillas presentó su nueva película Daniel Sánchez el martes tres de septiembre del dos mil trece a los veintitrés jugadores de la selección española de fútbol concentrados en la residencia de la federación antes de viajar a Helsinki para el decisivo partido que jugaban el día seis de ese mismo mes frente a Finlandia (el cual se resolvió satisfactoriamente con un claro, aunque algo corto a tenor de la superioridad mostrada, marcador de dos a cero a favor del conjunto patrio) perteneciente a uno de los últimos encuentros clasificatorios de cara al mundial que se celebrará en el territorio brasileño durante la presente anualidad.

La gran familia española  La gran familia española
Que a tan especial (e interesado, al suponer una inmejorable campaña publicitaria) acto le acompañaran el elenco de actores protagonistas al completo no hace sino corroborar la total implicación del reparto (entre el cual no se encuentra su actor fetiche, Raúl Arévalo, al estar rodando en el momento de grabación de ésta Los amantes pasajeros de Pedro Almodóvar) en una propuesta que trata, con más desinhibida comicidad que convincente certeza, captar la esencia de las emociones que invadieron a los aficionados al deporte rey tras disfrutar de un equipo que patentó (y de hecho sigue siendo el impulsor de tan singular trato del esférico) un estilo de juego tan único como asombroso, descontrolada felicidad que se extendió a lo largo y ancho de un país (e incluso traspasando fronteras al extenderse a ciudadanos de otras nacionalidades) al fin orgulloso de la selección que le representa, tan estigmatizada en un pasado y laureada en la actualidad; la proyección sirve, especialmente, para recordar lo que millones de personas sintieron por una hazaña que significó para el ciudadano de a pié en una alegría moralista infundada pero profunda, logro que en el cuarto filme del autor, después de darse a conocer con su galardonada
ópera prima Azul oscuro casi negro (por ella obtuvo el Goya al Mejor Director Revelación) y firmar las comedias desprejuiciadas con tintes sociales (género en el cual se ha centrado con total dedicación y algo menos de acierto) Gordos y Primos (a modo de anécdota mencionar que para esta última hizo uso de un tema del cantautor estadounidense Josh Rouse, solicitándole de forma expresa al mismo que compusiera la banda sonora en cuestión con ecos de western), se traduce en un mensaje de esperanza y capacidad de superación, dos de los pilares sobre los que se sustentó el origen de tan inolvidable (y rememorado asiduamente) hito y, en un plano más sustancial, en toda una lección al ofrecer momentos en los que demarrar lágrimas se convierte en un inevitable placer.
La gran familia española  La gran familia española
El despliegue dispuesto para la película distribuida por Warner Bros. Pictures ha sido tal que se ha convertido en la primera en estrenarse de forma completamente accesible en todas sus sesiones en veinte salas de Yelmo Cines haciendo uso de la herramienta “Whatscine”, el único sistema en el mundo que incluye los tres elementos de accesibilidad (lenguaje de signos, audiodescripción y subtitulado) y que el espectador podrá recibir en su propio dispositivo móvil sin ningún coste o bien a través de unas gafas de visión transparente tras haberse implantado esta nueva tecnología, una novedosa forma de disfrutar el cine que de buen seguro creará escuela merced a las posibilidades que ofrece; el descomunal adelanto que supone esto no hace sino confirmar la gran seguridad que han tenido todos los patrocinadores en el filme, aunque no por ello se debe ser benevolente con aquellos aspectos criticables, obligada sinceridad a fin de discernir lo que suponen añadidos a un largometraje poco definido (la conclusi
ón es formidable pero de camino a ella se divaga indebidamente cayendo en tipicismos varios que alejan al espectador del verdadero sentir del mismo, totalmente existencial y humanitario) sin desmerecer dichos complementos facilitadores de la difusión de la pasión por el séptimo arte para poner de manifiesto que la catarsis colectiva más que conocida (y vivida) del balompié puede emplearse a modo de símil con una familia que plantea sus estrategias y problemáticas amorosas cual (de hecho homenajeado) club deportivo.
La gran familia española  La gran familia española
Aunque La gran familia española se perfilaba como una especie de sentido tributo (en cualquier caso merecido, por supuesto, del acontecimiento) en clave de humor a una de las gestas (tal adjetivación fue la que más se empleo a pesar de presumirse más que probable al contar con una plantilla repleta de estrellas en constante ascenso) deportivas más importantes de todos los tiempos para el estado español como la que supuso la conquista del mundial de fútbol de Sudáfrica hace ya cuatro años, ésta solamente sirve de telón de fondo para abordar una historia típicamente recurrida (los elementos no varían lo más mínimo de los estipulados clásicamente) que, sin embargo, no se torna en ningún instante aborrecible aunque algunas situaciones son, evidente y penosamente, sumamente execrables) aun siendo imperdible si se juzgan exclusivamente los
veinte minutos conclusivos, de una calidad suprema; la pieza apenas se aleja de otras propuestas de índole semejante, mas si muchas superan a la presente con creces al combinar contenidos más sarcásticos y sorprendentes lo cierto es que ésta resulta destacable de entre las de origen patrio (en relación con las provenientes de otros países en absoluto) siendo esta la principal razón por la que no cabe deshacerse en elogios pudiendo entrar en comparaciones totalmente horrorosas y salir muy mal parada pero qué duda cabe que la especie de guiño que se lleva a cabo respecto a la clásica Siete novias para siete hermanos (y el correspondiente trasfondo que comporta) hace de ella una más que digna cinta englobada en el humor pero potentemente conmovedora en los compases finales, pudiendo haber destacado cuantiosamente de haberse delimitado en la tragedia.
La gran familia española  La gran familia española
Con unas interpretaciones más que notables (
la encarnación de Héctor Colomé como patriarca no tiene precio) y una dirección sin alardes ni personalizaciones (las cámaras se sitúan constantemente en posiciones propicias para dar como resultado planos eficaces pero comunes al no alejarse de la mera normalidad) la aceptación de una propuesta como ésta está más que asegurada, aunque no llegará a provocar tanto furor como otras que arriesgan en alguno de los aspectos de los cuales se compone un metraje, ya sea en cuanto a contenido (podría valer como ejemplo la trilogía de Resacón en Las Vegas), argumento (Un funeral de muerte recogía un guión tan elaborado como desternillante) o enrevesamiento (la confluencia de filmes tanto contemporáneos como clásicos del horror que se da en cualquiera de la entregas de Scary movie es un primor a pesar de no antojarse muy elocuente la conexión entre todos ellos); la apuesta de Daniel Sánchez, como ya se ha indicado, es tan plausible como primitiva, y es que arriesgar todo en aras de ofrecer el convencionalismo menos vanguardista (en especial el primer tercio, fuera de lugar por completo) complace pero no entusiasma, lo cual parece haber funcionado a nivel comercial teniendo en cuenta que ha sido seleccionada como una de las posibles candidatas para representar a España en los Oscar 2014 como mejor película de habla no inglesa junto a 15 años y un día de Gracia Querejeta, Alacrán enamorado de Santiago Zannou y Caníbal de Manuel Martín, certamen en el que probablemente tenga el mismo éxito (es decir, casi nulo, pues de las once nominaciones de las que disfrutaba se alzó solo con dos galardones) que en los Goya 2014 recientemente celebrados, cabiendo destacar una vez más el último tercio de metraje por el clarividente ensalzamiento de buen parecer que comporta al situarse la sintonía del resto de duración en un nivel muy inferior, pudiendo ser ésto considerado un error o una descomunal salvación entre tanto yerro.


Daniel Espinosa




 
  Menú
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Últimas publicaciones

Rings

Raw

Pet

  Publicidad
  Forma parte de Cementerio de Notícias

Colabora


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=