Gru 2: Mi villano favorito 16-08-2017 21:49 (UTC)
   
 

Gru 2: Mi villano favorito
(Chris Renaud y Pierre Coffin, 2013)


Gru 2: Mi villano favorito




Ficha técnica


Título original:
Despicable me 2
Año:
2013
Nacionalidad:
EEUU
Duración:
98 min.
Género:
Animación, Comedia
Director:
Chris Renaud y Pierre Coffin
Guión:
Cinco Paul y Ken Daurio
Reparto:
Steve Carell, Florentino Fernández, Kristen Wiig, Patricia Conde, Russell Brand, Benjamin Bratt, Miranda Cosgrove, Eduardo Pérez, Steve Coogan, Kristen Schaal, Ken Jeong, Moisés Arias, Dana Gaier, Elsie Fisher, Nasim Pedrad, Chris Renaud y Pierre Coffin


Sinopsis


Gru era uno de los mayores s
úper villanos del mundo, pero decidió dejar atrás su carrera de maldad para convertirse en el padre perfecto; mientras lo intenta, es reclutado por una organización anti criminal y ultra secreta, pasando a estar del lado de los buenos y a echarles una mano...


Crítica


Resultaba impensable que una película de animación pudiera llegar a recaudar más de quinientos millones de dólares en taquilla (la décima más recaudadora de la historia del cine estadounidense sin tan siquiera sumar las enormes cantidades que habrán propiciado posteriormente los innumerables productos promocionales puestos a la venta, tales como camisetas, tazas y peluches, amén de la imperdible edición en formato doméstico cuyo material promocional incluía tres desternillantes cortometrajes) en pleno dos mil diez de no tratarse de una nueva entrega de una antigua franquicia afianzada llevada de nuevo a la gran pantalla (valga Toy Story como ejemplo); sin embargo, y contra todo pronóstico, Gru: Mi villano favorito (cuyo sustantivo no mantiene el rigor) no solamente logró tal proeza sino que además encandiló a todo aquel que la visionó merced a la original perspectiva que se daba en la misma acerca de un villano cuya máxima aspiración era robar la luna para trascender la popularidad de la que gozaba en su apacible población y ser mundialmente temido cambiando radicalmente sus prioridades cuando empezó a entablar una estrecha relación con las tres huérfanas que adoptó en aras de utilizar su simpatía para hacerse con el arma que precisaba para consumar su misión
entorpeciéndole todos sus planes y convirtiendo su objetivo en una alocada y épica hazaña interestelar.
Gru 2: Mi villano favorito  Gru 2: Mi villano favorito
Tres años más tarde de aquel descomunal a la par que merecido éxito, los propios Chris Renaud y Pierre Coffin (directores también de la ya mencionada primera parte de la que ya podría denominarse una franquicia que se ocupan de prestar su voz a varias de las divertidas criaturas) regresan tras las cámaras basándose en los personajes creados por Sergio Pablos para recuperar las andanzas del bellaco en un ámbito muy diferente, el familiar, tornándose todo el contenido malévolo que se pudo observar en la anterior (las fechorías eran las únicas acciones que de veras hacían dibujar una sonrisa en él) en amorosos intentos de contentar a las que ya considera sus hijas preocupándose exclusivamente del bienestar de éstas e incluso olvidando sus maliciosos quehaceres diarios en clara sintonía con el cambio que supone estar al cargo de tan necesitadas personas, ávidas de amor y entregadas en la causa de encontrar una pareja para su padre a fin de iniciar una vida realmente plena; para soslayar el enorme riesgo de caer en tópicos y aborrecibles memeces, la dupla direccional consigue explotar al máximo las apariciones de los Minions (tal es así que son sin lugar a duda los protagonistas absolutos del filme abriendo, desarrollando y cerrando éste) para amenizar una velada que podría haberse considerado fácilmente prescindible al sufrir una evidente decadencia argumental respecto a su antecesora pero que gracias a ello se sitúa en un nivel altamente disfrutable dentro de las racionales exigencias que puede suscitar (ciertos compases ecuatoriales presentan escenas inconexas que aun siendo cuanto menos loables son igualmente incorrectas, es por ello que la reincidencia en ellas es tal que termina por configurarse como un recurso pr
ácticamente desagradable e informal).
Gru 2: Mi villano favorito  Gru 2: Mi villano favorito
El siempre emprendedor Gru (Steve Carell en la versión americana y Florentino Fernández en la española) ha dejado atrás una vida basada en el cruel fastidio a los demás para dedicarse a sus tres hijas, la curiosa Margo (Miranda Cosgrove), la traviesa Edith (Dana Gaier) y la inocente Agnés (Elsie Fisher), tratando de dar con la fórmula idónea con la que elaborar la línea de mermeladas que comercializa para convertirse en el productor de confituras más grande del momento mientras se acostumbra a los quehaceres de un padre de clase media (algunos de ellos inteligentemente llevados hasta el extremo hasta el punto de verse obligado a disfrazarse de hada para contentar a las niñas) posicionándose discordante su eterno aliado el doctor Nefario (Russell Brand), pero una organización ultra secreta especializada en la lucha global contra el mal le secuestra, siendo la encargada de ello la inquieta Lucy (Kristen Wiig originalmente y Patricia Conde tras el doblaje) previo requerimiento de su orondo jefe McCuloch (Steve Coogan); juntos deberán descubrir al responsable de una atrocidad realmente deleznable (cuyo cometido acontece primigeniamente en el Ártico en una de las secuencias más memorables de la cinta merced a la cantidad de detalles que interactúan entre sí, justificadora ella sola del opcional visionado en tres dimensiones) y llevarle ante la justicia, para lo cual deberán ir descartando a los principales sospechosos listados durante mucho tiempo por parte de la enigmática corporación de inmaculada reputaci
ón.
Gru 2: Mi villano favorito  Gru 2: Mi villano favorito
Así, los dos recién conocidos (asombra comprobar cómo tan deplorable acto criminal rápidamente se olvida por parte del afectado) investigarán al dueño de una peluquería de injertos capilares cuyo comportamiento se distancia del considerado normal (el japonés de moda Ken Jeong cuyo salto a la fama se ha producido en su paulatinamente acentuada participación en la trilogía de Resacón en Las Vegas), al propietario de un restaurante mejicano cuyo parecido físico con un famoso enemigo del pasado del ya retirado villano es brutal (Eduardo Pérez, aunque en un principio la rumorología apuntaba al mítico Al Pacino como vocal del mismo en la que hubiese sido su debut en un metraje animado) y a varios profesionales más ubicados en el centro comercial del cual procede la inconfundible señal del peligroso líquido que se ha apropiado indebidamente para fines poco esperanzadores el autor del citado golpe; bailes, cantes, explosiones, persecuciones, tiroteos, vuelos e incluso enamoramientos (uno de ellos se presume obvio al fraguarse desde el primer instante y el segundo intrascendental más allá de representar el sentimiento posesivo paternal) se sucederán hasta desvelarse la verdadera identidad de aquel que intenta ocupar el lugar que dejó vacante el propio Gru, quien descubrirá que los sentimientos alcanzan más poder que las armas que utiliza y que con ingenio (el que parecen poseer en cantidades infinitas Cinco Paul y Ken Daurio a juzgar por el guión que han elaborado) puede vencerse cualquier amenaza (evidencia de ello es el electrizante desenlace, repleto de color e intensa acción).

Gru 2: Mi villano favorito  Gru 2: Mi villano favorito
La fórmula original basaba su sustentación en tres pilares básicos, las tres pequeñas niñas residentes en una casa de acogida que son amparadas con propósitos muy distantes a los que ansían, el despreciable hombre que da título al metraje y los seres amarillos que trabajan para éste (Minions es la nomenclatura que se les atribuye, precisa aclaración al haber sido empleado con anterioridad), simples aunque sumamente eficaces elementos que se combinaron entonces por parte de Chris Meandri y su aclamado equipo de creadores; lejos de amedrentarse o confiarse con el envidiable recibimiento de su propuesta hacen lo propio otra vez (multitud de melodías y sonidos son asimismo calcados) para ofrecer una magnífica experiencia en la que la tridimensionalidad suma más enteros aún al conjunto (hecho que también sucedía en aquella y resulta propicio mencionar en estas últimas líneas) a los más pequeños y un impagable entretenimiento (bueno sí, diez euros que es a lo que aproximadamente asciende el precio de una entrada actualmente) para los acompañantes adultos de los mismos, siempre reacios a darle una oportunidad a cintas de semejante índole y habitualmente predispuestos a abstenerse de confiar en la grandiosa Universal Pictures en el género que ocupa (motivos no les falta, pues Hop y Lórax: En busca de la trúfula perdida son dos poderosos repulsivos antecedentes), dos contrastados alegatos que por suerte no se adecuan al producto en el que se traduce Gru 2: Mi villano favorito.



Daniel Espinosa




 
  Menú
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Últimas publicaciones

Rings

Raw

Pet

  Publicidad
  Forma parte de Cementerio de Notícias

Colabora


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=