Evil dead 20-10-2017 08:37 (UTC)
   
 

Evil dead
(Fede Álvarez, 2013)


Evil Dead




Ficha técnica


Título original:
Evil dead
Año:
2013
Nacionalidad:
EEUU
Duración:
90 min.
Género:
Suspense, Terror
Director:
Fede Álvarez
Guión:
Diablo Cody, Fede Álvarez, Rodolfo Sayagues y Sam Raimi
Reparto:
Jane Levy, Jessica Lucas, Shiloh Fernández, Ellen Sandweiss, Rupert Degas, Randal Wilson, Lou Taylor y Elizabeth Blackmore


Sinopsis


Cinco amigos se van a pasar el fin de semana a un bosque con el objetivo de ayudar a una amiga que está atravesando un problema por su adicción a las drogas; una vez allí, se refugian en una cabaña donde poder pasar la noche alejados de los peligros del denso bosque y, en el trascurso de la velada, encuentran un libro sumamente peligroso...



Crítica


Las primeras noticias relacionadas con la revisión del culto de terror por excelencia hacían presagiar una absoluta debacle fílmica de insalvable negativa, pues la desvinculación del protagonista (un por entonces joven Bruce Campbell que vio catapultado su reconocimiento mundial gracias a la película en cuestión y la posterior trilogía en la que se transformó la historia) y el repudio del director (el cada vez más exigido y por ende difuminado artísticamente Sam Raimi que consolidó su fama con esta saga censurada e incluso prohibida en muchos países debido al fuerte contenido violento que presentaba) de aquella convertían el proyecto en una cita fuertemente eludible (finalmente ambos aparecen en concepto de productores y el primero hace soñar con su presencia en futuras entregas a pesar de declinar una oferta de realizar una pequeña aparición estelar en ésta al atisbarse fugazmente a la conclusión de los créditos finales), pero el uruguayo Fede Álvarez (cuya obra más importante hasta la fecha había sido el cortometraje Ataque de pánico) se encargó de prometer que el rodaje iba a fructificar y el resultado convencería a los más exigentes seguidores de la franquicia; las palabras pudieron ser tildadas de pretenciosas e incluso incautas, pero lo cierto es que empleando exclusivamente una cámara de vídeo y un ordenador ha logrado unos resultados espectaculares, hecho al que contribuyen enormemente la inmaculada elaboración de un guión escrito a cuatro manos (cuarteto en el que se incluye el citado director predecesor que ha conseguido evitar introducir los elementos sexuales propios del género y acentuar el terror que debe transmitir cada fotograma), tan sólido como preciso, y la fascinante confección de los efectos especiales (la artesanía prima por encima de los demandados avances digitales, pudiendo considerarse de formidable el trabajo al implicar un inmenso esfuerzo).

Evil Dead  Evil Dead
Con una consistencia argumental irreprochable (únicamente decadente en los compases finales, cuando prima la brutalidad por encima de cualquier otra pretensión, criticable a la par que justificada realidad al ser el único requisito previo exigido) y una novedosa ideología (los momentos directamente relacionables con la original se limitan a los más destacables acontecimientos aun siendo persistentes, tales como la imposibilidad de abandonar el bosque, la agobiante cámara persecutoria, el empleo de la motosierra a modo de justiciera arma, la amenaza arraigada en la espesura del entorno, el encierro de una poseída en el sótano del bohío... reminiscencias todas ellas en clara sintonía tributaria y tramitadas mediante una apreciable mejoría visual), la cinta ofrece al espectador una experiencia única en la que la constante tensión y la abrumadora atmósfera le hacen estremecerse con cada detalle (innumerables pormenores tan meritorios como la desenfrenada orgía de atrocidades que van sucediéndose incrementalmente e inapreciables como la formación de la palabra “demon” al tomarse la primera letra de cada uno de los personajes principales); los entusiastas de la sangre encontrarán sus mejores alegatos en la desmembración y la desfiguración (llevados al límite en el descabellado acabamiento) y los del buen cine en el vertiginoso desarrollo de la trama (aunque ciertos detalles no se resuelven la paulatina aparición de elementos hacen de ella una deliciosa ristra de coyunturas perfectamente traídas), por lo que la satisfacción está asegurada a excepción de aquellos que las enormes expectativas generadas en su insaciable mente hayan hecho demandar una desproporcionada adecuación teniendo en cuenta las inevitables
características del producto (aunque en la mayoría de ellas agradecibles).
Evil Dead  Evil Dead
Cuatro dispares personalidades se reúnen para pasar un fin de semana en una lúgubre cabaña ubicada en los frondosos bosques de Tennessee con el curioso (tal catalogación se presume la más oportuna al no encontrarse explicación racional posible a dicha decisión) objetivo de ayudar a una quinta, Mia (Jane Levy, la cual guarda un enorme parecido físico con la modélica Emma Stone aunque con ella no comparta el don de la interpretación), que atraviesa un grave problema de adicción a las drogas; acuden a la cita su hermano David (Shiloh Fernández, inestable frente a las cámaras al alternar aciertos con descalabros), la novia de éste Natalie (Elizabeth Blackmore, empeñada en confirmar que la inteligencia va ligada al color de cabello) y sus dos amigos de la infancia, la enfermera Olivia (Jessica Lucas, intrascendental es su labor pero no su encarnación) y el historiador Eric (Lou Taylor, eficazmente entregado), siendo menester especificar sus respectivas profesiones al aprovecharse sus respectivos reconocimientos en el transcurso de la historia (tópico reclamo que se solventa parcialmente al no incidir en él), todos ellos dispuestos a evitar que los demonios de la joven vuelvan a aflorar (aunque para ello sea necesario despertar a otros y verse envueltos por los veinticinco mil litros de sangre artificial empleados).

Evil Dead  Evil Dead
En el trascurso de la velada encuentran el “Necronomicón” (grimorio ficticio ideado por el escritor estadounidense Howard Phillips Lovecraftun que de nuevo será el propiciador del fatalista futuro de los jóvenes), un misterioso libro forrado con piel humana que llama imperiosamente la atención de Eric, quien no puede dejar de citar los pasajes escritos con sangre que va encontrando en las hojas, desconociendo que con ello está invocando a los seres malignos que habitan el lugar; poseídos uno a uno por las ansiosas fuerzas demoníacas inconsciente liberadas, la situación irá exigiendo emprender medidas drásticas e inhumanamente radicales a medida que la sangre comience a inundar la podrida madera de la que está construida la heredada cabaña, pues aun actuando como los pasajes del volumen señalan (para vencer a las entidades se debe proceder a enterrar, cercenar o quemar a la persona afectada) no está asegurada la supervivencia (ni como le sucede a la sufridora Mia la muerte, ya que su insana dependencia psicol
ógica da lugar a tres desenlaces sucesivos) de ninguna de ellos.
Evil Dead  Evil Dead
Probablemente la extremada dureza con la que es plasmada la acción y la visceralidad que precede a la consumación del salvajismo en su estado más primigenio desconcierte a aquellos carentes de hábito sádico (en especial la repleta de extravagancia expiración), por el contrario, los familiarizados con este tipo de subgénero (tan alabado como rehuido al representar lo excesivo) se verán recompensados tras una década de innumerables desaprovechamientos en filmes semejante índole, por lo que el atrevimiento del particular Fede Álvarez se antoja de más indispensable que aconsejable visionado; Evil dead merece ser deleitada y examinada con agudeza en toda su plenitud (para lo cual es pertinente una sala de comercial), pues un acontecimiento como el que supone el filme difícilmente se da con asiduidad y mucho menos presenta tantos credenciales positivos (alternados con pequeños errores como determinadas comicidades no pretendidas e incoherencias varias, descuidos que por otro lado dotan a la producción de un encanto primario que sin ellos hubiera sido imposible albergar) aun sin contar con un consagrado reparto (algunas sobreactuaciones una vez son poseídos los integrantes del mismo así lo denotan) ni un descomunal presupuesto, haciendo valer la intencionalidad (junto a la profesionalidad adoptada son los pilares básicos de la pel
ícula) y desechando en gran medida los repulsivos cánones que la industria ha impuesto en los últimos años.


Daniel Espinosa




 
  Menú
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Últimas publicaciones

Maus

Compulsión

The terror of hallow's eve

  Publicidad
  Forma parte de Cementerio de Notícias

Colabora


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=