El profesor 26-06-2017 01:55 (UTC)
   
 

El profesor
(Tony Kaye, 2011)


El Profesor




Ficha técnica


Título original:
Detachment
Año:
2011
Nacionalidad:
EEUU
Duración:
97 min.
Género:
Drama, Suspense
Director:
Tony Kaye
Guión:
Carl Lund
Reparto:
Adrien Brody, Marcia Gay Harden, James Caan, Christina Hendricks, Blythe Danner, Tim Blake Nelson, William Petersen, Bryan Cranston, Sami Gayle, Betty Kaye, Patricia Rae, Louis Zorich, Brennan Brown, Lucian Maisel, Mary Joy, Justin Campbell y Reagan Leonard


Sinopsis


Henry Barthes es un profesor que llega a los instituto con la intención de no establecer ningún tipo de conexión emocional ni con sus compañeros ni con los estudiantes; sin embargo, se encontrará a sí mismo cuando entre a trabajar en la escuela pública, tratando de motivar a un alumnado apático y frustrado al mismo que intenta ayudar a una solitaria joven.



Crítica


El polémico y pintoresco director de la sublime a la par que controvertida American History X dirige El profesor (la nomenclatura original, Detachment, resulta mucho m
ás clarificadora y pertinente, pues su singificado es indiferencia), un incendiario drama contemporáneo y urbano que retrata a la perfección las soledades compartidas y las frustraciones objetivadas que comúnmente padece la sociedad actual desde la doble perspectiva de un profesor y un grupo de alumnos; no es ni mucho menos la primera película que aborda la confrontación entre profesores y alumnado, de hecho la enseñanza es una materia que estimula a los realizadores de todas las nacionalidades (el mejor ejemplo de ello es la impactante Mentes peligrosas de John N.Smith, cuyo femenino protagonista dotaba de más intensidad si cabe la dramaturgia), por lo que la poca originalidad temática que trata de aportar al género la presente cinta se desvanece rápidamente al guardar un sinfín de similitudes con la mencionada producción antecesora (y con tantas otras, como Half nelson de Ryan Gosling y La clase de Laurent Cantet).
El Profesor  El Profesor
Analizando la problemática del sistema educativo norteamericano sin obviar (tal vez incluso desmedrada sea su recurrencia) la crucial importancia que el seno familiar tiene en dicha etapa para los jóvenes (primando la imaginación al aprendizaje, pues la primera no precisa de mensajes directos y estructurados para ser interiorizada y manipulada subjetivamente), la película se aleja por completo de otras de semejante índole en las que se convierte la violencia escolar en espectáculo, mostrando Tony Kaye un gran respeto por plasmar una realidad complicada y, aunque la enseñanza, la transmisión, la incomodidad y el desespero que la trama contiene se desarrollan con sumo tacto, lo cierto es que el mundano mensaje que finalmente se desprende del filme no es más que una poco novedosa lectura del clásico del gran Edgar Allan Poe que tenía como protagonista un edificio, la Casa Usher, simbolizando su lúgubre y descuidada apariencia, uno de los estados de ánimo propios del ser humano, tan extendido como identificable.

El Profesor  El Profesor
Henry Barthes (Adrien Brody, quien firma una de sus mejores interpretaciones de su dilatada y exitosa carrera) es un profesor sustituto que llega a un instituto con la intención de no establecer ningún tipo de conexión emocional ni con sus compañeros ni con los estudiantes ya que, al fin y al cabo, no pasará demasiado tiempo junto a ellos, ya que es un alma solitaria con un pasado complicado que posee un talento innato para conectar con los adolescentes, por lo que no tarda en convertirse en un ejemplo a seguir tanto para sus nuevos alumnos como para Erica (Sami Gayle, la cual debuta magistralmente en la gran pantalla tras haber cosechado experiencia con apariciones en series televisivas), una joven a la que recoge en la calle para evitar que siga ejerciendo la prostitución y con la que se siente muy identificado; t
rabajando en la escuela pública se encontrará a sí mismo, esforzándose en aras de motivas a un alumnado apático y frustrado merced a la ineficaz administración que los responsables del centro llevan a cabo, descubriendo que no está tan solo como pensaba y luchando por buscar las cosas buenas dentro de un mundo que parece haber perdido la esperanza, con esa nueva perspectiva instaurada en su monótona y aritmética vida (focalizada en el deseo de alejarse de todo problema, por pequeño que sea), tratará de ayudar a Meredith (Betty Kaye, tan corpulenta como formidable), una de las muchas chicas acomplejadas que asolan la escuela, y a su abuelo (Louis Zorich, emocionantemente creíble), quien permanece en un centro de asistencia continua esperando su muerte con la poca dignidad que le resta, descubriendo finalmente que la crueldad que la sociedad actual alberga es capaz de penetrar en lo más hondo de la conciencia de todo aquel que no halle su plenitud existencial, propiciando el desenlace.
El Profesor  El Profesor
El Profesor
es la historia de un hombre perdido que sufre e intenta esconderse de los verdaderos problemas de su vida, perdiéndose en la moral de las voces de su mente y huyendo continuamente para no tener que enfrentarse a la verdad, descubriendo una enorme cortina negra que no ve, la que compone su enorme ego; tras inmiscuirse en complicados aspectos como el racismo (American history X), el aborto (Lake of fire) y el medioambiente (Water transit), Tony Kaye no duda en recordar la imperiosa necesidad de implicarse paternalmente con los hijos (pues de tal dedicación surgirá un futuro para los mismos más o menos prometedores, aunque la época escolar pueda implicar complicaciones paralelas en cuanto a relación con los compañeros y poca muestra de profesionalidad por parte de los miembros del centro), hecho que no resulta en absoluto criticable e incluso pudiera ser considerado necesario (no lo es la continuidad con la que a secuencias extraídas de otros trabajos anteriores a éste se remite, ya que no consigue más que recordar las genialidades pasadas y la falta de imaginación presente).
El Profesor  El Profesor
Aunque el director no considera su trabajo como estilizado, la búsqueda (y posterior consumación) de una estética particular en aras de procurar transmitir un ambiente de verosimilitud a partir de situaciones tan espectaculares como auténticas es indiscutible, captando creíblemente las emociones afectivas (en palabras del mismo “las personas lloran, se enfadan, susurran, aman y odian, simplemente me limito a explorar las cualidades mentales y morales de los individuos que están ante la cámara y el micrófono con la lógica de un microscopio, un telescopio y un radar”) para así hacer llegar al espectador las carencias afectivas que los diversos personajes contraen en su evolutivo desarrollo; la pretenciosidad del metraje hace que solamente afecte al estado anímico de los sentimentalistas, pues en el público impasible (que supondrá la inmensa mayoría del mismo, pues en dicho término se englobarían todos aquellos que hayan visionado alguna cinta de idéntica temática o producciones mucho más viscerales) no generará sensación alguna amén del entretenimiento de la buena labor argumental y las inmaculadas interpretaciones del reparto secundario (ensalzando y complementando al primario formado por los nombres citados con anterioridad, fundamentalmente Maria Gay Harden como una directora que prontamente debe jubilarse en contra de su voluntad, Lucy Liu como una doctora desesperada que no ve resultados positivos por más que aplica sus conocimientos de manera personalizada, Blythe Danner como una profesora que únicamente encuentra la felicidad en rememorar acciones ya consumadas y James Caan en el papel de un desinhibido consejero)
.


Daniel Espinosa




 
  Menú
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Últimas publicaciones

Southbound

I am not a serial killer

Tickled

  Publicidad
  Forma parte de Cementerio de Notícias

Colabora


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=