Día 5 (Cryptshow Festival 2012) 27-07-2017 16:56 (UTC)
   
 

On vampyres and other symptoms  (largometraje)
(Celia Novis, 2011)




“Anoche soñé que habían vuelto; tengo la sensación de que está a punto de suceder algo”. En un mundo onírico y misterioso, la indagación en el origen del amor por el miedo desvelará que la vida real puede encajar perfectamente en la ficción.



Las hijas de Drácula  (largometraje)

(José Ramón Larraz, 1974)




Dos vampiras bisexuales que sacian su apetito con los incautos que se aproximaban a las inmediaciones de su castillo se verán amenazadas por un nuevo huésped, el cual no parece ceder ante sus dotes de cortejo y voluminosos pechos.



Armadingen  (cortometraje
)
(Philipp Kassbohrer, 2011)




En un mundo al borde del apocalipsis, la sociedad parece no comportarse como debiera; de hecho, no hay tanta diferencia con la situación actual.



Le lac noir  (cortometraje)

(V
íctor Jaquier, 2011)



Madeleine y Jean han estado juntos desde que Jean la encontrara inconsciente y amnésica en el bosque. Un día, Jean pesca un enorme pez con un niño dormido en su interior; poco a poco, Madeleine va recuperando la memoria...



Kill the Crypt: Episodios 1-4  (miniserie)

(David González, 2012)




Haciendo honor a los clásicos del género, un serial killer será el encargado de acabar con los Crypts, los miembros del Cryptshow Festival. La acción de la serie arranca pocos minutos antes del festival, mientras la organización del mismo ultima los últimos detalles... pasen y vean, ustedes deciden quién es el siguiente.


------------------------------------------------------------------------------------------------------


El Cryptshow Festival 2012, fiel a su sana tradición de reconocer a grandes figuras del género (personas que para la sociedad actual pasan completamente desapercibidas al no estar ejerciendo dicha profesión desde hace años y nunca haber gozado de la popularidad que merecieran) homenajea en la presente edición a José Ramón Larraz, el cual recibe el premio honorífico a una carrera repleta de éxitos, controversias y polémicas, y es que es responsable (siendo guionista y director) de una docena de películas de índole semejante, así como otras tantas obras dibujadas en forma de cómics que pasaron con más pena que gloria (la cual cosa no significa que éstas fueran desastrosas, sino que tuvo la suerte que debiera para promocionarlas como fuera debido); por este motivo se ha proyectado en primer lugar On vampyres and other symptoms, cinta que supone la plasmación del complicado camino recorrido por dicho director que, entremezclando erotismo y terror, siempre ha estado asociado a una vida incrustada en la ficción perfectamente compatible con la cotidianeidad asumible por semejante cargo, un singular y representativo viaje dirigido por Celia Novis que sirve para dar a conocer aún más la figura del mencionado director y poner de manifiesto la oculta relevancia que sus trabajos han comportado al séptimo arte, ávido de nuevas y tétricas propuestas (las cuales no parecen llegar nunca).


En el marco del citado homenaje, que abraca toda la jornada de clausura del festival, se ha proyectado Las hijas de Drácula, una de tantas películas que escandalizaron a las autoridades y entusiasmaron al público, pues con una atmósfera de pesadilla la explícita combinación de sexo y sangre no concordaba precisamente con la censura que por aquella época (el filme data del año 1974) regía, por lo que José Ramón Larraz se convirtió en uno de los máximos exponentes del cine de culto, merecido estatus que ha mantenido durante toda su carrera; representando una ambiciosa y muy física relación lésbica entre dos bellas vampiras bisexuales moradoras de un lúgubre castillo, la historia narra las andanzas de éstas para saciar su sed de sangre, conquistando a todo aquel que ose (acto torpemente involuntario) invadir su espacio o simplemente haber tenido la mala fortuna de acabar en el lugar equivocado, incautos perdidos que llegan a una gigantesca y oscura morada que más allá del aspecto tétrico que presenta parece ser acogedora, en especial por el trato que reciben por parte de sus inquilinas; protagonizada por Marianne Morris y Anulka (aunque también disfrutan de especial relevancia en la trama Murray Brown y Brian Deacon), la producción supuso un nuevo modo de entender la seducción, basándose en placeres carnales y provocaciones directas que actualmente podrían parecer incluso normales pero que por aquel entonces se creían imposibles, incorrectas e incluso denunciables, una osadía que cautivará a los más tiernos recordadores de dichos tiempos pero dejará indiferente al resto, pues el sanguinario desarrollo no muestra escenas especialmente impactantes y por contra sí forma una imagen global de cariñosa añoranza no especialmente admirable ni vinculante con dicho público.


Tras estas dos proyecciones, la primera hecha desde el corazón con la finalidad de ensalzar la figura del director y la segunda conmemorando y ejemplificando la manera de tratar la curiosa mezcla que caracterizaba a José Ramón Larraz, éste ha recibido en persona el premio explicado con anterioridad, un pequeño galardón que agranda aún más su profesionalidad y brindaba la oportunidad a éste de expresarse, hecho que ha tenido lugar y solamente agradecimiento y bondad se han desprendido, facetas que siempre han formado parte de la personalidad del director a pesar de no presentarse jamás en sus trabajos, personales e incluso viciosos; viendo el cine como una clara vía de escape que ha sabido aprovechar siempre y le ha valido para ocupar un espacio muy grande que difícilmente será cubierto de nuevo por nuevas promesas (pues además de haber evolucionado el género a un resultado completamente diferente prácticamente se debe descartar la posibilidad de que alguien afronte dicho reto con la valentía y decisión que éste adoptaba), ha reconocido haberse involucrado de manera total en cada uno de los trabajos en los que participó, dedicación que no hace sino corroborar su implicación con todo lo que rodea al séptimo arte.


Despu
és de todos los actos relacionados con el homenaje a José Ramón Larraz, protagonista absoluto de la jornada, era menester anunciar los ganadores de la presente edición del Crpyptshow Festival, tanto el elegido por el público como el seleccionado por el jurado especializado del certamen, los cuales han resultado ser el divertido Armadingen (de Philipp Kabohrer) y el fascinante Le lac noir (de Víctor Jaquier) respectivamente, proyectándose con posterioridad y poniendo la nota triunfadora (internacional en la presente edición) a la cita, tras lo cual se ha vivido de nuevo, en esta ocasión al completo, la serie Kill the Crypt realizada y acaparada por los responsables del certamen compuesta por cinco delirante capítulos de escasa duración (la micro serie entera no llegará a los diez minutos) en clara sintonía con la proyectada el año pasado Splatter (obra del genuino Joe Dante, quien envió un saludo especial al respetable mediante la emisión de una grabación en la que aparecía el mismo), a los cuales los responsables de Cementeriodenoticias quieren agradecer su amabilidad y dedicación (al equipo al completo, a Toni Benages i Gallard, a David González González, a Joan Clusella i Caballé, a Susana Soldado Cáliz, a David Ballester i Eixarch, a David Villòria Aguilar, a Marta Anaïs G.Hermosilla, a Sónia Badia Martinez, a Silvia Llamas Navarro, a Gonzalo López, a David Vives Baliarda, a Lluía Rueda y a Marta Torres Gimenez, a todos ellos), prometiendo estar presentes el año próximo salvo catástrofe natural o personal cubriendo cada uno de los días que abarque el festival, de obligada asistencia para todo buen amante de las buenas producciones de corta duración, como se hizo en la pasada edición y se ha hecho en la presente.


Daniel Espinosa

 
  Menú
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Últimas publicaciones

Rings

Raw

Pet

  Publicidad
  Forma parte de Cementerio de Notícias

Colabora


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=