Día 4 (Cyptshow Festival 2013) 18-08-2017 03:11 (UTC)
   
 

Necrolovers  (cortometraje, 12’)
(Víctor Uribe, 2012)




Liberado por una extraña fuerza femenina, un demente consigue escapar de su reclusión en un manicomio; la energía lo guía hasta un antiguo cementerio donde descubre a unos saqueadores profanando una tumba.



Zombirama  (cortometraje, 7’)

(Ariel López, 2011)




El veinticuatro de marzo de mil novecientos setenta y seis comenzó en Argentina un proceso dictatorial; durante siete años el gobierno militar mató a treinta mil personas y desmanteló el aparato productivo del país, mientras Buenos Aires está siendo invadida por un grupo de zombies.



El vendedor de humo  (cortometraje, 6’)

(Jaime Maestro, 2012)




Un vendedor ambulante llega al pueblo ofreciendo una extraordinaria mercancía que posibilita hacer realidad los sueños de sus habitantes por una módica cantidad, sin embargo, los lugareños no tienen tiempo para fantasear al estar siempre ocupados, aunque la ilusi
ón todo lo puede.


Shave it  (cortometraje, 4’)

(Fernando Maldonado, 2012)




En una selva donde gigantes máquinas rasuran la vegetación, un mono encuentra una afeitadora y decide usarla para, con apariencia humana, viajar a la ciudad y disponerse a trepar los escalafones de la sociedad.



Fuga  (cortometraje, 15’)

(Juan Espigares, 2012)




Una niña que llega a un internado de música para perfeccionar su carrera pero empieza a sentir una sensación casi de locura sin entender nada hasta el final, momento en el cual abrirá los ojos (y nunca mejor dicho).



Luminaris  (cortometraje, 6’)

(Juan Zaramella, 2011)




En un mundo en el que la luz reina y marca el ritmo de la vida, un hombre común tiene un extraño plan que puede cambiar el rumbo de las cosas.



Beerbug  (cortometraje, 7’)

(Ander Mendia, 2012)




Joe, quien regenta una vieja gasolinera al borde de la carretera, decide tomarse un descanso para beber una cerveza; sus esfuerzos en disfrutar de su bebida fracasan porque alguien (o m
ás bien algo) planea robarle.


The capture bird  (cortometraje, 12’)

(Jovanka Vuckovic, 2012)




Una niña señala a una misteriosa mansión testigo del nacimiento de cinco apariciones espeluznantes que pretenden apoderarse de su alma.



El nido  (cortometraje, 18’)

(Ander Fernández, 2012)




Dos hermanos viven en un refugio en las profundidades de un bosque, el único lugar donde están seguros de un mundo repleto de destrucción.



El tiempo de la luz  (cortometraje, 3’)

(Rebeca Sánchez, 2012)




En la luz está el secreto que aguarda la vida eterna, pero no cualquier luz es la correcta para transmitir la vida que ya se ha perdido; solo cuando el tiempo pasa se aprecia lo que se ha vivido y se ansía nacer de nuevo.



Horizonte  (cortometraje, 24’)

(Aitor Uribarri, 2012)




El mundo desapareció, tan solo quedan sus cenizas; en un intento desesperado por reunir a la familia, Ana y su madre emprenden un peligroso viaje donde tendrán que hacer frente a las criaturas que ahora pueblan la faz de Tierra y a un monstruo todav
ía más peligroso si cabe.


Dintre meu  (cortometraje, 2’)

(David González, 2012)




Aquella mañana el espejo no le devolvió la imagen que le era habitual...



Death of a shadow  (cortometraje, 20’)

(Tom Avermaet, 2012)




Un soldado intenta rescatar su alma y regresar con la chica a la que ama.



Love wars  (cortometraje, 4’)

(Vicente Bonet, 2012)




En el interior de la Estrella de la Muerte dos soldados imperiales libran su propia batalla entablando ambos una acalorada discusi
ón sentimental.


Fist of Jesus  (cortometraje, 15’)

(David Muñoz, 2012)




Jesús siempre está dispuesto a echar una mano a los m
ás necesitados, pero hay algunos que terminarán por probar sus puños por un error divino.


Maldición  (cortometraje, 2’)

(Vektor Jack, 2012)




Los cuentos no siempre acaban tan bien como se empeñan en relatar...



Perfect drug  (cortometraje, 13’)

(Toon Aerts, 2013)




Misha, Yumiko y Chinatsu están sentados en su automóvil estacionado frente a un extraño motel; en el asiento trasero portan una gran cantidad de tubos de ensayo llenos de luminiscentes y misteriosas sustancias.



Pelle plutt  (cortometraje, 3’)

(Per Koch, 2012)




Pelle Plutt es una poesía sueca compuesta por diecinueve palabras...


------------------------------------------------------------------------------------------------------


Tras la apoteósica lucha de programadores acontecida en la noche de ayer en una actividad paralela al certamen (una de tantas, siendo la correspondiente a hoy la del vermut literario en el que Marc Pastor, David Roas y Sebastià Roig han hablado sobre el género fantástico en el ámbito de la escritura compartiendo sus experiencias en el mundo editorial además de presentarse el “Cryptonomikon VI”, el libro que recoge los veintitrés relatos ganadores y finalistas de la VI Muestra Cryptshow Festival de Relato de Terror, Fantasía y Ciencia Ficción) lanzándose Adrián Cardona y David muñoz cortometrajes en aras de ser el considerado el más bestial, ha sido el turno de los trabajos pertenecientes al penúltimo bloque destinados en su inmensa mayoría a un público infantil (que solamente tres y parte de un cuarto de los ocho hayan utilizado imágenes reales es significativo aunque el contenido de los mismos haya sido muy diverso), la extraña fuerza que incita a un hombre a entorpecer el saqueo de tumbas que están realizando unos descuidados ladrones en Necrolovers de Víctor Uribe (costosa obra de inmenso valor visual y no tanta intríngulis amorosa cuyos títulos han sido casi igual de extensos que la misma), el proceso dictatorial argentino de los ochenta coincidente con una invasión zombie en Zombirama de Ariel López (la semejanza entre las actitudes adoptadas en la actualidad por los seres vivos serían equiparables a las de los no muertos como bien se demuestra mediante atroces a la par que graciosas muertes), la difícil tarea de conseguir vender sus productos por parte de un vendedor ambulante que se topa con unos pobladores nada predispuestos en El vendero de humo de Jaime Mestro (imaginativo relato que combina mágicos sucesos con estrategias mercantiles), el hallazgo de un mono que termina por traducirse en su éxito entre los humanos en Shave it de Frenando Maldonado (que los simios pueden llegar a ser más inteligentes que las personas es obvio pero si se plasma de tan amena forma todavía es más eficaz el mensaje), la traumática experiencia de una niña que ansía tocas su instrumento musical preferido para estar alegre en la preciosista Fuga de Juan Espigares (la creatividad que desprende es meritoria así como la importancia que proclama de la música para que sea la luz que alumbre la oscuridad pero la tediosa fórmula de jugar con la polisemia de la palabra que da nombre a la pieza para tejer una compleja trama radicalmente innovadora en el aspecto plástico no termina de dar los frutos deseados aun habiendo sido galardonado internacionalmente con multitud de premios), la curiosa pretensión de un hombre que se dedica a un no menos llamativo trabajo en Luminaris de Juan Zaramella (el fantasioso desenlace consigue hacer olvidar parcialmente  la torpeza del desarrollo), la persecución de un anciano que regenta una gasolinera hacia una extraña criatura que le roba las bebidas en Beerbug de Ander Mendia (el ingenio que se desprende de una criatura que se alimenta de cerveza y orina carburante es tan mayúsculo como la fluidez de la animación) y la oscura fábula de una niña que se adentra en una lúgubre mansión donde es testigo del nacimiento de cinco apariciones en The captured bird de Javonka Vuckovic (que el productor ejecutivo sea Gulliermo del Toro lo dice todo tanto para bien como para mal siendo en todo caso espeluznante el aspecto de los monstruos pero insuficientes las novedades albergadas).


La proyección de la primera temporada compuesta por nueve ingeniosos capítulos de aproximadamente un minuto de duración unitaria de la nueva serie de Salvador Simó (quien ha comparecido al igual que el responsable de sonido Agustí Busom respondiendo amable y extensamente a cuantas cuestiones se les han formulado, declarando que se trata de un proyecto liberal alejado de las exigencias de la industria originado por la mera pasión que sienten y las pretensiones futuras acerca del mismo de tornarlo un cortometraje a través de la captación de mecenas que colaboren aportando pequeñas cantidades dinerarias) titulada Tikis & Mikis ha puesto el punto final a la sesión matinal (el festival se ha resentido de tal horario contabilizando únicamente tres asistentes al inicio de la proyección pero qué duda cabe que quien no ha acudido se ha perdido uno de los mejores bloques de la presente edición); narrando las desavenencias de un tigre de peluche y un alienígena verde armado con su oportuna pistola láser (los cuales nacieron como borradores para un libro infantil posteriormente rehusado y han ido creciendo hasta convertirse en protagonistas de pequeños vídeos animados de aparente simplicidad pero mágico espíritu), la velada no podía haber concluido de mejor forma gracias a una propuesta repleta de frescura y elaborada banalidad que confronta los opuestos caracteres de dos personalidades tan entrañables como explotables (muy similares a las que encarnarían dos hermanos pero con la posibilidad de resolver los conflictos sin que las consecuencias afecten lo más mínimo a otros percales venideros), cualidades que de buen seguro significan el principio de algo realmente grande (el tiempo dará o quitará la razón) a juzgar por las ocurrencias que son capaces de desarrollarse en torno a éstos animales tan sumamente simpáticos y muy entrañables.


La tarde de esta última jornada (la de mañana está dedicada a otros fines alejados de la competición propiamente dicha) se ha caracterizado por la diversidad de propuestas, comprendiendo la costosa supervivencia de dos hermanos en un entorno tremendamente hostil en El nido de Ander Fernández (la desconfianza que prima en la sociedad actual y la vinculación de la madurez a las situaciones vividas se captan muy locuaz aunque pausadamente), una transmisión de la vida a través de la luz un tanto peculiar en El tiempo de la luz de Rebeca Sánchez (dedicado a todas las bombillas en peligro de extinción pero no destinado a la armonización al primar la incoherencia), el peligroso viaje emprendido por una madre y su hija en busca del cabeza de familia desaparecido tiempo atrás en Horizonte de Aitor Uribarri (la ordinaria representación del monstruo que todo ser humano alberga es contrarrestada con extrema dureza psicológica), un error en la aplicación de la anestesia en una operación facial que desemboca en un enfermizo delirio en Dintre meu de David González (directa y concisa crítica a la suma relevancia de la imagen), el desesperado intento de un combatiente de guerra por rescatar su alma y regresar con la chica a la que ama en Death of a shadow de Tom Avermaet (barajar la rocambolesca idea de que la muerte colecciona capturas de las sombras de aquellas personas que mueren atrozmente se presume tan dificultosa como la aceptación del amor no correspondido que yace como trasfondo), la batalla dialectal que libran dos soldados imperiales acerca de la relación que mantienen en Love wars de Vicente Bonet (desternillante discusión de pareja plasmada en exquisita clave de humor), uno de los primeros milagros que trató de llevar a buen puerto con escaso acierto el todopoderoso en Fist of Jesus de David Muñoz (como bien ha reconocido el propio autor junto al protagonista de la historia se trata de un trabajo delirante cuyo desfase encuentra el mejor aliciente en la descontrolada zombificación masiva que propicia la ausencia de experiencia y ha provocado una impresionante celebraci
ón entre los presentes), el beso mágico que no da el resultado que en los cuentos se recoge en maldición de Vector Jack (la oposición a distinguir diferentes tipos de revividos está desternillante aprovechada), los desconcertantes efectos secundarios que generan unos luminosas bebidas en Perfect drug de Toon Aerts (la excesiva reiteración unida a la desmesurada duración del trabajo terminan por desesperar tras apasionar) y una ancestral canción infantil que cobra realismo a medida que es tarareada en Pelle plutt de Per Koch (el espectador se quedará atónito de presenciar cómo una pegadiza melodía predice el futuro del personaje del cual habla hasta que éste decide tomar sus propias decisiones), siendo Chaparra Enterainment de nuevo el colofón final con una nueva canción en esta ocasión centrada en los clásicos del terror cinéfilo a la que ha seguido una tremenda ovación por parte del respetable en reconocimiento a dicha inmejorable y conclusiva tanda.


Daniel Espinosa

 
  Menú
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Últimas publicaciones

Rings

Raw

Pet

  Publicidad
  Forma parte de Cementerio de Notícias

Colabora


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=