Día 3 (Cyptshow Festival 2013) 17-08-2017 03:54 (UTC)
   
 

Thanatomorphose  (largometraje, 100’)
(Éric Falardeau, 2012)




Laura se despierta un día y se encuentra con que la carne de su cuerpo se ha corrompido; sexo, horror y muchos fluidos será lo que experimente.



Un chico de portada  (documental, 20’)

(David Muñoz, 2012)




Macario Gómez, más conocido como Mac, ha sido uno de los cartelistas de cine más solicitados alrededor del mundo; gracias a su ambición artística marcó un antes y un después en la historia cinematográfica.



Animal within  (cortometraje, 7’)

(Jaime Fidalgo, 2012)




Una suite en un hotel de lujo será el escenario para que un joven descubra con sus propios ojos la oscura empresa de un individuo.



Heritage  (cortometraje, 15’)

(Michael Terraz, 2013)




Un psicópata novato intenta llevar a cabo su primer crimen, pues hasta el momento todo intento ha quedado en meras intenciones fracasadas.



El martillo de las brujas  (cortometraje, 6’)

(Sol Charlotte, 2012)




Nina es una chica que ha crecido escuchando los consejos de sus padres y abuelos para no convertirse en una víctima más de la brujería.



Le portrait  (cortometraje, 10’)

(Alex Sambe, 2012)




Un espantoso e inexplicable asesinato se ha producido en un elegante piso en parisino; un comisario intenta, con más intención que acierto, deshacer el extraño caso que bascula entre lo normal y lo paranormal.



El castigo  (cortometraje, 3’)

(Nelson Fernández, 2012)




Lisa, una niña solitaria castigada por su madre, se refugia en su habitación mientras se alimenta de las lágrimas de su única amiga...



Sisters  (cortometraje, 14’)

(Marta Abad, 2012)




Nilin busca a su hermana gemela Ana, que ha desaparecido en el bosque; un espíritu misterioso la ayudará a volver a encontrarse con ella.



Chiger ale  (cortometraje, 11’)

(Fanta Ananas, 2013)




Un patoso aprendiz de dictador llega a Fendika, una taberna folklórica...



La noria  (cortometraje, 7’)

(Karla Castañeda, 2012)




En un pequeño pueblo el tiempo se detiene para un padre de familia que ha perdido a su hijo tratando por todos los medios encontrarlo al fin.



Hambre  (cortometraje, 9’)

(Mario Torre, 2012)




Ha caído la noche y las pequeñas comienzan a tener un hambre voraz...



Abiogenesis  (cortometraje, 5’)

(Richard Mans, 2011)




Unos extraños dispositivos mecánicos provenientes de un mundo desolado usan el planeta para someterse a una genuina transformación.



The animation tag attack  (cortometraje, 10’)

(Christen Bach, 2012)




Un oso y un pato inician una implacable persecución por alcanzar una botella verde y un puñado de pastillas de color rojo que se escapan.



Molecular zombi  (cortometraje, 18’)

(Pablo Llorens, 2012)




Cuando la naturaleza de su mujer exige a Araceli el milagro de la procreación, criaturas abominables procedentes de una dimensión desconocida aprovechan para infestar el mundo y sembrar el caos total.



Y serás recompensado  (cortometraje, 6’)

(Rafa Dengrá, 2013)




Allan está a punto de recibir una llamada que no debería contestar nunca porque proviene de otra dimensión, pero decide descolgar el teléfono...



Nostalgic Z  (cortometraje, 14’)

(Carl Bouteiller, 2012)




Un sobreviviente de la guerra de Vietnam y un marginado pardillo instruyen al espectador en el bello y peligroso arte del exterminio zombie.



Exclusion zone  (cortometraje, 13’)

(Omar Kardoudi, 2012)




Un hombre entra en un apartamento vestido con un traje contra la radiación, ya que el nivel es muy alto y el sitio parece haber sido abandonado súbitamente; empieza a robar algunos objetos del apartamento, pero pronto se da cuenta de que está siendo vigilando.



Cold turkey  (cortometraje, 14’)

(Fannar Thor, 2012)




Adam no es exactamente un adolescente considerado normal, es un caníbal; sus monstruosas necesidades alimenticias están creciendo rápidamente, así que solo hay una solución, tiene que parar de inmediato.



Hotel  (cortometraje, 11’)

(José Alemán, 2012)




Un hombre exhausto camina por el desierto mientras el sol parece derretir la imagen, por lo que apenas puede caminar, agotado, hambriento y sediento; derrotado cae al suelo, pero entre el calor y el sol de justicia en el horizonte, a lo lejos, distingue un hotel al que acude...



------------------------------------------------------------------------------------------------------


Para muchas culturas la muerte ha sido y sigue siéndolo un gran tabú al significar el deber de enfrentarse a su sentencia y a todo lo que ello conlleva, generando angustia e incomodidad debido al vacío existencial, la distancia entre el cuerpo y el alma (metafísicamente entre lo físico y lo tangible por un lado y la nada por otro) son conceptos filosóficos que a un nivel espiritual forman parte de un gran misterio indescifrable, siendo el cuerpo el enlace directo a través del cual el ser humano experimenta el placer y el dolor siendo el sexo, la vida y la muerte por ende tres conceptos que dialogan entre sí y a los que el debutante Éric Falardeau (quien ha concedido entrevistas y solucionado multitud de dudas en el marco de la presentación de la película en catalán en un alarde de premeditada simpatía y posteriormente en su idioma nativo en el evento del formato doméstico planificado por Tyrannosaurus Entertainment estando el director de dicha compañía también presente en la cita) recurre para componer una visceral (el término pocas veces se adecúa tano) y personal historia de muerte en vida no apta para todos los estómagos titulada Thanatomorphose (a pesar del dispar parecer que suscita tuvo una espléndida acogida en el Sitges Film Festival 2012 y se alzó con el premio a la Mejor Película concedido por el jurado del Festival de Cine de Terror de Molins de Rei 2013 amén de haber congregado a decenas de personas en el presente festival debido a la descomunal expectación que ha generado en clara correspondencia a la calidad que alberga tan atrevida propuesta) que, aun llegando a ser realmente lenta y contemplativa, narra un proceso que incluye vómitos y todo tipo de líquidos provenientes del interior del cuerpo humano desagradables (curiosamente la idea surgió de una tesis sobre fluidos corporales en el cine porno y gore por parte del propio autor) en el que el trabajo de David Scherer y Rémy Couture en el apartado de maquillaje y efectos solamente se puede catalogar de excelente no solo a nivel físico sino también en el artístico consiguiendo un escenario acorde con la degradación de la protagonista que al fin y al cabo es la ejemplificación más radical de la fragilidad de la carne confirmando la máxima de que a veces es peor lo que se intuye que lo que se ve (sin embargo en esta ocasión se ve y se oye para beneplácito de aquellos más extremistas e incomodidad del resto); la simple y única premisa que se recoge en la cinta canadiense de corte independiente y bajo presupuesto protagonizada por la actriz y modelo Kayden Rose (la cual se enfrenta al difícil papel de mostrar su cuerpo desnudo desde el primer minuto y carga prácticamente sola con todo el peso de un metraje explícito en todos los sentidos) encarnando a una joven y bella mujer que mantiene una relación con un tipo mezquino de la que no se sabe nada excepto que es escultora y que tiene un grupo de amigos entre los cuales se encuentra un chico que intenta seducirla para acostarse con ella (en todo momento se magnifica la importancia del cómo y se desvaloriza la del por qué) manteniendo una rutina en la que reina la apatía y la insatisfacción plasmándose sin reparos y con todo tipo de detalles su intimidad (el público la verá comer, dormir, ducharse, compartir una velada con amigos, mantener relaciones sexuales e incluso ir al baño) en una cotidianidad continuada a través del silencio y la contemplación, y es precisamente ese choque entre la aparente normalidad y el inicio del insólito proceso de descomposición donde la producción capta la atención del espectador que observa cómo la sensual figura hasta el momento mostrada experimenta todas las fases de descomposición de un cadáver mediante planos largos y estáticos en los que el autor obliga a éste a ser testigo del deterioro y el sufrimiento ajeno y, más adelante recurriendo al desenfoque y el movimiento abrupto de la cámara enfatizándose la sensación de desasosiego y estado cercano a la locura (inusualmente controlada) al emplearse un ritmo que avanza merced a la descomposición gradual del físico y se ve interrumpida en varias ocasiones por la incursión de unos fragmentos oníricos estridentes y psicodélicos donde se reproducen a modo de videoclip imágenes saturadas de escenas de sexo para satisfacer el paladar de los semióticos, un cúmulo de escatológicas y desagradables (o hipnotizantes) particularidades que agradarán infinitamente o disgustarán por completo pero en todo caso se distancia de cualquier otra cinta
.

Al osado inicio de la jornada propiamente dicha le ha precedido un documental mucho más ameno y disfrutable por todos, Un chico de portada de David Muñoz (el cual ha confesado haber dedicado apenas dos horas en el montaje en las palabras que ha pronunciado posteriormente a la proyección debido a uno de los muchos problemas técnicos acontecidos hoy por parte de la organización del festival que ha servido para poner de manifiesto una vez más la solvencia de la misma), un documental que recoge algunos de los trabajos de uno de los cartelistas más solicitados del cine español (aprovechándose también otros países remitiéndose a cambiar los textos sin tan siquiera hacérselo saber), Macario Gómez, quien gracias a su ambición artística marcó un antes y un después en la historia de dicha profesión firmando más de tres mil carteles tratados como si fueran cuadros en los que la propia imagen es igual de importante que el rotulaje al contener ambos cantidad de detalles; más que un homenaje se trata de un pequeño repaso a la trayectoria del autor pudiéndose disfrutar vía internet (concretamente a través de la archiconocida plataforma YouTube) en el que él mismo (junto a su mujer en algunas tomas) narra las dificultades que ha tenido desde siempre para elaborar sus trabajos al disponer de escaso tiempo y estar sometido a mucha presión por parte de las distribuidoras, apasionantes anécdotas que cuentan los escabrosos impedimentos con los que se ha ido encontrando (los más llamativos tal vez sean las decenas de obras que tuvo que modificar al preferir los responsables la plasmación de los rostros de los protagonistas de la producción en cuestión y la censura de la época franquista que censuró multitud de atractivos y sugerentes posters) y sirven para ensalzar la figura de un genio que apenas ha tenido repercusión hasta el momento (
tal injusticia debe invertirse rápidamente).

El quinto bloque de cortometrajes a competición lo han formado la indeseable experiencia de un joven que acude a un hotel de lujo por motivos laborales
en Animal within de Jaime Fidalgo (el comercio de órganos que se oculta tras la homosexual premisa solamente puede definirse con adjetivos positivos destacando por encima de todo las interpretaciones que se producen), las tácticas de un asesino en serie novato que no consigue acertar en su cometido en Heritage de Michael Terraz (tan divertida como original da una vuelta de tuerca a la recurrida historia de terror para adolescentes), los consejos emitidos por parte de unos preocupados padres a su hija para que no sea víctima de las brujas en El martillo de las brujas de Sol Charlotte (las supuestas creencias se ponen en práctica de manera nefasta), el increíble testimonio de una mujer de la limpieza que presencia cómo se ha desvanecido delante suyo un hombre al contemplar un cuadro en Le portrait de Alex Sambe (el uso del ordenador se emplea con desatino al igual que las oportunidades que ofrece la premisa), la solitaria existencia de una muñeca en la habitación en la que debe permanecer hasta que su madre se lo diga en El castigo de Nelson Fernández (empleando cartón se pueden conseguir resultados maravillosos pero éste no trasciende la corrección formal), la compenetración mental entre dos hermanas aun siendo separadas por extrañas fuerzas en Sisters de Marta Abad (la belleza visual es de tal nivel que las múltiples carencias remanen en un segundo plano), los infortunios de un general que trata de imponer su ley sin acierto en Chiger ale de Fanta Ananas (el clon del máximo representante del nazismo es desmesuradamente ridiculizado hasta el punto de asegurar que tan temido personaje histórico era homosexual y sumamente torpe), las lamentaciones de un padre cuyo hijo acaba de fallecer en La noria de Karla Castañeda (cruda plasmación de que la pérdida de un ser querido es inevitable al ser la muerte parte del círculo de la vida), los insanos remedios a los que aluden a causa de la hambruna que padecen una madre y sus dos hijas en Hambre de Mario Torre (defender la prostitución como solución a la crisis económica y el vampirismo a la alimenticia no es correcto pero al tratarse de dicción por supuesto que sí) y los cometidos de unas máquinas ávidas de sembrar la paz en Abiogenesis de Richard Mans (el futurismo contrarresta negativa el colorido final pero sigue traduciéndose en una formidable visionado).

La siguiente tanda de trabajos ha comprendido la extraña serie de muertes relacionadas con la pretensión de poseer un líquido verde albergador de supuestos poderes en The animation tag attack de Christen Bach (la secuencia de difuntos en relación al deseable fluido no apasiona lo más mínimo), el intenso deseo por parte de una mujer de quedarse embarazada aunque sea de un alienígena en Molecular zombi de Pablo Llorens (desde el principio hasta el final el humor está presente pero el estar basado en diálogos obscenos y acciones absurdas le quita todo mérito posible), la enigmática llamada que ofrece a un limitado asesino la posibilidad de cobrar una insana cantidad de dinero si lleva a cabo el encargo que le es encomendado en Y serás recompensado de Rafa Dengrá (el misticismo se debe según palabras del propio director a los requisitos solicitados por el certamen al cual fue destinado el trabajo pero aún así se antoja desechable tal aspecto), las clases impartidas por parte de dos personas bien distintas en aras de enseñar a combatir a los zombies en Nostalgic Z  de Carl Bouteiller (efectos especiales y agudeza narrativa se unen para componer un producto muy completo que critica sin mesura el sector bancario), el denunciable propósito de un químico que se adentra en una morada aparentemente abandonada en Exclusion zone de Omar Kardoudi (prescindible por completo aun entreteniendo medianamente), las cotidianeidades caníbales de un joven que trata de abandonar el estilo de vida que le ha condenado a aislarse de la sociedad en Cold turkey de Fannar Thor (aceptar la naturaleza de cada cual es mucho más importante que tratar de agradar al resto para sentirse aceptado como se demuestra magistralmente aquí) y la verdad que oculta un hotel acartonado ubicado en mitad del desierto a modo de suculento paraíso en Hotel de José Alemán (en un principio no se entiende muy bien el por qué del aspecto del emplazamiento pero el hipotético cambio de papeles entre humanos y ciertos animales a la que da lugar el inesperado desenlace es sublime), cerrando de nuevo el día Chaparra Entertainment con una nueva pieza musical de pegadiza melodía pero repetitiva letra correspondiente a la serie de un justiciero luchador que se puede encontrar tanto en la página oficial de dicha organización como en éste humilde espacio virtual destinado a descubrir trabajos tan diferentes.



Daniel Espinosa

 
  Menú
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Últimas publicaciones

Rings

Raw

Pet

  Publicidad
  Forma parte de Cementerio de Notícias

Colabora


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=