Día 2 (Cyptshow Festival 2013) 26-06-2017 01:50 (UTC)
   
 

Drácula vs Vampiro  (documental, 24’)
(Ricard Carbonell, 2012)




A principios de los ochenta Jess Franco dirigió en España una versión de Drácula con Christopher Lee y Soledad Miranda como protagonistas; aprovechando esa ocasión, Pere Portabella filmó en el mismo rodaje...



The facts in the case of Mister Hollow  (cortometraje, 6’)

(Rodrigo Gudiño, 2008)




La investigación de una fotografía datada de la década de los cuarenta revela secretos escondidos y una historia de secuestro y asesinato.



The last will and testament of Rosalind Leigh  (largometraje, 81’)

(Rodrigo Gudiño, 2012)




Un coleccionista de antigüedades hereda la casa de su madre, quien se había quitado la vida; pronto se da cuenta de que el lugar es un santuario en el que la mujer desaparecida rendía asiduamente culto a los ángeles.



O ogro  (cortometraje, 8’)

(Márcio Júnior, 2011)




Un oscuro bosque, un castillo en ruinas, dos caballeros medievales y una criatura diabólica que permanece con vida desde tiempos inmemoriales.



Caterwaul  (cortometraje, 13’)

(Ian Samuels, 2012)




Un pescador de Cap Cod pesca una langosta con la que entabla una relación enigmáticamente creciente hasta llevarle de nuevo a la costa.



At the formal  (cortometraje, 7’)

(Andrew Kavanagh, 2011)




Rituales modernos y antiguos en una macabra fiesta de graduación...



Efímera  (cortometraje, 17’)

(Diego Modino, 2012)




La pequeña Alicia sueña con ser bailarina, por lo que en el acogedor molino donde vive con su abuela espera con ilusión la hora para acudir a la gran prueba, pero allí afuera el mundo no es lo idílico que ella cree.



Le colocateur  (cortometraje, 14’)

(Nicolás Monfort, 2012)




María, una estudiante española, llega a Bruselas y descubre que tiene que compartir habitación con un chico francés muy extraño; la dificultosa relación entre los dos hará que el miedo vaya dejando paso al pánico.



Zimmer 606  (cortometraje, 15’)

(Peter Volkart, 2012)




Un viaje lleva al vendedor Jonathan Fisch al límite de la provincia, donde se registra en un hotel; la habitación 606 situada en el ático tiene sus particularidades, pues algo raro está pasando al otro lado de la pared...



Castidermia  (cortometraje, 15’)

(Marc Carreté, 2012)




Hijo de un taxidermista, Casto es un hombre siniestro que vive aislado del mundo en la conserjería de una vieja fábrica abandonada; es verano y un grupo de adolescentes del pueblo se instala delante de su guarida para reírse de él, pero la burla no dará el resultado que ellos esperaban.



Anyone  (cortometraje, 6’)

(James Wilson, 2012)




Dos hermosos ángeles hablan frente a una ensalada y una copa de vino sobre una tierna historia de amor; todo parece ir bien hasta que algo realmente impensable sucede y lo cambia absoluta y radicalmente todo...



Bariku light  (cortometraje, 10’)

(Asier Abio, 2012)




Es viernes por la noche y Feliciano cena patatas fritas con mayonesa mientras ve la televisión; se trata de una velada sumamente aburrida para el hombre hasta que empieza un programa de alto contenido adulto.



Bendito machine IV  (cortometraje, 10’)

(Jossie Malis, 2012)




Un improbable héroe se embarca en un crudo viaje por tierra, mar y aire experimentando todas las atracciones de un planeta convertido en un gigantesco e imaginativo parque petroquímico de peligrosidad máxima.



2OS  (cortometraje, 1’)

(Mario Rico, 2012)




Una chica se encuentra ante una terrible situación, su novio está duplicado; solamente una prueba de amor puede resolver el conflicto.



Les tutos de la vie  (cortometraje, 3’)

(Víctor Druillet, 2013)




¿Qué hacer si un asesino en serie decide llamar a la puerta de tu casa?



Neomorphus  (cortometraje, 3’)

(Paulo Santiago, 2012)




Unas criaturas imaginarias que se adaptan a cualquier ecosistema transforman a los habitantes de su último lugar conquistado en seres completamente diferentes, dando lugar a un ciclo totalmente fantástico.



Sunset day  (cortometraje, 15’)

(Josep Durán, 2012)




Un niño con habilidades especiales es secuestrado por una misteriosa organización; después de años de entrenamiento, ya convertido en un miembro activo de la organización, es forzado a tomar una decisión.



Trash  (cortometraje, 4’)

(Geoff Redknap, 2012)




Un basurero rescata a una misteriosa y sucia mujer abandonada...



Frost  (cortometraje, 14’)

(Jeremy Ball, 2012)




La búsqueda de comida por parte de una joven cazadora en el Ártico la lleva a un límite sagrado hasta descubrir un secreto extraño y terrorífico.


------------------------------------------------------------------------------------------------------


La séptima edición del Cryptshow Festival ha continuado su andadura triunfal (la afluencia de público en comparación con años anteriores es ostensiblemente mayor amén de la cantidad de actividades paralelas que se han propuesto en el presente) con Drácula vs Vampiro de Ricard Carbonell, un interesante mediometraje (no alcanzar la media hora se traduce en dicha nomenclatura aunque formalmente se considere largometraje siendo en cualquier caso un documental) a modo de grabación paralela a la versión del vampiro más famoso del séptimo arte urdida por parte de James Franco recién empezados los ochenta, y es que aprovechando el mismo rodaje Pere Portabella consiguió una película totalmente diferente que ahora Ricard Carbonell se encarga de mostrar al público; el cineasta vanguardista confronta así algunos de los momentos más emblemáticos de la novela de Bram Stoker llevados a la gran pantalla en un fallido intento de brindar un sentido homenaje al inigualable maestro del terror, pues el tributo se limita a presentar otra perspectiva de los acontecimientos narrados con otra cámara recogiendo las escenas en formato blanquinegro y sin sonido, lo cual desvela ciertos recursos empleados pero a su vez ensordece con inexplicables y estridentes ruidos en un producto digno de pertenecer al típico material adicional del formato doméstico de la cinta y poco más.


El apartado de producciones de larga duración no se ha limitado en ésta segunda jornada a la anteriormente citada sino que la ha acompañado la introductoria The facts in the case of Mister Hollow (un precioso cortometraje que sin necesidad de proferir ni una sola palabra plasma miles de detalles volviéndolo tan absorbente como superlativo al ir descubriéndose la realidad que oculta la fotografía objeto del mismo a medida que se suceden las relecturas cada vez más meticulosas) y la consecuente película The last will and testament of Rosalind Leigh, ambas compartidoras de extenso título, fórmula y director, pues Rodrigo Gudiño no se ha conformado con confeccionar una historia sino que previamente ha brindado la posibilidad de experimentar unos hechos completamente vinculantes al largometraje propiamente dicho; el mismo magnifica el apartado sonoro minimizando el empleo del visual (casi tanto como el dialectal, prácticamente nulo) y contiene frases tan lapidarias como “si el grifo gotea es señal de tormenta”, “si dejas caer un cuchillo vendrá un hombre, si es una cuchara una mujer y de ser un tenedor ninguno de los dos” y “la fe es frágil” (ésta última especialmente significativa), las cuales denotan el enorme contenido simbólico de una historia que de tan mística que se torna termina por aburrir, y es que la herencia de una casa que ha servido para rendir culto a un dios incierto y la siempre presente necesidad de seguir creyendo en aquello que no se puede ver son dos de los no pocos alicientes que justifican el visionado.


La primera tanda de proyectos englobados en la competición oficial la han compuesto la rocambolesca epopeya cuyos elementos básicos son oscuro bosque, un castillo en ruinas, dos caballeros medievales y una criatura diabólica en O ogro de Márcio Júnior (una especie de cómic de alta calidad en movimiento), la extraña relación que mantiene un pescador con una langosta recién pescada al recordarle un amor pasado en Caterwaul de Ian Samuels (evidencia cuan costoso es desprenderse de algo que se aprecia de veras y al mismo tiempo podría ser el vídeo deseado por cualquier empresa defensora de los animales para una de sus campañas aun siendo excesivamente lento el ritmo infundido), una fiesta de graduación en la que confluyen tanto rituales modernos como antiguos en At the formal de Andrew Kavanagh  (puede que sea por mera incultura pero ninguna de las ceremonias que se desempeñan es medianamente conocida a nivel internacional y por ende no son oportunas sino oportunistas en aras de ofrecer un supuesto divertimento fallido), el sueño de una pequeña por combinar el baile con la idílica existencia de la que goza junto a su abuela en un pueblo de ensueño apartado de la ciudad en Efímera de Diego Modino (la ilusión puede con todo e incluso ablandar los corazones de aquellas personas más despiadadas al tiempo que maravillar con una imagen fantástica en el sentido más amplio del término), las imprevisibles peripecias de una estudiante española en tierras francesas junto a su inesperado compañero de piso en Le colocateur de Nicolás Monfort (los rifirrafes de la convivencia ajena siempre son agradables de ver pero la falta de dinamismo amén de no contener la cantidad de visceralidad que ha prometido personalmente el director antes de la proyección hace que no convenza del todo) y el curioso viaje de un vendedor de ojos postizos que se hospeda en el lúgubre ático de un hotel en Zimmer 606 de Peter Volkart (el énfasis que se da al mundo paralelo en el que habitan los seres diminutos que controlan todo no se explota como es necesario).


Por su parte, el amplio (hasta diez trabajos como sucederá en el quinto y el octavo en días próximos) segundo bloque ha congregado ideas tan diferentes como la taxidermia más sanguinaria surgida a raíz de una provocación tan burlesca como inapropiada en Castidermia de Marc Carreté (cuyo ingenioso juego de palabras hace honor a la retahíla de producciones en las que se ha inspirado el autor como el mismo ha confesado para aprovechar el talento del protagonista también presente en la velada en una historia clásica pero creativa), lo fácil que se antoja criticar los actos ajenos cuando cualquier conocido podría realizar acciones idénticas en Anyone de James Wilson (la diversidad de personalidades que comprende la crítica realizada es total aunque el modo de transmisión posiblemente no sea el mejor), el poder que tiene la televisión sobre un hombre aburrido en una noche de viernes en Bariku light de Asier Abio (hacía mucho tiempo que no se disfrutaba de un trabajo tan extremadamente fuerte como infinitamente divertido sin descuidar los efectos de maquillaje y la cordura argumental dentro de la locura tratada), la odisea de un improbable héroe en un panorama repleto de peligros en Bendito machine IV de Jossie Malis (el gigantesco parque de atracciones petroquímico en el que transcurre la acción es maravilloso pero la desmesurada duración de la obra hace que se vulgarice), una de las principales diferencias existentes en una pareja según al sexo al que pertenezca el integrante en cuestión en 2OS de Mario Rico (acordarse de la fecha del aniversario conyugal nunca costó tan caro ni se manifestó tan agudamente), las medidas a tomar si un psicópata se persona en la puerta del hogar en Les tutos de la vie de Víctor Druillet (combinando dispares situaciones con ocurrentes soluciones a las mismas), un imaginario mundo repleto de criaturas deformes e irreconocibles en Neomorphus de Paulo Santiago (la falta de justificación de los insólitos animales y la discordante linealidad dilapidan cualquier atisbo de entretenimiento), la utilidad de unas habilidades tan especiales como comprometedoras por parte de un joven que pierde a la mujer a la que ama en varias ocasiones mientras salva el mundo hasta un total de treinta y seis veces en la conspirativa Sunset day de Josep Durán (el apocalipsis al que se refiere el título va encaminado a un apoteósico final considerablemente mejor al resto de compases sin ser éstos desmerecedores de encomios), la fatal obsesión de una mujer enamorada hacia una antigua pareja que ya la ha olvidado por completo rehaciendo su vida en la vegetariana Trash de Geoff Redknap (la translación de un sentimiento sumamente arraigado a las raíces de una planta es genial aun pudiéndose haber aprovechado más tal noción) y el terrible descubrimiento de una joven cazadora ártica en la búsqueda de la tan apreciada comida para una familia que apenas disfruta cuando ingiere alimentos al ser muy escasos en la gélida Frost de Jeremy Ball (el componente tecnológico es sobrante y la presuntuosidad todavía más); el cierre ha vuelto a correr a cargo de Chaparra Entertainment sorprendiendo a todos los asistentes al distanciarse por completo de la obra que proponía en la jornada de ayer la compañía realizadora del último videoclip del nuevo disco de la banda Muyayo rif (con un mensaje de contundente crítica el vídeo del tema en cuestión narra cómo unos alienígenas se extrañan al ver las injusticias que acontecen en la sociedad humana) siendo en esta ocasión un tema que se antoja necesario por la reivindicación a la libertad de protesta a la que alude pero completamente rechazable por la repulsión a la nacionalidad española que exige poniendo como excusa el mal hacer de los políticos, cuestiones evidentemente en absoluto algo relacionadas.



Daniel Espinosa

 
  Menú
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Últimas publicaciones

Southbound

I am not a serial killer

Tickled

  Publicidad
  Forma parte de Cementerio de Notícias

Colabora


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=