Comediants: Con el sol en la maleta 17-10-2017 09:20 (UTC)
   
 

Comediants: Con el sol en la maleta
(Elisenda Dalmau y Héctor Muniente, 2012)


Comediants: Con el sol en la maleta




Ficha técnica


Título original:
Comediants: Amb el sol a la maleta
Año:
2012
Nacionalidad:
España
Duración:
91 min.
Género:
Comedia, Fantástico
Director:
Elisenda Dalmau y Héctor Muniente
Guión:
Elisenda Dalmau, Héctor Muniente, Jaume Bernadet y Joan Font
Reparto:
Jaume Bernadet, Jin Hua, Xavier Tapias, Iris Brok, Andrés Cavallin, Jordi Pujades, Alejandro Marmol, Aleix Comas y Lidia Roig


Sinopsis


Cuarenta años de alegría y dolores de cabeza, de luces y sombras, son los que ha alcanzado Comediants, una de las compañías de teatro más reconocidas de todo el territorio español e internacionalmente exitosa.



Crítica


Desde sus orígenes a principios de los años ochenta, Comediants, compañía teatral española (concretando más podría especificarse catalana) de tanto renombre como desigual éxito a lo largo de su trayectoria, ha estado unida al que podría denominarse el espíritu lucrativo de la existencia humana, un por entonces necesario y actualmente establecido giro a las obras estenografiadas que dejó atrás la lineal narrativa empleada hasta entonces para proponer obras basadas en los gestos en aras de superar las limitaciones (mayormente provenientes del sector político) e innovar enormemente a través de lo que podría considerarse el mayor de los absurdos aun no siendo para nada efímero el mismo sino todo lo contrario; así, lo que comenzó siendo un grupo de jolgorio formado por amigos se convirtió en una reconocida empresa (como bien se encargan de señalar en la producción los integrantes más por necesidad de mantener activa la fuente de recursos necesarios para llevar a cabo los trabajos que por decisión propia) a nivel internacional, creando escuela allá por donde pasaba y estableciendo las bases de lo que posteriormente se convertiría en una habitualidad, la de presenciar un espectáculo delicadamente urdido facilitador de la risa más inmediata y la desconexión social más conveniente (al menos cada cierto período temporal, sin abusar de ello).

Comediants: Con el sol en la maleta  Comediants: Con el sol en la maleta
Todas las creaciones, rituales y ceremonias (ya sean iniciáticas, paganas, populares o religiosas) celebran el paso cíclico del ser humano en la Tierra, y de tal indudable veracidad es de la que precisamente se vale la entidad a la cual se rinde un sentido tributo en el presente documental (no hay que olvidar en ningún momento que se trata de eso, de un mero homenaje y una recopilación de los mayores puntos de inflexión sufridos por la misma) para hacer soñar al público en cada una de sus actuaciones, perfectamente plasmadas en la gran pantalla a través de una minimalista aunque preciosa puesta escena en clave de cuanto fantástico que recoge las técnicas utilizadas por ésta (sombras chinas, marionetas, actores...) como hilo conductor para explicar su historia mientras, paralelamente, van descubriéndose de la mano de sus protagonistas y colaboradores (idolatrar en desmesura cualquier cosa hace sospechar que lo asegurado idílico no es ni mucho menos así) sus recuerdos y las aventuras a lo largo y ancho de su dilatada convivencia.

Comediants: Con el sol en la maleta  Comediants: Con el sol en la maleta
La fusión de la vida con el teatro a lo largo de nada menos que cuarenta años de trayectoria es la que se trata de representar con más buenas intenciones que acierto fílmico (el exceso de anécdotas contadas y la inconexión cronológica que éstas padecen a lo largo de la película no consiguen mantener al público expectante) entre bailes (el que acontece al término del metraje se torna interminable), vuelos (el cableado nunca ha sido el mejor aliado pero cumple perfectamente su función sostenedora), cantes (siempre llevados al extremo humorístico) y saltos alrededor de los cinco continentes (cabe recordad que la importancia es tal que las empresas solicitadas a la sociedad cobraron tintes prácticamente épicos en no pocas ocasiones), conteniendo al mensaje tan esperanzador como creativo a futuras generaciones (y de hecho a la contemporánea) de que toda situación adversa puede solventarse de disponer de los medios necesarios, los cuales no tienen por qué resultar costosos ni abundantes como se bien se demuestra en toda la cinta.

Comediants: Con el sol en la maleta  Comediants: Con el sol en la maleta
Intervenciones tan prescindibles como la del
político español que militó en el PSC hasta hace seis años Pasqual Maragall (parcialmente precisa al estar ejerciendo de alcalde de Barcelona cuando Comediants desempeñó la dificultosa tarea de llevar a buen puerto los Juegos Olímpicos de dicha ciudad en el año mil novecientos noventaidós) y aborrecibles como la del cantante popular Joan Manuel Serrat (la irracional necesidad de relacionar el territorio catalán con el autor en cuestión sigue siendo recurrente aun no aportando más que una ridícula canción conmemorativa como sucede en esta ocasión) se traducen tal vez en el punto negativo más destacable de la dirección a cuatro manos por parte de Elisenda Dalmau y Héctor Muniente, ambos poseedores de un máster en guión en ESCAC; mientras que la primera se inició en el mundo del cine trabajando para Arcadia MoHon Pictures y participó en el rodaje de “Operación Malaya”, el segundo se dio a conocer en el ámbito del documental con “Bella Terra” (finalista de la Sección Oficial de Documenta Madrid 2008) y firmó una película rodada en autobús por Estados Unidos en el marco de las elecciones que ganó Barack Obama (preseleccionada a los Premios Goya 2012), conociéndose en dos mil once al unir fuerzas en el Centro Penitenciario de Cuatro Caminos realizando un taller para Audiovisuales Sin Fronteras (de todos modos no fue hasta un año después que empezaron a escribir las primeras líneas de lo que se convertiría en Comediants: Con el sol en la maleta).
Comediants: Con el sol en la maleta  Comediants: Con el sol en la maleta
Aunque básicamente se le conoce como un grupo teatral, Comediants cuenta con una variada producción en los campos más dispares, comprendiendo diseño, discos, libros, proyectos festivos, películas, vestuarios, materiales pedagógicos, óperas y series de televisión, actividades que ha ido desarrollando el equipo para ir adaptándose a las exigencias del variante público que les ha demandado sin perder nunca la pretensión se mantener su genuina forma de expresión artística; cualquier lugar puede servir de escenario (una calle, una plaza un barrio entero, un río, un prado, el Acueducto de Segovia, el Estadio Olímpico de Barcelona, la estación de metro de Times Square, el lago de Banyoles..., lugares todos ellos aprovechados en un momentos u otro), cualquier elemento puede ser objeto de dramatización (un vaso de leche, una cama, un renacuajo...) y cualquier lenguaje (mimos, payasos, marionetas...) puede ser válido para llegar al espectador sin distinción de edad, y aunque el filme se traduzca únicamente en una celebración de cuatro décadas de existencia (la poca profundidad de los temas tratados así lo propicia) la propuesta de vida que la entidad proclama a través del arte se muestra en todo su esplendor (es de suponer que ese era el objetivo final a alcanzar y no otro más pretencioso, sin embargo, juzgar positivamente un producto como éste desde la perspectiva comercial no se presume en absoluto sencillo y de ah
í el cinco sobre diez otorgado).


Daniel Espinosa




 
  Menú
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Últimas publicaciones

Maus

Compulsión

The terror of hallow's eve

  Publicidad
  Forma parte de Cementerio de Notícias

Colabora


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=