Berberian sound studio 24-06-2017 19:02 (UTC)
   
 

Berberian sound studio
(Peter Strickland, 2012)


Berberian sound studio




Ficha técnica


Título original:
Berberian sound studio
Año:
2012
Nacionalidad:
EEUU
Duración:
92 min.
Género:
Drama, Suspense
Director:
Peter Strickland
Guión:
Peter Strickland
Reparto:
Toby Jones, Cosimo Fusco y Tonia Sotiropoulou


Sinopsis


Gilderoy, un reputado ingeniero de sonido, debe viajar hasta Italia; su vida cambiará a raíz de mezclar una de las obras más importantes pertenecientes a uno de los grandes maestros de la música clásica.



Crítica


Todo aquel adepto al género de terror, a películas que producen pavor real sin importar el medio a través del cual fructificarlo, debe alejarse rápidamente de la segunda propuesta de Peter Strickland (director hasta la fecha de diversos cortometrajes y productor de discos de música abstracta que se alzó con el Oso de Plata a la Mejor Película en el Festival de Berlín 2009 por la intensa Katalin Varga), pues con Berberian sound studio ha tratado (sin éxito) de exponer una sucesión de voces y gestos inconexos a modo de sonoras grabaciones de estudio que centraran su manipulación en infundir miedo; comenzando con un inocente texto en italiano y sumándose posteriormente distintos ruidos (la música propia de un órgano, el eco producido por unos pasos, los gritos procedentes de la oscuridad, los golpes emitidos por entes desconocidas...), un cúmulo de resonancias que no hacen sino agravar paulatinamente el sentimiento de malestar e inquietud mediante una trama (si realmente puede catalogarse como tal la suma de, en física, cualquier fenómeno que involucre la propagación en forma de ondas elásticas a través de un medio elástico que esté generando el movimiento vibratorio de un cuerpo (es decir, el infravalorado sonido) con un desarrollo excesivamente pausado y desesperadamente repetitivo.

Berberian sound studio  Berberian sound studio
Gilderoy (Toby Jones, majestuoso a pesar de la complejidad que supone su personaje y la parsimonia con la que avanza su complejo parecer interior) es un reservado montajista de producciones de inmaculada trayectoria que residente en tierras inglesas con experiencia en sonido de películas familiares e infantiles y se ve obligado a viajar a una nueva asignación italiana con el propósito de demostrar su don natural y hacer encuadrar a la perfección el último trabajo de uno de los maestros del terror italiano de la época (aunque en un principio éste insiste en que la historia es terrorífica pero no está englobada dentro de dicho género acabará contradiciéndose para demostrar que no es así); haciendo alarde de su excéntrica y caprichosa personalidad, el exitoso autor se encuentra elaborando una película de clase b con cierta similitud a la mítica Suspiria (en este punto cabe recordar que en la década de los setenta el estudio que da nombre al título fue el lugar de postproducción de sonido más barato y sórdido de toda Italia, por el que solamente las cintas más perturbadoras procesaron y editaron sus mezclas de sonido), sosteniendo que el dinero no es una motivación para llevar a cabo un resultado digno (creencia que además le sirve de excusa idónea para no abonar al extranjero el importe de su billete de avión aun insistiendo).

Berberian sound studio  Berberian sound studio
En el nuevo entorno en el que se ve inmerso el experimentado sonidista inglés (tal es su grado de maestría que es capaz de convertir una bombilla en un objeto volador no identificado), continúa comunicándose con su querida madre vía correspondencia postal (las cartas que recibe son tan peculiares como relevadoras) mientras va perdiendo la cordura y la amabilidad que lo caracterizaron desde el principio, y es que el metraje en el cual está trabajando parece tener implícita una maldición que imposibilita terminarla, debiéndose repetir las escenas indefinidamente por razones varias; afectado profesional y en especial moralmente por su incalificable implicación, entrará en un ciclo infinito sin salida, implicando tomar medidas desesperadas en aras de desprenderse de la angustiosa carga profesional asumida en un mundo prohibido poblado por actores maniáticos donde los caprichos artísticos y la burocracia más absurda (tanto como la interactuación que el protagonista realiza con las diversas personalidades que aparecen en pantalla) dictaminan la cotidaneidad.

Berberian sound studio  Berberian sound studio
El indiscutible poder del sonido, enorme y variado, sirve para que el director inglés desarrolle una trama que si bien es banal se traduce en una voraz y sutil crítica en relación con las diferencias culturales entre italianos e ingleses (el protagonista se ve abrumado por el resto del elenco italiano que grita y golpea por cualquier razón mientras la dificultad para expresar su descontento contribuye a que pierda la cordura), disimilitudes que se convierten en elementos originales e inteligentes para las escenas cómicas (las cuales abundan en el filme, siendo la más memorable tal vez la protagonizada por el responsable al cual Gilderoy presta sus servicios cuando éste pretende acercarse a su ingeniero en sonido tratando de evitar que abandone el proyecto y, tras varios abrazos incómodos, le convida a la ingesta de una uva pidiéndole que proceda a la manera italiana, generando en el desubicado recién llegado un gesto cargado de sumisión y malestar); a este hecho cabe sumarle la muy entretenida y educativa documentación concerniente a los pequeños trucos de efectos especiales de los que se servían los sonidistas de antaño (rebanaban sandías para simular ataques, acuchillaban repollos para las escenas más violentas... encontrando su máximo exponente en la impactante escena en la que Gilderoy le quita el tronco a un manojo de rábanos para simular el arrancamiento de pelo a mechones a una bruja), recogiendo cómo se elaboraba el cine cuarenta años atrás, abismalmente diferente a la tecnología tan incorporada actualmente.

Berberian sound studio  Berberian sound studio
Toby Jones
demuestra en su primer papel principal (a pesar de haber actuado en más de cincuenta producciones como parte del reparto secundario) que está capacitado para participar en roles protagónicos que requieran una gran capacidad actoral, pues para la ocasión cambia radicalmente su actitud, su vestimenta e incluso su voz a partir del ecuador de la cinta para compensar la carencia idiomática que denota cierta debilidad en su persona y mostrarse tan fuerte como los demás personajes de la historia, por lo que la camaleónica labor que realiza es sensacional; muchos son los aspectos que pueden desilusionar al espectador (desde la inexplicable recurrencia presencial de arañas al efímero discurso religioso que se propone), pero el más alarmante probablemente es el inapropiado a la par que repentino desenlace, ya que resulta tan inexacto que lo verídicamente padecido por el protagonista no se concreta aunque el objetivo primario de Berberian sound studio de poner de manifiesto la importancia de los sonidos (especialmente cuando no se corroboran visualmente, pasando a formar parte de una dimensión diferente en la cual la desestabilización se magnifica) se logre magníficamente, convirtiendo la película en un producto original y entretenido (muy lejos del entusiasmo) que rinde homenaje a aspectos no tan convencionales de la cinematografía pero en la que la manera complaciente e impersonal de hacerlo también la torna sumamente aburrida y provocadora de nulo interés (al no haber propósito
deducible posible la curiosidad prevalece pero el sinsentido también).


Daniel Espinosa




 
  Menú
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Últimas publicaciones

Southbound

I am not a serial killer

Tickled

  Publicidad
  Forma parte de Cementerio de Notícias

Colabora


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=