Antiviral 27-07-2017 16:53 (UTC)
   
 

Antiviral
(Brandon Cronenberg, 2012)


Antiviral




Ficha técnica


Título original:
Antiviral
Año:
2012
País:
EEUU
Duración:
110 min.
Género:
Ciencia ficción, Suspense
Director:
Brandon Cronenberg
Guión:
Brandon Cronenberg
Reparto:
Sarah Gadon, Malcolm McDowell, Douglas Smith, Caleb Landry Jones, Joe Pingue, Nicholas Campbell, Lara Jean Chorostecki, Lisa Berry, Salvatore Antonio, Elitsa Bako, Mark Caven, Milton Barnes, Matt Watts, Kim Ly, Andriy Haddad, Jackie English y Reid Morgan


Sinopsis


Syd March es un joven que trabaja en un centro de cultivo biológico que extrae virus de las pieles de los famosos y comercializa con ellos más tarde; Syd trafica con las sustancias y se las administra en su propio cuerpo para poder sacarlas del laboratorio pero, en una de sus pruebas, donde se inyecta el virus de la popular Hannah Geist fallecida más tarde.



Crítica


Afrontar con dignidad y acierto (la primera quimera infinitamente más costosa) la descendencia directiva nunca es sencillo ni halagador, pero si se logra consumar de la forma en la que lo hace Brandon Cronenberg la empresa en absoluto debe suponer una carga, sino todo un descubrimiento personal de celebrada acogida popular; no son pocos los que extrañan la violencia y la singularidad que caracterizaban los primeros trabajos del laureado cineasta canadiense David Cronenberg, añoradas facultades que parecen retornar gracias a su descendiente mediante el que supone su debut cinematográfico detrás de las cámaras (tanto como director como guionista), cuyo significativo título es Antiviral, cinta que mantiene la esencia familiar con admirable elegancia y palpable implicación para desarrollar un complejo entramado basado en la realidad social que contemporáneamente se observa en relación al inmerecido ensalzamiento de las celebridades y los elogios de los que éstas se nutren diariamente para, de esta forma, crear un festín de invasiones subcutáneas (de muy bella factura y tremenda sutileza) y transmutaciones genéticas cuya asintomática frialdad cautiva sin remedio a partir del contagio
vírico percibido como extremo positivismo traduciéndose en un extraño romanticismo (e incluso erotismo) no correspondido que une a las personas empleando un espectacular uso de tonos blancos, espacios asépticos y luz cruda como símbolo del enorme hospital esterilizado en el que se ha convertido la sociedad.
Antiviral  Antiviral
Syd (Caleb Landry Jones, antiguo modelo reconvertido en inconmensurable actor) es un enigmático y entregado joven que trabaja en un centro de cultivo biológico cuyo propósito es el de extraer virus de la piel de los famosos para posteriormente obtener beneficios económicos al comercializar con ellos; los principales clientes son seguidores obsesionados con estrellas del cine y de la moda que, de forma ofuscada, buscan parecerse a ellas hasta en sus enfermedades, pues la finalidad de contratar dichos servicios no es otra que la de adquirir, a través de la pertinente inoculación, las más variadas sintomatologías (un amplio catálogo presentado a los consumidores muestra las amplias posibilidades optativas) de éstas para sentir lo que padecieron en un momento determinado (en concreto uno desagradable).

Antiviral  Antiviral
Estos virus son muy codiciados en el mercado negro, por lo que distintas empresas intentan venderlos de manera ilegal sin garantizar ningún tipo de seguridad a aquellos que puedan adquirirlo, ofreciendo también la posibilidad de comprar piezas carnales de los solicitados famosos (al término del filme incluso se baraja la posibilidad de hacerlo tras la muerte de éstos en aras de alcanzar la máxima innovación, concepto que de estar presente en el producto multiplica los ingresos que éste genera considerablemente); sin embargo, la investigación viral es bastante peligrosa y quien se somete a ella se expone incluso a morir, como le ocurre al propio Syd que, tentado por el fructífero ámbito empresarial, se implica clandestinamente de forma activa en una empresa paralela que produce millones de dólares al experimentar con cultivos celulares, acción que es posible gracias a las sustancias que se administra en su propio cuerpo para poder extraerlas del laboratorio (secuencias de gran poderío visual y contundente sonoridad que penetran en el espectador).

Antiviral  Antiviral
El negocio parece prosperar satisfactoriamente hasta que, en una de sus pruebas, Syd se inyecta el virus de la popular Hannah Geist (Sarah Gadon, sensual a la par que inmaculada), la cual fallece más tarde por motivos conspirativos desconocidos; el atrevido y demacrado traficante quedará entonces expuesto a un virus letal cuya cura únicamente podrá adquirir si descubre la forma de neutralizar la enfermedad en una carrera a contrarreloj por evitar su ineludible muerte, dificultosa tarea a la que deberá hacer frente a pesar de las oposiciones morales y teológicas que inundan de dudas existenciales su correcto raciocinio, severamente dañado tras la grave afectación provocada por las altas dosis inyectadas en su cuerpo a lo largo del proceso evolutivo a modo de consecuencia.

Antiviral  Antiviral
Con incisiva templanza e inteligible elocuencia, Brandon Cronenberg se inicia con una propuesta que no precisa de grandes lindezas (ni visuales ni dialogales, prevaleciendo futuribles realismos y silencios sobrecogedores, los cuales se ven reforzados por la soberbia banda sonora) para causar en el intrigado espectador auténtico estupor, dificultosa tarea lograda en gran medida merced a la excelente labor del reparto actoral (en especial la de un pletórico Caleb Landry Jones, quien demuestra su versatilidad interpretativa de manera tan natural como transitiva bordando cada una de las personalidades por las que su encarnado personaje va transitando) y a la sofisticada aunque entendible evolución argumental que presenta la historia, formalizando lo inconcebible para tornarlo aceptable; el único (aunque importante) aspecto negativo de la película reside en la confusa y algo tosca premisa sobre la que pivota la trama central, denotando tal grado de imaginación que la comprensión de la misma es costosa, aunque una vez sobrepasado el ecuador de la cinta se hace mucho más entendible y disfrutable, convirtiéndose finalmente en apasionante e interesante (a pesar de pecar de previsibilidad el desenlace) ciencia ficción  en la que el dramatismo y la provocación se unen magistralmente, aun conteniendo ciertos elementos criticables y una puesta en escena mejorable en ciertos compases (la escena final, por ejemplo, podría haber acontecido de manera más explícita y clarificadora, hecho extensible a no pocas secuencias de semejante naturaleza mejorables en este aspecto).



Daniel Espinosa




 
  Menú
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Últimas publicaciones

Rings

Raw

Pet

  Publicidad
  Forma parte de Cementerio de Notícias

Colabora


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=