3 bodas de más 17-08-2017 03:49 (UTC)
   
 

3 bodas de más
(Javier Caldera, 2013)


3 bodas de más




Ficha técnica


Título original:
3 bodas de más
Año:
2013
Nacionalidad:
España
Duración:
94 min.
Género:
Comedia, Romance
Director:
Javier Caldera
Guión:
Breixo Corral y Pablo Alén
Reparto:
Inma Cuesta, Rossy de Palma, Quim Gutiérrez, Martín Rivas, Laura Sánchez, Paco León, Sílvia Abril, Joaquín Reyes y Berto Romero


Sinopsis


¿Hay algo peor que tu antiguo novio se case con otra y te invite a su boda?; sí, que te pase tres veces en un mes, no saber decir que no y que el único al que consigas convencer para que te acompañe sea tu becario.



Crítica


Avalada (y alabada) por su estupenda acogida en el Festival de Cine Europeo de Sevilla 2013, certamen que precisamente se encargó de inaugurar rompiendo los esquemas a pesar de deber ser consciente que la industria occidental también engloba producciones de semejante índole, 3 bodas de más se postulaba como una de las mejores comedias de la presente temporada (ya se puede hablar con propiedad de ello al estar terminando) a juzgar por las excelentes opiniones que sobre ella se vertieron por parte de los asistentes a dicha cita (tal es así que instantes antes de comenzar la proyección del oportuno pase de prensa alguno se atrevía a asegurar que era la mejor sin discusión alguna, lo cual no hace acomodarse en la butaca para disfrutar de un visionado plácido sino esperarse algo realmente fallido); aunque corroborar lo señalado sería tan desproporcionado como incorrecto, bien es cierto que la propuesta contiene, aun siendo sumamente previsible, secuencias verdaderamente desternillantes perfectamente transmitidas por un elenco propicio como pocas veces antes, posicionándose en el epicentro cómico una actriz poco acostumbrada a lucirse en estos lares (acompañada de otra que representa, artísticamente, todo lo contrario, Rossy de Palma, simulando ser la madre todoterreno de la anterior se muestra enorme tanto en altura como en latigazos verbales), Inma Cuesta, a pesar de hacerlo con soltura para la ocasión, siendo preciso por ello hacer una mención especial como reconocimiento aqu
í.
3 bodas de más  3 bodas de más
El director de la obra no es otro que Javier Caldera, quien se va convirtiendo en garantía de entretenimiento (aunque sus anteriores trabajos, Spanish Movie y Promoción fantasma eran obras defendibles dejaban mucho que desear aun consumando ambas el primitivo propósito por el que fueron realizadas) presentando, con dotes narrativas muy dinámicas, productos amenos a la par que propiciadores del alejamiento de la realidad durante la duración de éstos, adoptando en esta ocasión un claro estilo anglosajón (sin ir más lejos la banda sonora la componen baladas americanas y esporádicas incursiones de melodías clásicas para adornar las situaciones, tales como la obertura de la ópera de Amadeus Mozart “Le nozze di Figaro” y “Bolero” de Maurice Ravel) con, como no podía ser de otro modo, un repertorio de golpes y puntos con elementos patrios; los romances (supuestamente) desternillantes no suelen gozar de buenas recepciones por su previsibilidad, su falta de innovación y su alto contenido empalagoso, defectos de los que, como es menester al pretender englobarse en tan determinado género, sufre el filme, mostrándose demasiada incidencia en aquello considerado popularmente soez y escatológico (de qué otro modo podría definirse una venganza basada en el rociamiento de heces o un intento de tranquilidad infantil cuya fórmula se limita a emplear los senos femeninos cual distracción masculina porque sí, el clásico enfrentamiento entre géneros vuelve a ser recurrente) a pesar de que provoquen cometidas risas fáciles (a excepción de algún despropósito burro como los citados en el paréntesis antecesor) y sea, en su conjunto, una cinta entretenida que cumple su principal cometido, que no es otro que el de distraer.

3 bodas de más  3 bodas de más
Acostumbrada desde bien pequeña a aceptar todo aquello que la sea impuesto tanto en su vida personal como en la profesional (Joaquín Reyes se encarga de evidenciarlo expresamente al encarnar al padre de la misma en la desechable escena que acompaña a los créditos finales), la reputada bióloga marina Ruth (Inma Cuesta, sorprendentemente convincente triste o alegre, derrumbada o sobrepuesta, en definitiva, en cada matiz que su personaje la otorga y su correspondiente contrapartida) vive en un permanente desasosiego al castigarla dura y constantemente su parsimonia decisoria; sin embargo, todo está a punto de empeorar cuando no uno de sus antiguos novios, sino tres la inviten a sus respectivas bodas (aconteciendo todas en el mismo mes), siendo el futuro marido de ellas, cronológicamente, un desfasado surfista (Paco León, la simpatía que desprende es impagable), un despampanante transexual (Laura Sánchez, irresistible como ella sola) y un alérgico al compromiso (Berto Romero, el deber de respetar escrupulosamente un guión le hace un flaco favor), a las cuales no se ve con ánimos de asistir pero asume su deber humano de hacerlo, no por compasión sino por la convicción de inferioridad que tan arraigadamente alberga
ésta.
3 bodas de más  3 bodas de más
Creyendo cada vez menos en la posibilidad de ser algún día feliz, la poco afortunada joven conoce casualmente, previa ingesta alcohólica, al que parece acercarse a su prototipo de hombre ideal (Quim Gutiérrez, pletórico desde el seductor primer segundo hasta el vulnerable último en el que aparece, demostrando que su versatilidad no tiene límites), un cirujano plástico del que se ilusiona a pesar de que su becario (Martín Rivas, el parecido físico e interpretativo con Aaron Johnson, el protagonista de Kick Ass, es enorme), con el cual ha entablado una estrecha relación al ser el único que acepte acompañarla a las ceremonias conyugales, insiste en que no es de fiar; haciendo caso omiso de tan certeras advertencias, la desgracia va en aumento hasta que, en un acto instintivo de madurez emocional, decide tomar el control sobre su devenir y, así, cuanto menos ser la responsable de lo que la suceda, no siendo ello ni mucho menos negativo (de hecho el desenlace parece estar directamente extraído de modelos de éxitos internacionales en los que prima la sensación de ridículo despropósito resolutivo en aras de contentar al espectador más básico, aquel que no espera más que un final que ajusticie, benevolentemente, eso s
í, a los personajes).
3 bodas de más  3 bodas de más
Orquestada con más pragmatismo que intención de innovar, el montaje del largometraje es dinámico y fresco, con una abrumadora narrativa visual que no cae en el tedio a pesar de seguir la tónica de las de su clase con muy poca o nula creación en el género y, es más, las situaciones que se dan (la inmensa mayoría de ellas hilarantes) son introducidas sin demasiada justificación, sin tratar de conseguir el más mínimo cambio de registro ni tan siquiera arriesgar, Javier Caldera se conforma con divertir, que no es poco, desarrollando a unos personajes típicos, faltos de profundidad y sin llegar a resolver los interesantes temas que sugieren los mismos cuando generan los numerosos gags de la cinta; por lo citado se pierde la oportunidad de que el metraje se convierta en algo más que una propuesta eficaz en sus conservadores propósitos (algo que con habilidad y rigor se podría haber conseguido), pero qué duda cabe, es menester recomendar fervientemente 3 Bodas de más al resultar un espectáculo muy gratificante provocador no tanto de verdaderas carcajadas como de auténtica distracción, así que puede traducirse en una de las mayores alegrías en la taquilla de la presente temporada y puede que, con algo de suerte, de la última década.



Daniel Espinosa




 
  Menú
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Últimas publicaciones

Rings

Raw

Pet

  Publicidad
  Forma parte de Cementerio de Notícias

Colabora


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=